Estados Unidos (EEUU): La UE desempolva su arma cubana para protegerse de las sanciones de EEUU en Irán
cubre empresas de la UE ante sanciones de EEUU

La UE desempolva su 'arma cubana' para protegerse de las sanciones de EEUU en Irán

Tras 70 años de cooperación entre la Unión Europea y Estados Unidos, al viejo continente no le ha quedado más remedio que reconocer que hoy Washington es un problema

Foto: Juncker y Tusk anuncian las medidas de la UE para protegerse ante Trump. (Reuters)
Juncker y Tusk anuncian las medidas de la UE para protegerse ante Trump. (Reuters)

Los tiempos están cambiando. Y, sin embargo, a veces parecen retroceder. Tras 70 años de cooperación entre la Unión Europea y Estados Unidos, al viejo continente no le ha quedado más remedio que reconocer que, a día de hoy, Washington es un problema. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, con su apuesta por hacer uso del poder de la primera potencia mundial para imponerse, antes que dialogar, con sus socios, ha convencido a la UE de que debe protegerse también de sus posibles envites. Y, para ello, ha decidido desempolvar un arma inédita, acuñada en los noventa, para protegerse de la agresivas políticas de Washington para reforzar el bloqueo de Cuba.

La decisión de Trump de abandonar, unilateralmente, el acuerdo nuclear con Irán en contra de la opinión de los europeos ha sido la gota que ha colmado el vaso, tras el desplante del acuerdo climático de París y la amenaza de imposición de aranceles. "La UE seguirá en el acuerdo mientras Irán cumpla con sus compromisos de manera completa", ha asegurado Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, al término de la cumbre de los Balcanes, celebrada este jueves en Sofía. Y no solo eso.

En la cena que precedió en la noche del miércoles a un encuentro marcado por la tensión transatlántica, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE dieron su visto bueno a desempolvar el llamado 'estatuto de bloqueo', un complejo conjunto de medidas destinadas a proteger a empresas e instituciones europeas de las sanciones secundarias estadounidenses. Entre otras cosas, estipula que en determinados supuestos, los tribunales de terceros países no tienen validez sobre la UE.

Esta medida fue creada en 1996 en respuesta a la Ley Helms-Burton estadounidense que reforzaba el bloqueo en Cuba, cuando EEUU amenazó con perseguir a las empresas internacionales que comerciaran con la isla. La Administración de Bill Clinton, presidente entonces, terminó por recular y dejó fuera a las empresas europeas, con lo que el 'arma' nunca tuvo que usarse. Su efectividad, por tanto, no está probada, más allá de su uso como medida disuasoria. Y disuadir a Donald Trump, como ya ha quedado claro, no es tarea fácil. Pero Bruselas confía en que sirva para "estar preparados para reaccionar en cualquier momento que se vean afectados los intereses europeos" en Irán, en palabras de Tusk.

La Comisión Europea ha confirmado que activará el 'estatuto de bloqueo' este viernes, a las 10:30, hora de Bruselas. "Tenemos que proteger a nuestras empresas, especialmente las pymes, no podemos dejarlas solas. Tenemos que evitar estos efectos extraterritoriales que las sanciones americanas pueden conllevar", ha explicado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en Sofía. El estatuto de bloqueo prohíbe a las empresas europeas que cumplan con las sanciones impuestas por EEUU. Pero su efectividad está en entredicho, dado que la amenaza de represalias por parte de EEUU afecta a todas aquellas empresas que están expuestas a operaciones con dólares o al sistema financiero estadounidense, en la práctica todas las grandes multinacionales europeas. Por ello, las pymes serán clave.

Otra de las medidas que se manejan es la posibilidad de permitir al Banco Europeo de Inversión facilitar fondos a empresas europeas que quieran desarrollar su negocio en Irán, algo que las autoridades iraníes ven con buenos ojos. El objetivo es lograr mantener la pequeña ventana abierta a la inversión en Irán a raíz de la firma del acuerdo nuclear en 2015. Además, en un gesto de buena voluntad, el comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete, viajará este sábado a Irán para mantener contactos con las autoridades persas. Los europeos son conscientes de que si no lo logran, Teherán no tendrá ningún incentivo para seguir cumpliendo con el acuerdo, especialmente ahora que las alas más radicales exigen responder con dureza al desplante estadounidense.

No hay ninguna garantía de que la estrategia anunciada este jueves vaya a detener el éxodo de empresas europeas del país persa. Desde Sofía, Emmanuel Macron ha reconocido que no pueden "obligar a ninguna empresa a quedarse en Irán". "Esa es la realidad del asunto, hay límites en lo que podemos hacer", ha reconocido, después de que la petrolífera gala Total anunciase su decisión de retirarse del país. Macron ha indicado que, no obstante, la UE espera poder dar un paraguas a las empresas que quieran seguir en el país, y ha aclarado que no pretende entrar ahora en una guerra de sanciones con EEUU. "No vamos a meternos ahora en una guerra comercial con Estados Unidos por Irán: no vamos a imponer sanciones o contrasanciones contra empresas estadounidenses. Esto no tiene ningún sentido", ha asegurado.

La UE observa con preocupación el efecto que la retirada de sus empresas puede tener en la región, más allá de sus propios intereses comerciales. En concreto, inquieta que China y Rusia tomen el relevo de los europeos, fortaleciendo su posición en Irán, un país clave para la estabilización —o desestabilización— de Oriente Medio.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios