Gobierno de Donald Trump: Trump retira a EEUU del acuerdo nuclear con Irán
tacha a la república islámica de estado terrorista

Trump retira a EEUU del acuerdo nuclear con Irán

Tal y como se esperaba, Trump retira a EEUU del decisivo pacto firmado en 2015 entre el Grupo 5+1. Estas son las claves del acuerdo que la ONU y la UE insisten en mantener

Foto: El presidente estadounidense, Donald Trump, recibe al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu en la Casa Blanca. (EFE)
El presidente estadounidense, Donald Trump, recibe al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu en la Casa Blanca. (EFE)

Donald Trump anuncia la retirada de EEUU del acuerdo nuclear con Irán. Tal y como se esperaba, Trump cancela unilateralmente el decisivo pacto firmado en 2015 entre el Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia más Alemania) y la República Islámica, destinado a contener sus actividades atómicas a cambio de un alivio de las sanciones. Y lo hace pese a que el resto de potencias firmantes insiste en la necesidad de mantener el acuerdo y la ONU reitera su apoyo al denominado Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), aunque se muestra abierta a "construir sobre la base" del mismo.

Tras describir a Irán como "el mayor exportador de terrorismo del mundo", Trump ha declarado que el pacto es "una gran vergüenza para mí como ciudadano. Un acuerdo constructivo podría haber sido fácilmente alcanzado en su momento, pero no se hizo". El presidente ha asegurado -sin aportar evidencias adicionales y aparentemente basándose en los documentos hechos públicos este lunes por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu- que Irán mantiene un programa nuclear. "En el corazón del acuerdo residía una ficción gigantesca", ha afirmado.

Además, el presidente ha comunicado que se dispone a firmar una nueva batería de sanciones contra el país, que pueden afectar a aquellos países que cooperen con el supuesto programa nuclear iraní. "Si el régimen continúa con sus aspiraciones nucleares, tendrá más problemas de los que haya tenido nunca", ha asegurado.

Irán seguirá si se garantizan sus intereses

Irán, por su parte, permanecerá en el acuerdo nuclear si se garantizan sus intereses. El presidente iraní, Hasan Rohaní, anunció que "continuará" en el pacto si se garantizan sus intereses y tomará "decisiones" más adelante en caso contrario. "Debemos ser pacientes para ver cómo los otros países reaccionan", dijo Rohaní en un discurso aludiendo al resto de firmantes del pacto: Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania. La ONU, por su parte, ha llamado al resto de países firmantes del acuerdo a seguir cumpliendo con el pacto.

El presidente francés Emmanuel Macron ha sido uno de los primeros líderes mundiales en reaccionar al anuncio, asegurando que "Francia, Alemania y el Reino Unido lamentan la decisión" en su cuenta de Twitter. Además, Macron ha apuntado a la intención europea de establecer un nuevo pacto con Irán, que permita abordar todas las áreas que, según los críticos, fallan en el actual. "Trabajaremos de forma colectiva en un acuerdo más amplio que cubra la actividad nuclear, el período post-2025, la actividad balística, y la estabilidad en Oriente Medio, especialmente en Siria, Yemen e Irak", ha asegurado. Por su parte, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk ha asegurado que "los líderes europeos abordarán estas cuestiones en la cumbre de Sofía de la semana que viene".

Para qué sirve el acuerdo

Tras dos años de duras negociaciones, Irán y el Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia más Alemania ) rubricaron en julio de 2015 el pacto que limita el programa atómico de la República Islámica a cambio del levantamiento de sanciones, pero que no incluía ninguna referencia al armamento convencional o a la expansionista política exterior de Teherán. En la firma, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) e Irán acordaron una hoja de ruta para poder certificar antes de 2016 si el programa nuclear perseguía o no un fin militar.

La cuestión del enriquecimiento de uranio (reducir la concentración de uno de los isótopos de uranio al tiempo que se aumenta la de otro para que pueda utilizarse en procesos de fisión) fue la clave de la negociación. El temor de la comunidad internacional -especialmente de Israel- era que las centrifugadoras que se utilizan para enriquecer uranio a bajo nivel, empleado como combustible, se usasen para producir uranio altamente enriquecido, utilizado en el armamento nuclear. El acuerdo fijó que Teherán no podría enriquecer uranio por encima de un 3,67% durante un plazo de 15 años; después, tendrá libertad absoluta de enriquecimiento.

Desde la firma del acuerdo, el OIEA ha confirmado en varias ocasiones el cumplimiento de los compromisos asumidos por Teherán. Ante las acusaciones de Israel sobre la existencia de un programa militar "secreto", el organismo señala que sus inspectores han accedido a todas las instalaciones y sostiene que “no hay indicios creíbles de actividades relevantes para el desarrollo de explosivos nucleares después de 2009”.

Por qué Trump va a romperlo

El Gobierno de EEUU asegura que, son "auténticos". Teherán "ha mentido repetidamente al Organismo Internacional de Energía Atómica" y "ha mentido sobre su programa a los seis países con los que negoció" el acuerdo nuclear de 2015, afirmó este lunes el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, exdirector de la CIA, en un comunicado.

Desde que llegó a la presidencia, Trump ha acercado posturas con Israel y Arabia Saudí, los grandes enemigos de Irán, para insistir en que el pacto original firmado por la Administración Obama “es un mal acuerdo con fundamentos degradados” que necesita ser revisado. El presidente anunció en octubre una nueva hoja de ruta para la República Islámica, en la que reiteró que el pacto no está en el "interés nacional" de EEUU y pidió al Congreso y a sus aliados internacionales colaboración para corregir los "defectos graves" del acuerdo. Su política hacia Irán "afrontará las acciones hostiles" de un "régimen fanático" que es "el principal patrocinador del terrorismo" en el mundo.

Como resultado, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller Angela Merkel visitaron Washington para proponer a Trump un acuerdo nuclear nuevo y más severo que el anterior.

Qué pasará tras la retirada

Las sanciones, impuestas en 2012, redujeron a la mitad las exportaciones de petróleo y tuvieron un efecto devastador en la economía que empujó a Irán a regresar a la mesa de negociaciones. El acuerdo y el consiguiente levantamiento progresivo de las sanciones convencionales permitieron que la venta de crudo iraní se disparase hasta los 2,6 millones de barriles diarios. Además, el dinero retenido en cuentas bancarias del exterior fue desbloqueado y cientos de entidades, como el Banco Central o la Empresa Nacional Iraní de Petróleo, salieron de la 'lista negra'.

Ahora, Trump espera forzar a Teherán a aceptar mayores restricciones renovando dichas sanciones. El impacto de éstas, sin embargo, no será tan dramático como en 2012, al menos no en el corto plazo. Según la legislación estadounidense, las sanciones se harán efectivas en seis meses. Asimismo, es probable que países como China o India desdeñen la decisión de Washington y sigan comprando petróleo de Irán, que produce unos 3,6 millones de barriles de crudo al día, cantidad que espera aumentar en los próximos años a 4,7 millones, y que tiene las mayores reservas de gas del mundo.

Cómo responderá Irán

En el corto plazo, Irán puede intentar aislar a EEUU trabajando con el resto de potencias para mantener el acuerdo siempre que sus intereses se vean garantizados. No obstante, el presidente Hassan Rohaní se encuentra bajo presión política para demostrar los beneficios económicos del acuerdo, cuestionado también por sus rivales de 'línea dura'. La ola de inversiones extranjeras no acaba de materializarse -el único contrato de peso en el sector petrolero, firmado por la francesa Total y con una inversión de 4.800 millones, está en el aire a la espera de la decisión de Trump-, en parte por la incertidumbre generada por el presidente de EEUU.

Si los inversores europeos huyen de la República Islámica, Teherán podría concluir que mantenerse en el acuerdo no conlleva ningún beneficio. El Gobierno iraní podría entonces lanzarse a romper los límites al enriquecimiento de uranio que fijó el pacto y retomar otras actividades nucleares.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios