debería haber cumplido hace más de diez años

Bruselas no lleva a España ante la justicia por la contaminación… de momento

Bruselas anunciará hoy que lleva a seis países, entre ellos Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, ante la justicia comunitaria por la contaminación. España se libra, de momento

Foto: Cada año mueren 400.000 personas en la UE por enfermedades relacionadas con la contaminación (EFE)
Cada año mueren 400.000 personas en la UE por enfermedades relacionadas con la contaminación (EFE)

Los irreductibles galos que inmortalizaron Goscini y Uderzo solo temían una cosa: que el cielo cayera sobre sus cabezas. Hoy, a ojos de Bruselas, el peligro que corren los franceses -así como sus vecinos alemanes, italianos, británicos, húngaros y rumanos- es que cuando levanten los ojos lo único que vean sea algo más peligroso que los dioses antiguos: una severa contaminación.

Tras más de una década haciendo la vista gorda, a la Comisión Europea se le ha acabado la paciencia. Hoy anunciará que lleva a seis países, entre ellos Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, ante la justicia comunitaria por incumplimiento. Bruselas sabe que las capitales han tenido tiempo de sobra para ajustarse a las normas europeas que marcan el máximo de contaminantes que pueden acumularse en la atmósfera. Y no lo han hecho.

España, en cambio, se libra por el momento del castigo. ¿El motivo? Pese a que en puntos como Madrid y Barcelona el cúmulo de contaminación es una constante preocupante, el país ha dado muestras de estar actuando para poner remedio a la situación. Fuentes europeas explican a El Confidencial que se considera que, aunque rezagada, España va por la buena senda.

"Las medidas puestas en marcha o planeadas parecen ser las adecuadas para hacer frente a las carencias detectadas si se implementan completa e inmediatamente. La CE continuará revisando de cerca las medidas y compromisos adoptados", ha explicado Vella. Dicho de otro modo: Bruselas acepta los compromisos presentados por el Gobierno, pero vigilará de cerca su aplicación. Y en caso de que estos no se cumplan, podría intervenir. Una situación similar a la que se plantea ahora a Eslovaquia y República Checa.

"No les estamos llevando (ante la justicia), no les estamos aplicando una infracción, pero esto no significa que los tres Estados miembros se vayan de rositas", afirmó Vella. En el caso de España, el Gobierno ha alegado siempre que el problema no es generalizado, sinno que se concentra en unos puntos especialmente complicados, entre ellos Madrid y Barcelona. Ambas ciudades presentan un exceso de dióxido de nitrógeno (NO2) en su atmósfera, mientras que Avilés (Asturias) y Villanueva del Arzobispo (Jaén) rebasan los llímites permitidos de partículas en suspensión (PM10).

Los otros seis afectados no pueden decir que la decisión les pilla por sorpresa. Enero, el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, lanzaba una clara advertencia a los países que arrastran los pies: "No podemos esperar más”. En 2005 venció el plazo para cumplir los objetivos de reducción de las partículas en suspensión (PM10) -tan finas que las respiramos y pueden penetrar en nuestro cuerpo por los pulmones- y en 2010, el del dióxido de nitrógeno (NO2).

No se trata solo de una cuestión medioambiental, sino también de salud: cada año mueren 400.000 personas en la UE por enfermedades relacionadas con "nuestra incapacidad de gestionar el problema" de la contaminación del aire, en palabras de Vella.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios