Qué debes saber sobre dos jornadas decisivas

May evita 'in extremis' que el Parlamento tenga el control sobre el Brexit... por ahora

Llega la hora de la verdad. La Cámara de los Comunes vota las 15 modificaciones aprobadas por los Lores a la ley de retirada de la UE, lo que dará respuesta a preguntas fundamentales

Foto: Manifestantes anti-Brexit protestan frente al Parlamento británico, el 11 de junio de 2018. (Reuters)
Manifestantes anti-Brexit protestan frente al Parlamento británico, el 11 de junio de 2018. (Reuters)

“Clave” e “histórico” son términos que se utilizan demasiado en las crónicas que hablan del Brexit. Pero este martes y miércoles están completamente justificados. Llega la hora de la verdad en Westminster. La Cámara de los Comunes debate y vota las 15 enmiendas aprobadas por los Lores a la llamada ley de retirada de la UE. Cuestiones fundamentales como el vínculo a la unión aduanera quedan ahora en manos de una cámara en la que una debilitada 'premier' Theresa May gobierna en minoría. Por el momento, el Ejecutivo ha evitado in extremis que sea el Parlamento el que tenga la última palabra sobre el acuerdo de salida. Pero aún no está todo dicho.

¿Qué es exactamente el proyecto de ley de retirada de la UE?

Es la pieza clave con la que el Gobierno quiere legislar el Brexit. Por un lado, dará efecto legal a la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, al derogar la legislación de 1972 con la que los británicos se unieron a las entonces Comunidades Europeas. Por otro, quiere transferir las normas y regulaciones europeas al estatuto británico para garantizar que no haya vacío legal cuando el país abandone el bloque el 29 de marzo de 2019, según el calendario previsto.

El Gobierno no tiene mayoría, ¿qué puede pasar?

La 'premier' Theresa May perdió la mayoría absoluta en las elecciones generales del año pasado que ella misma adelantó pensando que podría consolidar su liderazgo. Ahora depende del apoyo de los unionistas norirlandeses del DUP. En definitiva, la llamada “mayoría efectiva” es de tan sólo 13 votos. Esto quiere decir que con que haya un puñado de 'tories' rebeldes pro UE que voten en su contra, la derrota del Gobierno se da por garantizada. Las filas conservadoras están completamente divididas entre aquellos que quieren seguir vinculados a la UE y aquellos que quieren cortar completamente los vínculos con el bloque. Y en medio de esta guerra civil, la primera ministra no tiene ningún tipo de autoridad. Todo puede pasar a día de hoy en Westminster.

¿Qué ocurre exactamente este martes y miércoles en la Cámara de los Comunes?

El proyecto de ley se presentó por primera vez en los Comunes el año pasado y ya entonces los 'tories' rebeldes pro UE consiguieron sacar adelante una enmienda para que sea el Parlamento el que vote el acuerdo final de salida del bloque que el Gobierno acuerde con Bruselas este otoño. El proyecto de ley pasó luego a la Cámara de los Lores, donde se aprobaron 15 enmiendas con un tono muy pro UE que, entre otros, afectan a cuestiones clave como la unión aduanera. Este martes y miércoles, los diputados debatirán y votarán estas enmiendas claves. El proyecto de ley pasará luego el próximo lunes de nuevo a la Cámara de los Lores. Es una partida de tenis entre las dos cámaras. En cualquier caso, el proyecto debe convertirse en ley antes de que sus señorías se vayan de vacaciones de verano.

¿Qué victoria ha conseguido este martes el Gobierno?

Una de las enmiendas más importantes que se votaba este martes es la que pedía que fuera el Parlamento el que tenga el poder de dictar la estrategia del Brexit en caso de que los diputados y lores rechacen a finales de este año el acuerdo final de salida que el Gobierno negocie con Bruselas. Y efectivamente, esto incluía la posibilidad de otorgar al Parlamento el poder de convocar un segundo referéndum. Sin embargo, el Ejecutivo ha conseguido in extremis evitar el bochorno. La Cámara de los Comunes ha votado -con 324 votos frente a 298- en contra de la enmienda aprobada en los Lores.

En un principio, Downing Street había dicho que, si se llegaba a este escenario, el Reino Unido saldría del bloque sin ningún tipo de acuerdo. Sin embargo, el asunto se ha convertido en algo más complejo y para evitar revuelta tory pro UE, May se visto obligada a prometer a última hora una serie de concesiones. No se han hecho públicas, pero todo indica que, si no hay un acuerdo sobre las condiciones de salida para 30 de noviembre de este año, el Gobierno estaría dispuesto a dar a los parlamentarios la oportunidad de votar una moción que diga lo que debe suceder a continuación. En cualquier caso, no cabe duda de que los Lores –donde la mayoría votó por la permanencia en el bloque- volverán a la carga la próxima semana con más enmiendas cuando la normativa regrese a la cámara alta.

El ministro de Asuntos Exteriores británico Boris Johnson a su llegada al Consejo de Ministros para tratar el tema del Brexit, el 12 de junio de 2018. (EFE)
El ministro de Asuntos Exteriores británico Boris Johnson a su llegada al Consejo de Ministros para tratar el tema del Brexit, el 12 de junio de 2018. (EFE)

¿Puede quedarse UK en la unión aduanera?

Otra de las enmiendas clave es la que pide a los ministros que “describan” al Parlamento los pasos que han dado para negociar “seguir participando en UNA (que no LA) unión aduanera con la UE” después del Brexit. Cada matiz en cada artículo es clave. Si los Comunes aprueban esta enmienda, el Gobierno tendría que explicar su estrategia, pero no estaría obligado a dejar al Reino Unido dentro de la unión aduanera comunitaria. En un intento por evitar una rebelión de tories pro UE, el Ejecutivo ha presentado su propia enmienda para comprometerse a buscar un “ACUERDO” aduanero con la UE. De nuevo, cada matiz es clave.

¿Qué ocurre al final con el mercado único?

Esta fue una enmienda sorpresa presentada por los Lores -en contra de los deseos de la bancada laborista y conservadora- que pide al Ejecutivo que negocie la membresía británica del Área Económica Europea para que el Reino Unido tenga una relación con la UE similar a la de Noruega. Esto significaría que el país seguiría aceptando todas las regulaciones, incluida la de libertad de movimiento. No tiene posibilidad de prosperar, pero será interesante, ya que se espera que un número significativo de diputados laboristas vote a favor o se abstenga, desobedeciendo a su líder Jeremy Corbyn. Alrededor de 15 tory podrían también abstenerse.

¿Saldrá UK de la UE según el calendario previsto?

Tal cual está redactado el proyecto de ley de retirada de la UE, el Reino Unido saldrá del bloque el 29 de marzo de 2019 a las 23 GMT. Pero hay una enmienda que pide retirar la fecha para que las negociaciones puedan alargarse más si fuera necesario para conseguir un buen acuerdo.

¿Cómo quedará la frontera de Irlanda, la única terrestre con el bloque tras el divorcio?

Hay una enmienda que pide a los ministros que acaten el acuerdo del Viernes Santo, evitando cualquier frontera dura entre Irlanda de Norte y la República de Irlanda. Tanto Londres como Bruselas están comprometidos con esta cuestión. Pero May lo tiene complicado porque, al mismo tiempo, quiere sacar al país del mercado único y la unión aduanera y sigue sin consensuar con su Gabinete una solución al problema que se plantea. Los unionistas norirlandeses ya le han advertido que si deja a la provincia de Irlanda del Norte en un estatus diferente al del resto del Reino Unido le retirarán su apoyo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios