Arabia Saudí expulsa al embajador de Canadá por criticar el arresto de activistas

Riad ha criticado la postura tomada por el Ministerio de Exteriores de Canadá hacia la detención de activistas en el país, acusaciones que el reino califica de falsas

Foto: Imagen del bloguero Raif Badawi y otros presos políticos en Arabia Saudí. (Reuters)
Imagen del bloguero Raif Badawi y otros presos políticos en Arabia Saudí. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El bloguero saudí Raif Badawi, que en octubre de 2015 recibió el premio Sájarpov a la Libertad de conciencia que concede cada año el Parlamento Europeo, fue detenido en 2012 y condenado dos años después por violar las leyes de Internet del reino: creador y administrador de un foro, fue acusado de insultar al Islam. Ahora, a principios de agosto, su hermana Samar, activista por los derechos humanos y en defensa de la mujer en un país donde muchas acaban siendo declaradas como traidoras al Estado, se ha sumado a la lista de arrestados del reino. La reacción a esta detención por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá le ha valido la expulsión del embajador canadiense en Riad, Dennis Horak, quien tiene que abandonar el reino en un plazo máximo de 24 horas.

Así lo ha dejado claro el Ministerio de Exteriores saudí en un comunicado publicado este lunes, apenas unos días después de que tanto la ministra de Exteriores como la institución se han posicionado en defensa de Badawi y del resto de activistas detenidos recientemente. "Canadá y el resto de países tienen que saber que no pueden pretender estar más preocupados que el reino sobre nuestros propios ciudadanos", ha explicado el Ministerio en su nota de prensa. "Por eso, el reino de Arabia Saudí (...) considera persona non grata al embajador de Canadá en Arabia Saudí, y debe abandonar el reino en las próximas 24 horas", reza el texto.

Tanto a través de la ministra de Exteriores, Chrystia Freeland, como desde la cuenta de Twitter de la institución, Canadá ha solicitado la liberación de activistas detenidos recientemente. "Muy alarmada al conocer que Samar Badawi, la hermana de Raif Badawi, ha sido encarcelada en Arabia Saudí. Canadá apoya a la familia Badawi en este difícil momento y seguimos pidiendo la liberación, tanto de Raif como de Samar Badawi", escribió Freeland en su perfil de Twitter.

Riad arranca su comunicado criticando no solo la postura de las autoridades canadienses, sino también el comentario en sí que, asegura, "no tiene base". "El Ministerio de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí ha expresado incredulidad ante este comentario negativo sin base, que no se sostiene sobre ninguna información real o verídica. L,as personas a las que se refiere (Canadá) fueron legalmente detenidos por la Fiscalía pública por cometer delitos punibles por la legislación vigente, que también garantiza los derechos de los detenidos y les proporciona un proceso justo, tanto durante la investigación como en el juicio".

No obstante, las autoridades saudíes no se quedan ahí: consideran el comentario como una "interferencia flagrante en asuntos internos del reino", algo que implica ir en contra "de las normas internacionales básicas y los protocolos internacionales". "Es una afronta inacaptable tanto a las leyes del reino como a los procedimientos judiciales, además de ser una violación de la soberanía saudí". En su perfil de Twitter, Riad reitera que "a lo largo de su larga historia, el reino nunca ha aceptado ninguna interferencia en sus asuntos internos ni órdenes de ningún país".

¿Quién es la hermana de Badawi?

Samar Badawi es una conocida activista con doble nacionalidad saudí-estadounidense. Las autoridades saudíes han estado detrás de la hermana del bloguero, condenado a mil latigazos —tal y como se llama su libro, disponible también en España: '1.000 latigazos: porque me atreví a hablar libremente' (Ed. Confluencias)—, desde hace tiempo. Además de haber sido interrogada en varias ocasiones, en 2014 se le prohibió salir del país y dos años después fue detenida, también por su trabajo humanitario.

La ex secretaria de Estado Hillary Clinton y la ex primera dama Michelle Obama, junto a Samar Badawi en 2012. (Reuters)
La ex secretaria de Estado Hillary Clinton y la ex primera dama Michelle Obama, junto a Samar Badawi en 2012. (Reuters)

Samar Badawi (1981) tiene 37 años y un duro historial de abusos. En marzo de 2008 escapó de su casa acusando a su padre de abusos físicos; una vez que las autoridades lo confirmaron, entró en el Hogar de Protección en Yeda, la segunda ciudad más grande del país, un centro para víctimas de violencia doméstica. Su padre trató de denunciarla por desobediencia, pero la Fiscalía decidió no procesar a la joven Badawi. Sin embargo, un año más tarde interpuso otra denuncia contra su hija que sí prosperó, y acabó con la detención de la misma.

Badawi abandonó este refugio en julio de 2009, con permiso del gobernador de Yeda, y se fue a vivir con su hermano. Poco después, conoció a un hombre con quien quería casarse —en segundas nupcias, pues ya tenía una hija de su primer matrimonio—, pero su padre se negó. Entonces Samar Badawi denunció a su propio padre por negarle el permiso para casarse —presentó una demanda conocida como 'adhl', que se interpone a los tutores de las mujeres saudíes por impedir un matrimonio—.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios