Las empresas españolas en Reino Unido no descartan ningún escenario ante el Brexit
  1. Mundo
EL CONFIDENCIAL, INVITADO A LA ASAMBLEA ANUAL

Las empresas españolas en Reino Unido no descartan ningún escenario ante el Brexit

El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de España en el Reino Unido, Eduardo Barrachina, considera que a día de hoy no hay razones para pensar que el divorcio no acabará sucediendo

Foto: Las empresas españolas en Reino Unido no descartan ningún escenario ante el Brexit
Las empresas españolas en Reino Unido no descartan ningún escenario ante el Brexit

Las empresas españolas no descartan ningún escenario ante el Brexit, debido a la gran incertidumbre que se respira en el Gobierno en minoría de Theresa May. La Cámara de Comercio Española en el Reino Unido celebró este jueves por la noche su asamblea anual, que este año cumple su 131 edición, y en los corrillos de la posterior cena de gala, como era de esperar, el divorcio con la UE fue el tema protagonista.

Eduardo Barrachina, abogado de White & Case, que esta semana acaba de ser nombrado presidente de la institución sustituyendo a Javier San Basilio, asegura que hay un clima de “cautela”. “Es cierto que ha habido un traslado de personal y una revisión de contratos, pero todo dependerá del acuerdo final”, matiza a El Confidencial.

A pesar de la gran división de las filas tories y la fuerte campaña del lobby pro UE -que cuenta con el respaldo económico de George Soros- Barrachina considera que, a día de hoy, no hay razones para pensar que el divorcio finamente no acabará ocurriendo. Aunque muchas voces de la City no descartan que el periodo de transición se alargue más allá de diciembre de 2020.

Foto: El Brexit hunde a UK como destino laboral: más británicos piden empleo en el extranjero

En el contexto del Brexit, Barrachina señaló que el papel de la Cámara será más importante que nunca, “para prestar servicios de asesoramiento a los socios y a la administración” que ahora no son necesarios por compartir regulación comunitaria. A corto plazo además se quiere conseguir un “mayor acercamiento” a las instituciones británicas y “fomentar la sectoralización”, adecuando el exitoso modelo del Foro Financiero a otros ámbitos.

La cita de la Cámara coincidió con la importante reunión del Consejo de Ministros que tiene lugar este viernes en Chequers, donde May aspira a alcanzar un consenso en su Gabinete respecto a la futura relación comercial que el Reino Unido tendrá con la UE una vez el país abandone el bloque.

La premier Theresa May en Downing Street, en una foto de archivo. (Reuters)
La premier Theresa May en Downing Street, en una foto de archivo. (Reuters)

Un encuentro tenso

En teoría, la residencia de verano que se pone a disposición del inquilino de Downing Street es un lugar de “descanso y tranquilidad”, como reza el lema que puede leerse en una de las cristaleras. Sin embargo, debido a la guerra civil que existe en el Ejecutivo, los rotativos hablaban de “sangre sobre las alfombras”. De hecho, no ha pasado desapercibido las instrucciones que han recibido los ministros a su llegada. Aparte de obligarles a entregar sus teléfonos para evitar filtraciones de un encuentro que se prolongará hasta largas horas de la noche, se les ha facilitado números de compañías de taxi, ya que aquellos que se estén planteando dimitir no contarán con coche oficial para su regreso a Londres.

El que fuera ministro para Europa, David Lidington, convertido hoy en responsable de Gabinete, fue el invitado de honor a la cena de la Cámara. No quiso revelar ningún detalle sobre la propuesta que May plantearía a los suyos. Aunque, según algunas filtraciones, la idea es que a los bienes que lleguen al Reino Unido se les aplique el arancel que fije Londres y a las mercancías que pasen por suelo británico pero cuyo destino sea la UE, se les aplique el arancel europeo, potencialmente mayor, que sería remitido luego a Bruselas. De momento, el plan no incluye a servicios aunque es precisamente el sector responsable del 80% de la economía británica.

Foto: "Arreglo aduanero facilitado": la propuesta de Londres para un comercio post-Brexit

Ante la posibilidad de que la propuesta de la líder tory sea rechazada por Bruselas -como apuntan muchos medios al calificarla de inviable-, Lidington advirtió que un “divorcio poco amigable pondría en peligro los valores occidentales, que se necesitan más que nunca”. “Si fallamos, nuestros ciudadanos vivirán menos seguros y serán menos prósperos”, aseguró tras mencionar, entre otros, los desafíos que plantea Moscú a las democracias Occidentales, la presión de Trump ante la OTAN y la amenaza terrorista.

Por otra parte, en un claro mensaje a las críticas a la democracia española que se han sucedido en los últimos meses a raíz de la crisis catalana, el ministro tory recalcó que “España no necesita lecciones de democracia ni de lo que significa el respeto a la ley, como muestra la historia reciente del país”.

La cena de la Cámara reunió a 200 invitados, casi todos directivos de empresas miembros entre las que se encuentran Ferrovial, Santander, Iberdrola o Mapfre. También contó con la presencia del embajador Carlos Bastarreche, que recordó la importancia de las empresas españolas en la actividad económica británica y los fuertes lazos turísticos y comerciales que unen a ambos países.

Brexit Reino Unido Theresa May Cámara de Comercio
El redactor recomienda