las razones de la mayor crisis migratoria desde 2006

Marruecos pone a prueba a Sánchez recordándole que controla la inmigración

La inmigración irregular a España se sitúa ya casi al mismo nivel que Italia. Expertos definen lo sucedido estos días como "una medida de presión" por parte de Marruecos al nuevo Gobierno

Foto: Llegada a Melilla de algunos de los inmigrantes de origen subsahariano rescatados cuando navegaban a bordo de dos pateras en el mar de Alborán. (EFE)
Llegada a Melilla de algunos de los inmigrantes de origen subsahariano rescatados cuando navegaban a bordo de dos pateras en el mar de Alborán. (EFE)

La inmigración irregular que llega a las costas españolas no para de aumentar estos últimos años, pero aun así las autoridades de Marruecos consideran que, de vez en cuando, deben dar un aldabonazo para recordar a su vecino del norte, que estrena además nuevo Gobierno, que ese poderoso instrumento está en sus manos.

Lo sucedido el viernes y el sábado, con 933 inmigrantes procedentes de Marruecos y desembarcados en las costas andaluzas, según Salvamento Marítimo, "es ante todo una medida de presión para recordar al nuevo presidente, que además va a visitar Rabat en breve, cuales son las reglas del juego y que no dé por sentada la colaboración marroquí sin dar algo a cambio". Un par de profesores marroquíes asentados en España y un español conocedor de la realidad marroquí repiten, sin apenas matices, esta frase para explicar la súbita irrupción en Andalucía de tantos "sin papeles".

Antes incluso de esta reciente entrada masiva, la tendencia era ya al alza: un 55% más por mar y por tierra (Ceuta y Melilla) con relación al año pasado y eso que en 2017 se duplicó el número de irregulares que llegaron en 2016. A día de hoy, una estimación aproximada señala que desde enero han puesto pie irregularmente en España 13.248 inmigrantes, la gran mayoría cruzando el Mediterráneo. Se trata de la mayor crisis migratoria que padece España en el Mare Nostrum y, en términos absolutos, de la más grave desde la de los cayucos, en 2006, que transportaron a Canarias a más de 31.000 subsaharianos y mauritanos.

La inmigración irregular a España se sitúa ya casi al mismo nivel que Italia

La ruta migratoria del Mediterráneo Occidental (Magreb-España) es la única que crece. Supera ligeramente a la del Mediterráneo Oriental (Turquía-Grecia) y se aproxima a la del Mediterráneo Central (Libia-Italia). Hasta el viernes 15, recorrieron esta última 15.568 inmigrantes —un 82,8% menos—, según el Ministerio del Interior italiano que actualiza a diario su web y proporciona además el desglose por nacionalidades, algo que las autoridades españolas rehúsan hacer. No quieren que quede en evidencia que la mayoría relativa (23% en 2017) de los "sin papeles" son marroquíes. Podría molestar a Rabat.

El tráfico de seres humanos se intensifica en el Mediterráneo Occidental, pero el de víctimas mortales se dispara. Hasta el 10 de junio se habían ahogado o habían desaparecido en sus aguas 244 personas, el cuádruple de los que perdieron la vida durante el mismo periodo del año pasado, según la Organización Internacional de Migraciones, una agencia de la ONU. Los fallecidos de camino a Italia eran 503.

Salvamento Marítimo rescata 38 pateras con 307 vivos y 4 muertos

Siete son, a grandes rasgos, las razones que explican el auge migratorio y especialmente el repunte de finales de esta semana. Algunas son comprobables con datos, pero otras forman parte de las conjeturas que diplomáticos, académicos y expertos formulan a ambos lados del estrecho de Gibraltar.

1.La brutal caída del flujo migratorio en el Mediterráneo Central ha supuesto un cierto trasvase de la presión hacia el Mediterráneo Occidental, sobre todo hacia Marruecos. Incluso a Argelia, al país norteafricano que mejor controla sus costas, se le escaparon en noviembre pasado varios centenares de inmigrantes que desembarcaron en Murcia.

Inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo cuando navegaban en una patera en el mar de Alborán, en Motril. (EFE)
Inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo cuando navegaban en una patera en el mar de Alborán, en Motril. (EFE)

2. Rabat quiere poner a prueba al nuevo Gobierno de España y sopesar su reacción. Al margen de la llegada de pateras desde hace algo más de una semana, se han puesto en circulación en YouTube una decena de vídeos grabados por jóvenes marroquíes que anuncian ante la cámara que el nuevo presidente español otorgará "papeles para todos". Muestran titulares de publicaciones como 'Caso Aislado' o 'Burbuja' en los que se puede leer: "Pedro Sánchez dispuesto a dar permiso de residencia a todos los inmigrantes ilegales que hay en España". Los traducen al árabe. La súbita aparición de tanto vídeo da la impresión de que es una operación orquestada.

3. La ligera delicuescencia de Marruecos cuyas autoridades centran sus esfuerzos en luchar contra el misterioso boicot masivo lanzado en las redes sociales contra tres grandes marcas, dos de ellas de empresarios afines al rey Mohamed VI, y apagar los frecuentes "incendios" en regiones periféricas (Rif, Jerada, Zghora, etcétera). El monarca pasa además largas temporadas en el extranjero durante las cuales el país funciona al ralentí.

4. El jueves pasado acabó el Ramadán y el viernes era la fiesta religiosa del Aid el Fitr. Las fuerzas de seguridad también la celebraban, pero no así los "sin papeles" que aprovechan la circunstancia. Lo han hecho otras muchas veces.

Desde enero los ahogados y desaparecidos se han cuadruplicado en el Mediterráneo Occidental

5. Hay un gran resentimiento popular marroquí, palpable en las redes sociales, con la Federación Española de Fútbol por haberse abstenido en la votación del miércoles 13 para elegir la sede del Mundial de 2026, un evento que Marruecos aspiraba a acoger. "¿Si los españoles no nos hacen favores por qué hemos de hacérselos los marroquíes?", es una pregunta recurrente. El enfado es aún mayor con Arabia Saudí, Emiratos, Kuwait y Jordania que votaron en contra de la candidatura marroquí y a favor de la de EEUU, Canadá y México.

6. Rabat negocia, entre otras cosas, con Bruselas la renovación del acuerdo de pesca que vence el 14 de julio. Pese a las dos sentencias favorables al Frente Polisario del Tribunal de Justicia de la UE, la más importante en febrero pasado, está empeñada en que el nuevo tratado reconozca de alguna forma su jurisdicción sobre el Sáhara Occidental y sus aguas. Cuenta para ello con España y Francia cuyos abogados ya batallaron junto a Marruecos en el tribunal. Quizás la reactivación de la inmigración sea una forma de recordarles que deben seguir apoyándole en esta delicada negociación. El Polisario anunció el viernes que sus abogados, Gilles y Manuel Devers, impugnaban ante el tribunal el mandato negociador dado por los Estados miembros de la UE a la Comisión Europea para que negocie con Rabat.

7. Aunque no hay pronunciamientos públicos sobre el tema, la acogida del Aquarius en Valencia ha sentado probablemente mal en Rabat. Este sería el motivo del malestar: "Ahora España va de 'generosa' por la vida, mientras nosotros, las autoridades de Marruecos, sacudimos a los subsaharianos para que no crucen el Estrecho. Pues vamos a dejar de apalearles un rato para ser también de generosos".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios