se estrecha el cerco sobre los autores

Scotland Yard identifica a varios rusos como sospechosos del ataque con novichok

De confirmarse esta información, daría cuerpo a las acusaciones del Reino Unido contra el Kremlin, que motivaron la expulsión de 23 diplomáticos rusos. Pero los motivos siguen sin estar claros

Foto: El jefe de la policía antiterrorista del Reino Unido, Neil Basu, habla ante la prensa por la muerte de Dawn Sturgess por intoxicación con novichok, el 9 de julio. (EFE)
El jefe de la policía antiterrorista del Reino Unido, Neil Basu, habla ante la prensa por la muerte de Dawn Sturgess por intoxicación con novichok, el 9 de julio. (EFE)

La Policía Metropolitana británica ha identificado a los sospechosos del ataque químico contra el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia con novichok en Salisbury el pasado marzo. Aunque sus identidades no han sido reveladas, se trataría de varios ciudadanos rusos que habrían entrado en el país en fechas cercanas al incidente, lo que da consistencia a las acusaciones del Reino Unido contra el Gobierno ruso de estar detrás de la agresión.

“Los investigadores creen haber identificado a los sospechosos de perpetrar el ataque con novichok gracias a cámaras de circuito cerrado, y lo han cruzado con los registros de personas que entraron en el país en esos días. Están seguros de que son rusos”, ha declarado una fuente con conocimiento interno de la investigación a la agencia británica Press Association.

De tratarse, como sostiene Londres, de una operación de los servicios de inteligencia rusos, habría estado lejos de ser limpia: la policía ha encontrado unos 400 objetos potencialmente contaminados con novichok, después de que otra pareja resultase contaminada en junio al entrar en contacto con uno de ellos, un bote de perfume encontrado en su hogar. Una mujer, Dawn Sturgess, de 44 años, falleció a principios de este mes, mientras que su pareja, Charlie Rowley, de 45, permanece en estado crítico.

La policía trabaja con la teoría de que los operativos rusos, tras utilizar el novichok contra Skripal, abandonaron el bote de perfume en un parque, donde fue encontrado por Sturgess y Rowley. La mujer, obviamente desconocedora de lo que contenía, se habría rociado la piel con el agente nervioso directamente, recibiendo al menos 10 veces la dosis a la que habían sido expuestos los Skripal.

Pero de confirmarse la autoría rusa, eso tampoco aclara los posibles motivos del ataque. Muchos comentaristas han señalado que Skripal era un exagente intercambiado por otros espías rusos en un acuerdo sancionado por el propio Vladímir Putin, lo que le descartaría como objetivo potencial. Sin embargo, en estos meses han emergido detalles sobre las actividades de Skripal en los últimos años, que apuntan a que había ejercido como consultor de inteligencia a tiempo parcial para varios servicios secretos occidentales —incluyendo la firma privada que elaboró el dosier sobre Donald Trump—, aunque la información que manejaba estaba desfasada y era poco útil desde un punto de vista operativo.

En ese sentido, el Kremlin podría haber intentado mandar un mensaje con su asesinato fallido. El contexto es clave: todo apunta a que varios miembros de la comunidad de inteligencia rusa han servido de informantes a la CIA y el FBI, entre otros, sobre la presunta injerencia de Rusia en el proceso electoral de EEUU en 2016. Eliminando a Skripal, Putin podría estar intentando dejar claro que perseguirá a los traidores a Rusia estén donde estén, incluso mucho tiempo después.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios