EL "CONFLICTO DE INTERESES" DE SU MANO DERECHA

Primer escándalo de Macron: empresarios le 'regalaron' precios especiales de campaña

Tras la apertura de una investigación contra su mano derecha, nuevas revelaciones ponen contra las cuerdas al presidente. Macron se benefició de numerosas rebajas en las facturas de empresas

Foto: El primer ministro canadiense, Justin Trudeau (i), habla con el presidente francés, Emmanuel Macron, en Ottawa, el 6 de junio de 2018. (EFE)
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau (i), habla con el presidente francés, Emmanuel Macron, en Ottawa, el 6 de junio de 2018. (EFE)

Tras la apertura de una investigación contra su 'mano derecha', Alexis Kohler, nuevas revelaciones ponen contra las cuerdas al presidente de Francia. Emmanuel Macron se benefició de numerosas rebajas en las facturas de empresas que le dieron servicios para la campaña electoral que le llevó al Elíseo en mayo de 2017. La emisora 'France Info' ha obtenido documentos de los gastos electorales del jefe del Estado, que compara con las tarifas que esas compañías cobran de forma habitual por esos mismos servicios.

El Elíseo ha replicado a las alegaciones de 'France Info' -que están en la línea con las revelaciones difundidas anteriormente por 'Le Monde' y 'Médiapart'- que las notas de gastos del ahora jefe del Estado fueron validadas por la Comisión Nacional de Cuentas de Campaña, que asegura que legalmente ya no tiene competencia para abrir una investigación porque el plazo para examinarlas ha expirado. La reacción de la Comisión ha acrecentado el escándalo en Francia, dado que el resto de partidos sí se sometió al escrutinio de dicha Comisión Nacional de Cuentas.

La Justicia investiga al secretario general del Elíseo por un conflicto de intereses en relación con sus vínculos familiares y profesionales con la naviera MSC

'France Info' -a la que Macron calificó en el pasado como "la vergüenza de la República"- destaca en su investigación el trato de favor dado al entonces candidato por el empresario Jean-Marc Dumontet, una de las figuras más relevantes del mundo cultural parisino y conocido por su afinidad con el joven presidente. Dumontet le alquiló en París su teatro Bobino el 6 de febrero de 2017 y el teatro Antoine el 8 de marzo por 3.000 euros cada vez cuando la tarifa de base para esas salas es de unos 13.000 euros. El mismo Dumontet había puesto a disposición de partidarios de Macron el 17 de enero otra de sus salas, el Grand Point Virgule, para un debate sobre la cultura en el programa del candidato, pero eso no se consideró un acto de campaña y, por tanto, 'France Info' no ha podido comprobar si el precio fue inferior al corriente.

El equipo de campaña del actual presidente pagó 1.200 euros por la Bellevilloise, una conocida sala de conciertos en París, el 2 de mayo de 2017, que cuando fue utilizada por el candidato socialista, Benoît Hamon, el 20 de marzo, tuvo que abonar 4.838,40 euros. Esas mismas circunstancias se repiten en la Maison de la Mutualité, también en la capital, ya que Macron obtuvo unas condiciones de la sociedad que gestiona ese espacio, GL Events -cuyo presidente, Olivier Ginon, es amigo personal del ministro del Interior Gérard Collomb- que no consiguió ningún otro de los candidatos. Según los autores de la investigación, Los Republicanos pagaron 37.000 euros más por una prestación similar allí.

La situación vuelve a reproducirse con un evento organizado por el ministro Collomb, uno de los grandes valedores de Macron desde que se lanzó a la batalla por el Elíseo, en una gabarra en Lyon el 7 de septiembre de 2016. Se facturaron 996 euros cuando los precios normales rondan los 3.000. 'France Info' señala que la sociedad de eventos Eurydice, cuyo director comercial, Arnaud Jolens, fue fichado por Macron una vez en el Elíseo, también le concedió "importantes rebajas". La emisora calcula que en un mitin en la ciudad de Arras el 26 de abril de 2017 el líder de La République En Marche se ahorró 22.000 euros para una prestación por la que pagó al final 61.521,47 euros.

Macron también logró utilizar un programa informático clásico en las campañas, NationBuilder, con una rebaja que le hizo el grupo estadounidense del 30% sobre la tarifa de base (la factura fue de 52.000 dólares, en lugar de 74.000), mientras que otros candidatos solo lograron un 15%.

Cerco a su mano derecha

Las revelaciones sobre la rebajas en gastos de campaña llegan solo días después de que la Justicia francesa haya abierto una investigación sobre el secretario general del Elíseo, Alexis Kohler, brazo derecho del presidente, por un posible conflicto de intereses en relación con sus vínculos familiares y profesionales con la naviera italiana MSC. Las pesquisas se han encargado a la Brigada de Represión de la Delincuencia Económica de la Policía de París. El pasado viernes, la asociación anticorrupción Anticor había formalizado una denuncia en la que argumentaba que Kohler -actual máximo responsable de la Administración presidencial- pudo hacer valer los intereses de Mediterranean Shipping Company (MSC), uno de los gigantes mundiales del sector, en unos años en que hubo diversas negociaciones con esa compañía.

'Le Monde', que detalló las sospechas de la asociación, recordó que su madre es prima hermana de Rafaela Aponte, quien con su marido Gianluigi fundó en 1970 la sociedad naviera, en la que él mismo trabajó durante un tiempo como director financiero. MSC en los últimos años se ha convertido en el principal cliente de los astilleros STX de Saint Nazaire (oeste de Francia), sobre los que diferentes gobiernos franceses han intervenido para su salvamento y que pasarán a manos del italiano Fiancantieri.

Alexis Kohler junto a Emmanuel Macron en el Elíseo, el 24 de mayo de 2017. (Reuters)
Alexis Kohler junto a Emmanuel Macron en el Elíseo, el 24 de mayo de 2017. (Reuters)

La cuestión es si Kohler participó en las diferentes negociaciones sobre ese asunto, si eran plenamente conocidas sus relaciones con la naviera y si le benefició desde los puestos que ocupó en el servicio público. Porque a comienzos de los años 2010 trabajó en la Agencia de Participaciones del Estado (APE), en concreto en el sector de los transportes, y en virtud de sus funciones representaba al accionista público en los consejos de administración de Renault, Aeropuertos de París, pero también de STX.

Para Anticor, "Alexis Kohler no podía ignorar que había un conflicto de intereses al representar al Estado francés" en una empresa como STX cuando "su familia era propietaria de uno de sus principales clientes".

Más adelante, entre mayo de 2012 y marzo de 2014, fue director adjunto del gabinete del entonces ministro de Economía y Finanzas, Pierre Moscovici, actual comisario de Asuntos Económicos y Monetarios. Desde agosto de 2014 a agosto de 2016 fue director de gabinete de Macron, que en ese periodo fue el titular de Economía, periodo en el que se siguió discutiendo del futuro de los astilleros de STX en Saint Nazaire.

En agosto de 2016, y durante varios meses, pasó al sector privado, en concreto como director financiero de MSC hasta que tras la victoria del actual presidente se convirtió en el "número uno" de la administración del jefe del Estado. Según el Elíseo, que considera la sospechas sobre Kohler desprovistas de todo fundamento, la mano derecha del presidente informó siempre a su jerarquía de sus vínculos personales con MSC y no intervino en la toma de decisiones.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios