joyas de la corona

Golpe a la familia real de Suecia: roban dos coronas del siglo XVII y huyen en una lancha

La policía ha contactado con la Interpol para informar acerca de los ladrones, si bien Estocolmo considera que es prácticamente imposible vender este tipo de artículos

Foto: Las joyas de la Corona expuestas en la catedral de Strängnäs. (Policía de Suecia)
Las joyas de la Corona expuestas en la catedral de Strängnäs. (Policía de Suecia)
Autor
Tiempo de lectura2'

A bordo de una lancha motora han huido los ladrones que se han llevado varias piezas de las joyas de la Corona sueca, al menos dos coronas del siglo XVII que pertenecieron a Carlos IX y a su esposa, la reina Cristina. Las joyas, expuestas en la catedral de Strnängnäs, forman parte de las insignias fúnebres del monarca, enterrado en esta iglesia en 1611. Los ladrones se han llevado las coronas de los dos monarcas —ambas de oro y decoradas con joyas, plata y perlas, de valor que la policía no ha querido confirmar—, así como un orbe.

El robo tuvo lugar este martes, cuando varias personas entraron a la catedral y se hicieron con las joyas, colocadas en una vitrina cerrada y con alarma. La policía sospecha que los ladrones abandonaron la catedral en dos bicicletas, que aparecieron posteriormente junto a la orilla. La catedral de Strnängnäs se encuentra a escasos metros de la orilla del lago Mälaren, al oeste de la capital sueca, Estocolmo. Desde allí, habrían cogido un bote y desaparecido con las joyas.

La mañana del miércoles, las autoridades suecas explicaron en un comunicado que las joyas desaparecidas eran las dos coronas reales y un orbe, el que se ve en el medio de la imagen. La policía ha desplegado varios helicópteros para buscar a los ladrones a lo largo del lago, y ha abierto una investigación a nivel internacional por el robo de los objetos, explicando a las autoridades de otros países qué deben hacer si encuentran las joyas robadas u obtienen algún tipo de información de ellas.

Según ha podido saber el diario sueco 'The Local', fueron dos ladrones los que se llevaron las joyas en una operación que tuvo lugar el martes cerca de mediodía. Según varios testigos, dos hombres fueron vistos saltando a una lancha motora junto al lago.

Es la segunda vez que tiene lugar un robo entre los artículos más preciados de la realeza sueca: en 2013, desaparecieron la corona y el cetro utilizados en el funeral del rey Johan III de Västerås. En esta ocasión, todavía no se ha practicado ninguna detención ni tampoco existe ningún sospechoso. Desde el departamento de operaciones nacionales de la policía sueca, sostienen que es "imposible vender este tipo de objetos", por lo que solo se puede especular con el objetivo de los ladrones.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios