en pleno aumento de las llegadas al país

Sánchez y Macron proponen llevar la discusión migratoria a España

España se está convirtiendo en el nuevo punto caliente de la migración en la UE, y Sánchez y Macron creen que es un desafío global que exige "respuestas europeas"

Foto: Sánchez recibe a Macron en su primera visita oficial a España. (Reuters)
Sánchez recibe a Macron en su primera visita oficial a España. (Reuters)

España se está convirtiendo en el nuevo punto caliente de la migración en la UE. No solo llegan a las costas españolas más migrantes que a Italia —pese a que Roma ha hecho de la migración su caballo de batalla— sino que escenas como las vividas en las últimas horas en Ceuta y el colapso de los servicios de asistencia han causado preocupación. Ningún país tiene capacidad por sí solo para dar respuesta a esta situación. Lo sabe Pedro Sánchez y lo sabe Emmanuel Macron, a quien ha recibido hoy en La Moncloa.

"Ambos coincidimos en que es un desafío global que exige respuestas europeas basadas en la solidaridad", ha asegurado el presidente del Gobierno. Y, más allá de escenificar la "coordinación" y la "visión común" de ambos mandatarios con un abrazo, un apretón de manos y unas palmadas en la espalda, han puesto sobre la mesa una propuesta concreta: reunir a los ministros europeos y africanos en España, junto a la Organización Marítima Internacional y Acnur, para tratar de buscar soluciones comunes a la migración.

Sánchez y Macron proponen llevar la discusión migratoria a España

No hay fecha ni lugar cerrado. Pero no se espera que sea antes de septiembre, cuando se retoma la actividad europea. No obstante, tanto París como Madrid consideran que es necesario actuar a "corto plazo". Y, para ello, plantean seguir cooperando, caso a caso y de manera voluntaria, a la hora de acoger a los migrantes llegados al sur de Europa a través del Mediterráneo. Macron ha señalado el caso del Aquarius y el del Lifeline como ejemplares, ya que atracaron en Valencia y Malta, respectivamente, tras la negativa de Italia de abrirles sus puertos, y sus ocupantes fueron repartidos entre varios países.

"La cooperación entre nuestros dos paises es ejemplar, no solo en la gestión de las fronteras comunes, sino también en casos como el Aquarius", ha recalcado el presidente galo. Este tipo de respuestas, asegura, son "eficaces, humanas y europeas", ha añadido. Según Macron, la "convergencia" entre España y Francia ha ido en aumento. Coinciden en la necesidad de actuar en tres frentes: la garantía de la apertura de fronteras internas en la UE con mecanismos de cooperación en migración, la protección de las fronteras externas y el reforzamiento de la cooperación con los países de origen y de tránsito de los migrantes.

Ninguna de estas ideas es nueva. Todos los líderes europeos se mostraron en junio, en general, de acuerdo con estos principios y con la idea de crear "centros controlados" donde separar a los migrantes y los demandantes de asilo, así como plataformas de desembarco de los rescatados en el Mediterráneo, situados fuera de la UE. No obstante, todo es —como la idea del mercanismo 'ad hoc' de cooperación entre países— sobre bases voluntarias, y ningún país ha mostrado por el momento su intención de crearlos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios