inmigración en el mediterráneo

Aquarius, una noche y seis rescates: así auxiliaron las ONG a 600 refugiados

El buque ya ha recibido autorización para zarpar con rumbo al puerto de Valencia, donde desembarcarán las 629 personas rescatadas en el Mediterráneo el pasado domingo

Foto: Rescate del Aquarius en el Mediterráneo | REUTERS Tony Gentile
Rescate del Aquarius en el Mediterráneo | REUTERS Tony Gentile

La imagen del Aquarius está en todas las portadas. La embarcación de la ONG francesa Sos Méditerranée con tiruplación de Médicos Sin Fronteras (MSF) rescató la pasada madrugada del sábado 9 de junio al domingo 10 a 629 imigrantes que intentaban alcanzar la costa europea entre los que se encuentran 123 menores no acompañados, 11 niños pequeños y 7 mujeres embarazadas. 629 personas, que junto a la tripulación, todavía no han alcanzado firme.

El buque de salvamento lo logró gracias a nueve horas de trabajo y al éxito de seis operaciones de rescate coordinadas por Recate Marítimo Italiano (IMRC) en las que MSF y Sos Méditerranée contaron con la colaboración de lanchas de los guardacostas de la isla de Lampedusa y tres barcos mercantes.

Pero no fue una tarea sencilla. El momento más tenso de la operación llegó cuando en mitad del rescate, localizados a unas 43 millas de la costa de Malta, un bote de goma se rompió en la oscuridad, dejando a 40 personas en el agua y dificultando también el acceso a los inmigrantes que viajaban en otro bote.

[Sigue en directo todas las noticias sobre el Aquarius]

Después de su rescate y transferencia al Aquarius, donde se refugiaban ya 229 personas además de la tripulación de las ONG, la IMRCC solicitó al buque que aceptara la transferencia de las personas que rescatadas por la marina italiana y por los guardacostas.

Concretamente el Aquarius recibió una transferencia de 129 personas del barco de la Guardia Costera Italiana (CP 312), seguida de otra de 64 de un segundo barco de la Guardia Costera italiana (CP 319) y una más de 88 sobrevivientes provinientes de un tercer barco de la Guardia Costera italiana (CP 267). Además se les sumaron los 119 inmigrantes transferidos por el barco mercante italiano MV Jolly Vanadio.

Todas estas operaciones, según apuntan desde Médicos Sin Fronteras, fueron coordinadas también por la MRCC italiana, quienes asumieron la responsabilidad del rescate pero la de llevar a las personas rescatadas a un puerto seguro.

Italia pidió a Malta que les dejase desmbarcar

Tras una larga noche de trabajos de salvamento el buque puso rumbo a Italia, pero poco más tarde tuvo que detenerse al concoerse la negativa del país costero a dejar entrar en sus puertos al navío. Su respuesta fué solicitar a las autoridades maltesas que dejasen desembarcar a la embarcación de la ONG francesa, un organismo que volvió a decir que no a los refugiados.

"Desde hoy Italia comienza a decir 'no' al tráfico de seres humanos", aseguró el ministro del Interior italiano Matteo Salvini a través de redes sociales y agregó qué su objetivo es "garantizar una vida serena a estos chicos de África y a nuestros hijos en Italia".

La respuesta positiva tardo más de 24 horas en llegar. A medio día del lunes 11, momento hasta el cuál el barco permanecía a la deriva a la espera de instrucciones, el Gobierno español dio la orden de abrir los puertos españoles al Aquarius alegando que es "obligación" de España evitar una "catástrofe" humanitaria y un "puerto seguro" a estas personas.

Concretamente el buque de salvamento pondría rumbo a Valencia, puerto al que tardará unos días en llegar y hacia el que por el momento no ha partido a la espera de que se finalice el tralasdo de inmigrantes a dos buques italianos que le acompañarán en el viaje con el objetivo de garantizar la supervivencia de todos los viajeros, de manera que el Aquarius viajará con 229 personas y las otras 400 lo harán a bordo de embarcaciones de la Marina Militare.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios