ANTE LA TENSIÓN POLÍTICA EN ESPAÑA

¿Otra crisis europea? Miedo a las turbulencias políticas en España e Italia

A nadie se le escapa que el vuelco político vivido en España ha creado una inquietud palpable más allá de nuestras fronteras, con Italia como telón de fondo

Foto: Escolano con el presidente del BCE, Mario Draghi, en Bruselas. (EFE)
Escolano con el presidente del BCE, Mario Draghi, en Bruselas. (EFE)

"España es un ancla estable dentro de una Unión Europea". Así sacaba pecho este jueves el ministro de Economía, Román Escolano, después de que el Gobierno lograra sacar adelante los presupuestos generales con el apoyo del PNV. Veinticuatro horas después, también desde Bruselas, Escolano dice que se reafirma en sus palabras. Pero a nadie se le escapa que el vuelco político vivido en España ha creado una inquietud palpable más allá de nuestras fronteras.

Mariano Rajoy, habitualmente impasible, no ha podido ocultar hoy su frustración. Tras meses de tira y afloja para lograr sacar adelante el presupuesto, cuando por fin veía bien cimentado el resto de legislatura, la sentencia del caso Gürtel —que condena al Partido Popular por corrupción— ha creado un terremoto político, con el propio presidente del Gobierno en su epicentro.

El mensaje al que se agarra la Moncloa es el de que la moción de censura presentada a trámite por el PSOE contra Rajoy es "mala para España y para los españoles". El momento, con el conflicto en Cataluña aún cociéndose, no es oportuno. Y así lo ha reiterado en Bruselas el ministro Escolano, quien ha esperado un par de horas antes de presentarse ante la prensa para seguir la comparecencia de Rajoy. El ministro ha replicado sus palabras y ha lamentado la creación de "incertidumbre política".

Rajoy ha descartado convocar elecciones anticipadas para preservar la estabilidad. (Reuters)
Rajoy ha descartado convocar elecciones anticipadas para preservar la estabilidad. (Reuters)

Con Italia en plena formación de un Ejecutivo que pondrá, por primera vez, a una de las grandes economías europeas en manos de populistas y eurófobos, la Unión Europea no gana para sustos. España lleva desde octubre prácticamente fuera de juego, a cuenta de la tensión en Cataluña. Pero nadie, más allá de nuestras fronteras, se esperaba que estallara un caso que pusiera al Gobierno de Mariano Rajoy en la cuerda floja.

Tanto si la moción de censura prospera, como si se convocan nuevas elecciones, el momento no podía ser menos propicio en términos europeos. La UE ya tiene bastante con gestionar la incertidumbre que llega desde Italia. Este jueves, los ministros de la Eurozona se han empeñado en mostrar calma ante la inminente toma de poder del Movimiento Cinco Estrellas y La Liga en Roma. Tras meses de especulaciones, se espera ya con cierta impaciencia la formación de Gobierno, para ver a qué hecho, y no declaraciones, atenerse.

Solo Edward Scicluna, ministro de Finanzas maltés, dejó ver la tensión que subyace en la eurozona y, en general, la Unión Europea. Italia puede seguir los pasos de Grecia si entra en una dinámica de "gastar y pedir prestado, gastar y pedir prestado", aseguró. Sin llegar a esos extremos, y justo ahora que Atenas se encamina al final de una década de rescates financieros, la incertidumbre en Italia está pasando ya factura en los mercados, con la prima en cotas similares a las alcanzadas durante la crisis del euro.

¿Otra crisis europea? Miedo a las turbulencias políticas en España e Italia

La inesperada guinda del pastel es la crisis política española. El miedo ha cundido entre los inversores después de que Ciudadanos haya anunciado que retira su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy. Las consecuencias no han tardado en dejarse de notar: el Ibex 35 ha perdido los 10.000 puntos con un abrupto giro a la baja y la prima de riesgo se ha disparado más de un 20%.

Con este panorama, Escolano ha advertido al PSOE, Ciudadanos y resto de fuerzas políticas de las consecuencias que puede tener el aumento de la tensión política. "Puedo asegurar que la estabilidad política en España es un elemento central para la confianza en los mercados, de los inversores, donde la inversión privada un gran motor de la economía y todos sabemos la importancia de la confianza para ellos", ha avisado.

El ministro español, no obstante, ha aprovechado también su estancia en la capital europea para mandar varios mensajes de tranquilidad. "A cualquier inversor le transmitiría que España es un país en crecimiento, de las economías más dinámicas de Europa y entre estas, de las que mejores fundamentos económicos tiene", ha dicho. Al mismo tiempo, por el momento Economía se aferra a sus previsiones de crecimiento para este y el próximo año.

Más allá de la cuestión económica, la nueva crisis política deja aún más tocada a España, que ya se ha quedado bastante al margen de las grandes decisiones sobre el futuro de la eurozona que se están fraguando en la Unión Europea, tanto por incomparecencia, como por haber volcado sus energías en Cataluña. Y este es un tren que el país —que hace apenas unos meses aspiraba a consolidarse en el grupo de los grandes con Francia, Alemania e Italia— no puede permitirse perder.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios