encuentro entre trump y putin en helsinki

Trump y Putin prometen una nueva era: "La Guerra Fría es cosa del pasado"

Los presidentes de EEUU y Rusia aseguran que habrá una mejor relación entre los dos países, pero la buena disposición de Trump hacia Putin ha alarmado a la clase política estadounidense

Foto: El presidente estadounidense Donald Trump se encuentra con el ruso Vladímir Putin en Helsinki. (Reuters)
El presidente estadounidense Donald Trump se encuentra con el ruso Vladímir Putin en Helsinki. (Reuters)

El presidente estadounidense Donald Trump ha comparecido en una rueda de prensa conjunta con el líder ruso Vladímir Putin tras una reunión de dos horas a puerta cerrada, cuyas implicaciones pueden ser históricas. El primero en tomar la palabra ha sido Putin, quien, en ruso, ha declarado: "Hoy Rusia y Estados Unidos se enfrentan a toda una nueva serie de desafíos" que requieren la cooperación entre ambas naciones. En su encuentro, ha dicho, los dos líderes han "bosquejado los primeros pasos para mejorar esta relación y recuperar un nivel aceptable de confianza".

Trump y Putin celebran en Helsinki su primera reunión oficial

Según el presidente ruso, ambos mandatarios han tratado una serie de temas, incluyendo Ucrania, Siria y, lo más importante, la presunta injerencia rusa en el proceso electoral estadounidense. "He tenido que repetir lo que había dicho anteriormente, incluyendo en mis encuentros personales con el presidente: Rusia nunca ha interferido ni planea interferir en la política interna de EEUU, incluyendo las elecciones. Si un material de este tipo, si surgen este tipo de cosas, estamos listos para discutirlas juntos". En resumen, una negativa frontal ante las acusaciones de la comunidad de inteligencia estadounidense, que considera probada dicha injerencia, y que Trump parece haber aceptado sin mucha resistencia. El encuentro, de hecho, se celebra apenas unos días después de que el fiscal especial Robert Mueller imputase a 12 espías rusos por hackear y difundir información de los correos electrónicos de altos cargos del Partido Demócrata en un intento aparente de beneficiar a Trump durante las elecciones de noviembre de 2016.

"Hemos tenido un diálogo directo, abierto, altamente productivo. Ha ido muy bien. Los desacuerdos entre nuestros dos países son bien conocidos y el presidente Putin y yo los hemos discutido en profundidad hoy", ha dicho por su parte Trump. "Incluso durante las tensiones de la Guerra Fría, cuando el mundo tenía un aspecto muy diferente al de hoy, Rusia y EEUU fueron capaces de mantener un diálogo intenso. Nuestra relación nunca ha sido peor de lo que es ahora. Sin embargo, eso ha cambiado, hace unas cuatro horas", ha asegurado.

"Creo que ambos países son responsables [del deterioro de las relaciones], creo que EEUU ha sido estúpido, todos lo hemos sido, hemos debido tener un diálogo hace mucho, antes de que yo llegara al cargo", ha señalado Trump. "Ambos hemos cometido errores ambos, las investigaciones son un desastre para nuestro país, nos han alejado, no hubo injerencia alguna, todo el mundo lo sabe, no conozco a nadie relacionado con la campaña [que esté implicado en un delito de colusión con Rusia] y en realidad tendrán que esforzarse para encontrar a alguien vinculado a la campaña. Ganamos a Clinton fácilmente", ha insistido. "Hicimos una gran campaña y por eso soy presidente", ha añadido poco después.

Putin se ha expresado en el mismo sentido: "¿Podría mencionar un solo hecho que de verdad pruebe la confabulación? Eso no tiene ningún sentido", ha asegurado. Pero al ser preguntado si quería que Trump ganase las elecciones en EEUU, el líder ruso ha respondido: "Sí, quería". "Cuando Trump fue candidato mencionó la necesidad de restaurar las relaciones entre Rusia y EEUU. En EEUU hay algunos que piensan que es positivo, y otros pueden expresar sus opiniones. ¿No es natural hablar con alguien que quiere restaurar las relaciones?", ha indicado.

Trump dice que relación de EEUU con Rusia "ha cambiado" en las últimas horas

El momento más tenso se ha producido cuando el reportero de la agencia estadounidense Associated Press le ha pedido a Trump que le exigiese a Putin delante de las cámaras que no volviese a interferir nunca en el proceso electoral de EEUU. Trump ha respondido que "el presidente Putin ha negado [la injerencia] de forma firme y poderosa hoy". Cuando otro periodista se ha referido al informe de la comunidad de inteligencia estadounidense en el que se culpa a Rusia, Putin ha intervenido: "Yo mismo he sido oficial de inteligencia y sé cómo se elaboran esos dossieres. Creo que Rusia es un estado democrático y espero que no le esté negando ese derecho a su propio país. ¿Usted cree que EEUU es una democracia?", ha preguntado, añadiendo que, si ese es el caso, el asunto debe ser decidido en un tribunal.

Y la rueda de prensa se ha cerrado con un último momento estelar: al ser preguntado si Rusia tiene material comprometedor sobre Trump (como sospechan numerosos críticos del presidente que, de otro modo, no se explican su comportamiento), Putin ha respondido: "He oído esos rumores. Cuando el presidente Trump visitó Moscú, ni siquiera sabía que estaba allí. Nadie me informó de que estaba en Moscú... Por favor, olvídense de esas cosas". Y lo más interesante ha sido la aportación de Trump: "Si lo tuviesen, habría sido hace mucho tiempo".

Trump y Putin durante la rueda de prensa conjunta. (Reuters)
Trump y Putin durante la rueda de prensa conjunta. (Reuters)

Hacer esperar al otro

La reunión no había empezado con buen pie: el avión de Putin ha aterrizado casi una hora tarde sobre la hora prevista, lo que ha obligado a Trump a esperar en su hotel. Después, ha sido este quien ha optado por hacerse de rogar a la hora de desplazarse al lugar de la reunión. Aparentemente, los dos líderes han competido también por ver quién desplegaba una caravana de vehículos oficiales más extensa.

Después, en el Palacio Presidencial de la capital finlandesa, los dos mandatarios han posado para la prensa en medio de cierta tensión y sin sonreír demasiado, según los periodistas asistentes al acto. Los dos líderes se han estrechado la mano durante apenas tres segundos, un contacto breve para los extensos apretones que suele desplegar Trump cuando está entusiasmado con su interlocutor (el de Kim Jong-un, por ejemplo, fue casi cuatro veces más largo, y los mantenidos con Macron han sido de una duración épica).

Posteriormente, Trump ha tratado de mostrarse cordial. Ha felicitado a Putin por el Mundial y ha conversado un poco sobre fútbol. Posteriormente, ha enumerado los temas sobre los que se disponían a conversar: “De todo, desde el comercio a cuestiones militares, misiles, armas nucleares, China… Hablaremos un poco sobre China, sobre nuestro amigo mutuo President Xi”. Posteriormente, Trump ha añadido: “Creo que tenemos grandes oportunidades juntos como dos países que, francamente, no se han llevado muy bien durante los últimos años. Yo no he estado aquí mucho, pero ya son casi dos años, y creo que acabaremos teniendo una extraordinaria relación. He estado diciendo, y estoy seguro de que lo ha oído, durante años, que llevarse bien con Rusia es algo bueno, no malo”.

Muchos observadores señalan ahora los temas que Trump ha evitado mencionar: la presunta injerencia rusa, la guerra de Siria, Ucrania, los incidentes con Novichok, y la OTAN. En ese sentido, al menos hasta el retraso del avión del mandatario ruso, Trump parecía predispuesto a llevarse bien con Putin. Esta mañana ha tuiteado: "Nuestra relación con Rusia NUNCA ha sido peor, gracias a muchos años de tontería y estupidez estadounidense, y ahora, por la Caza de Brujas Amañada", una referencia a la investigación de Mueller sobre la presunta injerencia rusa en el proceso electoral de EEUU. El comentario ha recibido inmediatamente un "Me gusta" por parte del Ministerio de Exteriores de Rusia.

Además, ha culpado en otro tuit a su antecesor de inoperancia ante las acciones rusas: "El presidente Obama pensó que la Corrupta Hillary iba a ganar las elecciones, así que cuando el FBI le informó sobre la Injerencia Rusa, dijo que no podía ocurrir, que no era un tema importante, y no hizo NADA al respecto. Cuando yo gané, se convirtió en un tema importante y en la Caza de Brujas Amañada liderada por [Peter] Strzok", el jefe de contraespionaje del FBI.

El Palacio Presidencial de Helsinki, lugar del encuentro entre Trump y Putin, hoy, 16 de julio de 2018. (Reuters)
El Palacio Presidencial de Helsinki, lugar del encuentro entre Trump y Putin, hoy, 16 de julio de 2018. (Reuters)

"Simpatía por Putin"

El encuentro con Putin se produce días después de una cumbre de la OTAN en Bruselas en la que Trump ha arremetido contra sus socios de la Alianza Atlántica, acusándoles de no pagar lo suficiente y señalando a varios de ellos personalmente, entre ellos España, llegando incluso a considerar brevemente una retirada estadounidense de la institución. Finalmente, el inquilino de la Casa Blanca aseguró que la cumbre había ido "mejor de lo previsto" y que los demás miembros habían aceptado plegarse, al menos en parte, a las demandas estadounidenses. Pero no ha pasado desapercibido el contraste entre su actitud agresiva hacia sus aliados y la benevolencia desplegada hacia el presidente ruso.

Trump, de hecho, ha sido sometido a una intensa presión por parte de políticos y funcionarios de su país para que le exigiese a Putin la extradición de los 12 rusos imputados por Mueller, lo que le planteaba un dilema complicado. "Si no lo pide, estará fracasando de forma clara a la hora de defender los intereses estadounidenses frente a un ciberataque sin precedentes por parte de una potencia extranjera hostil. Si pide la extradición, significaría reconocer que la investigación de Mueller sobre la colusión entre su campaña y Rusia no es una 'caza de brujas'", escribió Luke Harding, reportero senior del diario The Guardian y ex corresponsal en Moscú, que ha investigado extensamente sobre las conexiones entre el Kremlin y la campaña de Trump.

Pero el mandatario estadounidense ha optado por salirse por la tangente. "¿Qué puedo hacer? [Putin] puede negarlo. Todo lo que puedo decirle es: '¿Lo hiciste?' y 'No lo vuelvas a hacer'", dijo el pasado jueves en una rueda de prensa, al ser preguntado al respecto. El domingo, de hecho, insistió en su deseo de mantener una buena relación con Rusia. "Miren, si nos podemos llevar bien con Rusia, eso es bueno. Yo no le conozco [a Putin]. Le he visto un par de veces, nos vimos en el G20. Creo que nos podemos llevar muy bien. Algunos dicen: '¿Sois amigos o enemigos?. Yo he dicho: bueno, es muy pronto para decirlo, pero ahora mismo diría que somos competidores", declaró.

Esta actitud ha desatado las alarmas de los Demócratas. 18 senadores y miembros del comité de asuntos exteriores del Congreso exigieron este fin de semana que Trump abortase la reunión. "Por desgracia, debido a sus constantes expresiones de simpatía por Vladímir Putin, sus conflictos de intereses, y sus ataques contra nuestros aliados más cercanos, no tenemos confianza en que pueda negociar de buena fe con el líder ruso, y le instamos a que cancele el encuentro", afirmaron este domingo en un comunicado. La propia rival de Trump en las elecciones de noviembre de 2016, Hillary Clinton, ha tuiteado hoy: "Gran Mundial. Una pregunta para el presidente Trump mientras se encuentra con Putin: ¿Sabe para qué equipo juega?".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios