LA INAUGURACIÓN DEL PUENTE DE CRIMEA

La obra del siglo de Rusia, un balón de oxígeno para sus intereses geoestratégicos

El proyecto de ingeniería más ambicioso de Rusia hasta la fecha, que ha costado 3.022 millones de euros a las arcas públicas, ha sido inaugurado en su tramo para automóviles

Foto: Vladimir Putin durante una visita a las obras del puente de Crimea sobre el estrecho de Kerch, el 14 de marzo de 2018. (Reuters)
Vladimir Putin durante una visita a las obras del puente de Crimea sobre el estrecho de Kerch, el 14 de marzo de 2018. (Reuters)

La mastodóntica estructura zigzaguea a lo largo de 19 kilómetros. Alrededor de 7.300 pilotes soportan los 595 pilares del proyecto de ingeniería ruso más ambicioso hasta el día de hoy: el puente sobre el estrecho de Kerch, conocido coloquialmente como puente de Crimea.

Los coches han comenzado ya a circular para cubrir la ruta que separa la península de Crimea de la región de Krasnodar. El toque de atención de Vladimir Putin el pasado 14 de marzo ha terminado por acelerar la inauguración de la parte del puente dedicada al tránsito de automóviles, que estaba prevista para finales de 2018, pero que será inaugurada durante el mes de mayo.

¿Qué significa para Rusia su construcción?

"La apertura del puente de Crimea puede influir positivamente sobre la industria turística y de recreo, tanto en la península como en la región de Krasnodar", asegura a El Confidencial Alexéi Mujin, analista del 'think tank' Club Valdái y director general del Centro de Información Política de Moscú.

Mujin vislumbra "un posible aumento de las inversiones en la región a corto plazo", dado que la península se convertirá "en un atractivo muy interesante para los inversores".

Para poder comprender la verdadera trascendencia del puente hay que remontarse al 21 noviembre de 2013. El Euromaidán de Kiev, un movimiento europeísta y nacionalista que recorrió la capital ucraniana a partir de esa fecha exacta, acabó propiciando el derrocamiento del entonces presidente electo, el prorruso Viktor Yanukovich. La suspensión de la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea el día anterior, el 20 de noviembre, generó un movimiento de protesta que aglutinó a estudiantes, a la iglesia ortodoxia ucraniana y a la oposición política, incluidos sectores ultraderechistas como el Pravy Sektor.

Arrastrada por la ola de indignación e incertidumbre que sacudió toda Ucrania, Rusia entró en pánico. Y ante el temor a perder la salida al mar que le dispensaba la Flota del Mar Negro, cuya base está precisamente en Sebastopol (Crimea), el Kremlin decidió dar un paso que acabaría lastrando sus relaciones diplomáticas y económicas con gran parte de los países occidentales: se anexionó Crimea tras la celebración de un referéndum celebrado el 16 de marzo de 2014.

Imagen de las obras en el puente de Crimea, en la región de Krasnodar, el 25 de abril de 2018. (Reuters)
Imagen de las obras en el puente de Crimea, en la región de Krasnodar, el 25 de abril de 2018. (Reuters)

Características del proyecto

Las obras en sí de construcción comenzaron en 2016, si bien los primeros pasos se habían producido ya en 2015. Las labores han durado 860 días, poco más que dos años, según el departamento de prensa de Krimski Most.

Los ingenieros tuvieron que tomar en consideración todas las posibles demoras que pudieran acontecer a causa de las duras condiciones climáticas. Mediante el uso de puentes temporales, los constructores abrieron acceso a diferentes secciones. También se instalaron equipos de predicción meteorológica para anticipar tormentas que pudieran ralentizar el ritmo.

Viktor Lobko, presidente de la Universidad Estatal de Ingenieros de Caminos de San Petersburgo, explica a El Confidencial que "los diseñadores han aprovechado la experiencia que recibieron durante la construcción de otros proyectos en diferentes partes del país, como el puente Russki de Vladivostok o el llamado Diámetro Occidental de Alta Velocidad de San Petersburgo".

El puente sobre el estrecho de Kerch se asienta sobre 800 pilotes vaciados de inmersión hasta los 45 metros, 5.500 pilotes de tubo de inmersión hasta los 45 metros y 1.000 pilotes de cuña de inmersión hasta los 16 metros. El uso de cada tipo de pilote se debe a las diferencias en el fondo marino. Una vez estrenada la parte automovilística, donde los coches pueden circular hasta los 120 km/h, en el 2019 le tocará el turno al ferrocarril.

"En cuanto al apartado ferroviario, su construcción supone una cantidad enorme de obras. Además de la parte ferroviaria propiamente dicha, se necesitan tramos de ferrocarril que conectarán el puente a las líneas de trenes ya existentes", prosigue Lobko.

Una de las peculiaridades ha sido que las obras se han llevado a cabo en los ocho tramos del puente simultáneamente, según Krimski Most. Así, los constructores comenzaron a erigir la estructura desde la parte inferior y la han concluido en su parte superior, como si se tratase de un edificio.

La mayor controversia tiene que ver con el hecho de que el Gobierno de Rusia contrató para realizar las tareas a la compañía Stroigazmontazh, de Arkadi Rotenberg. Tanto Rotenberg como su hermano son fieles aliados del presidente de Rusia, Vladimir Putin. El puente sobre el estrecho de Kerch ha costado oficialmente 227.920 millones de rublos -3.022 millones de euros-.

Defensa a ultranza del puente

La Guardia Nacional de Rusia ha creado, entrenado y desplegado sobre el terreno un departamento especial de buzos de élite para proteger el puente de Crimea de posibles sabotajes y actos terroristas. Según los medios rusos, los buzos militares contarán con fusiles de asalto anfibios ADS, que pueden ser utilizados tanto en tierra como debajo del agua. Cámaras de seguridad, radares de detección y sistemas de vigilancia submarina complementarán la defensa de la infraestructura estratégica.

"Pese a que parte de la información es clasificada, sabemos que el Ministerio de Defensa va a defender el puente con una serie de naves especiales, probablemente lanchas", concluye Mujin.

Durante las tareas de construcción se han hallado bombas de la Segunda Guerra Mundial y otros tipos de munición. No se descarta encontrar más material bélico en el futuro.

La importancia geoestratégica del puente es máxima para Rusia y para sus intereses en el territorio disputado de Crimea. La consecución de la obra ha logrado que la metáfora de la unión entre las partes peninsular y continental del país tenga ahora una concreción tangible.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios