Un hotel de lujo en una antigua isla pirata: así es el punto de reunión de Trump y Kim
  1. Mundo
prevista para el 12 de junio

Un hotel de lujo en una antigua isla pirata: así es el punto de reunión de Trump y Kim

Lleva el nombre de la estrella más brillante de la constelación de Auriga, Capella, y es un 'resort' de cinco estrellas con 112 habitaciones, suites y villas en la isla de Sentosa

Foto: Un hotel de lujo en una antigua isla pirata: así es el punto de reunión de Trump y Kim
Un hotel de lujo en una antigua isla pirata: así es el punto de reunión de Trump y Kim

El encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo norcoreano, Kim Jong-un, está previsto para el 12 de junio.Si ésta sigue adelante, se celebrará en un lujoso hotel de cinco estrellas de la isla de Sentosa, en Singapur. Sentosa se traduce del malayo como 'paz y tranquilidad', que a su vez procede del sánscrito 'satisfacción'; no obstante, el nombre original de esta isla, situada al sur de Singapur, era Pulau Blakang Mati, que erróneamente se ha traducido al inglés como 'island of death from behind' o 'island of death behind'—lo que al castellano podría traducirse como 'isla de la muerte por la espalda' o 'isla detrás de la muerte'—.

El hotel Capella, con 112 habitaciones, suites, villas y casas individuales, presume de tener un servicio "sin igual" —avalado por muchos de sus usuarios en las diferentes plataformas de puntuación de locales de restauración y hostelería, como TripAdvisor— en un entorno idílico. A finales de los sesenta se convirtió en un destino de vacaciones, con más de 3 kilómetros de costa divididos en tres pequeñas playas y multitud de atracciones: un inmenso acuario donde se puede nadar con delfines, varias torres desde donde observar la grandeza de la isla o un fuerte restaurado de la Segunda Guerra Mundial con recreaciones a tamañor real de armamento militar.

Foto: Donald Trump se reúne con la delegación norcoreana en la Casa Blanca, esta tarde. (EFE)

No obstante, el pasado de la isla tiene una historia más oscura. Antes incluso de la colonización inglesa, Singapur ya era un punto comercial emergente, muy frecuentado por los comerciantes. Cuenta la historia que antes de que los británicos y los españoles comenzaran su proceso de colonización del este, Pulau Blakang Mati se convirtió en un refugio pirata: al parecer, los piratas llegaron a la isla y saquearon todo, antes de matar a los habitantes de la misma.

Una leyenda cuenta que en el siglo XIX un brote de fiebre casi acabó con la población local

Hay muchas historias en torno a todo lo que ocurrió en esta isla. Una de las leyendas también apunta a que esa referencia a la muerte procede de un brote de fiebre que tuvo lugar en torno a 1840 y que acabó por casi aniquilar a toda la población local. Era un tipo de fiebre provocado por los humos miasmáticos procedenjtes de las hojas podridas y de las aguas pantanosas de la isla: más tarde se supo que se había tratado de la propagación de la malaria provocada por un mosquito.

Ocupación japonesa

Otras apuntan a los asesinatos perpetrados por los soldados nipones durante la ocupación japonesa de 1942 a 1945, que habrían matado durante estos años a los lugareños de las playas. En esta época la isla se convirtió en un campo de prisioneros para soldados británicos.

Isla de Sentosa, en Singapur | Reuters
Isla de Sentosa, en Singapur | Reuters

Cuentan algunos libros que la plata del Ejército británico se enterró bajo tierra antes de la llegada de los japoneses. Cuando éstos llegaron, fueron miles las personas que murieron en una operación llevada a cabo para purgar elementos contrarios a Japón de la comunidad china. Muchos de los chinos de entre 18 y 50 años fueron ejecutados o lanzados al mar.

Las tragedias no se quedaron en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial: ya reconvertido en un 'hub' turístico, la isla de Sentosa fue escenario de varios accidentes con desenlace trágico: en 1983 dos vagones del teleférico turístico se hundieron en el mar después de que éste recibiera el impacto de un petrolero. Después, en el parque acuático que se construyó durante el 'boom' turístico, una niña de ocho años murió en el año 2000 al volcar la balsa en la que iba: el parque cerró dos años después.

Singapur Gobierno de Donald Trump Kim Jong-un
El redactor recomienda