revuelo en las redes sociales

Machismo y besos forzados: el presidente de Filipinas y la TV argentina crean polémica

Duterte y dos periodistas argentinos han compartido controversia este fin de semana: todos ellos besaron de forma forzada a una mujer ante los ojos de miles de personas

Foto: El presidente filipino le pide a una mujer que le bese en un acto en Seúl.
El presidente filipino le pide a una mujer que le bese en un acto en Seúl.

¿Qué tienen en común el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, y el presentador de televisión argentino Mariano Sebastián Luján, más conocido como 'Mariano Iúdica'? Podría parecer que nada, dada la distancia que existe entre ellos, tanto en cuanto a su profesión como con respecto a su lugar de residencia. Sin embargo, los dos han sido protagonistas este fin de semana de una polémica similar: un beso forzado que ha provocado las críticas por el machismo existente, tanto en el Gobierno filipino como en la televisión argentina.

El caso de Duterte tuvo lugar este domingo, en un encuentro con la comunidad filipina expatriada en Corea del Sur. Antes de terminar su discurso, Duterte bromeó diciendo que regalaría un libro a cambio de un beso y pidió alguna voluntaria entre los asistentes. "Nada de hombres. Quien suba me tiene que pagar con un beso. ¿Estáis preparadas para besarme?", preguntó, tal y como recoge el diario filipino 'Philippine Star'. Entregó un ejemplar de 'Altar de los secretos: sexo, política y dinero en la Iglesia católica filipina' a una mujer, trabajadora en Seúl, y la besó en los labios.

A pesar de que el mandatario filipino, polémico impulsor de la 'guerra contra las drogas', que ha provocado miles de muertes entre los narcotraficantes del país, pidió a los espectadores que no se tomaran en serio el beso, que no era más que "un truco" para hacer feliz a la gente. Sin embargo, su advertencia no surtió efecto y las redes sociales se llenaron de críticas contra el mandatario, al que acusaron de mostrar una actitud inapropiada e intolerable. No es la primera vez que Duterte es acusado de misoginia y sexismo: hace apenas unos meses, durante un encuentro con antiguos miembros del Nuevo Ejército Popular (NEP) filipino, el presidente recomendó "disparar en la vagina" a las rebeldes. "Así, si no tienen vagina, serían inútiles", añadió.

Un día antes, durante el aniversario de la Autoridad de Desarrollo y Economía Nacional, aseguró que no se sentía atraído por las mujeres extranjeras porque tenían un olor "extraño", sentimiento que le ayudaba a ser fiel a las mujeres filipinas. "De lejos, son hermosas porque son exóticas. Pero cuando estás cerca, su olor es extraño... No, no, no. Yo soy fiel a la mujer filipina. No tiene por qué ser solo a una mujer, pero soy fiel a la filipina porque es 'fragante".

La televisión argentina, otra controversia

Este mismo fin de semana fue el caso de Mariano Iúdica, presentador de 'Involucrados', un programa de la cadena América TV que comparte con Pía Shaw. El programa, enfocado a una 'noche loca' de un futbolista, el periodista Guido Zaffora le plantó un beso a la conductora del 'show'. Sin embargo, la escena no terminó ahí: el propio Mariano Iúdica comenzó a perseguir a su compañera para tratar de recibir un beso.

La periodista, aparentemente molesta, corrió por el plató para impedir que el presentador consiguiera su objetivo. Al día siguiente de la polémica, el propio Mariano Iúdica explicó que no había pedido disculpas a Pía Shaw porque "es una amiga y se trató de una broma". "Pero sí tuve que pedir disculpas a mis hijas, que me dijeron de todo y me hicieron entender que en televisión eso no se hace más. Como cualquier tipo de más de 45 años, tengo que aprender que hay cosas que no hay que hacerlas más", señaló, según recoge el diario digital argentino 'Infobae'.

No obstante, insistió en que la presentadora no se lo había tomado a mal. "Pía es amiga de mi mujer, de mis hijas. Fue una broma y ella lo entendió así también", explicó. La propia presentadora escribió en su perfil de Twitter, agradeciendo la "preocupación de todos" pero explicando que "lo que sucedió en el programa no fue más que una situación de humor pactada" entre todos los compañeros. "Tanto Iúdica como Zaffora son mis amigos y excelentes compañeros de trabajo", agregó. Aun así, a muchos telespectadores no terminó de hacerles gracia la escena.

"El sábado que viene pueden jugar a la toma de rehenes y el siguiente, a la violencia infantil", escribía en Twitter @CoronelGonorrea. Al mismo tiempo, @egocripta daba su apoyo a Shaw en el caso de que la escena no hubiera sido pactada, pero advertía de que en caso de haberlo sido, como la propia presentadora había dicho, "la teatralización de una mujer siendo forzada y violentada no tiene nada de humorístico".

De hecho, la respuesta de la propia Shaw también ha preocupado entre los tuiteros. "Ahora me angustia pensar que a Pía Shaw la hayan presionado para decir que el acoso fue consentido, bajo amenaza de perder su trabajo. Qué mierda", escribió @silvinamarq. Otra usuaria, @micctorres, explicaba a la conductora del programa que ese tipo de escenas no pueden ser humor. "Te besó forzadamente, se burló de la diversidad y dijo que si besas a uno tienes que besar a todos, que solo fomenta la cultura de la violación. Haya sido pactado o no, está mal. Igual es obvio que te mandaron decir esto. Fuerza, y ojalá no te vuelva a pasar".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios