impondrá multas a quien no cumpla las normas

Venecia se prepara para la marabunta: cierra calles y plazas y desvía cruceros este puente

La ciudad se prepara para recibir una cifra récord de turistas en los próximos cuatro días. A partir de mañana y hasta el 1 de mayo se segregará por un lado a los visitantes y a los habitantes por otro

Foto: Varios turistas en la plaza de San Marcos, uno de los puntos con más restricciones este puente. (Efe)
Varios turistas en la plaza de San Marcos, uno de los puntos con más restricciones este puente. (Efe)

Alerta negra en Venecia. La ciudad de los canales se prepara para recibir una cifra récord de turistas en los próximos días coincidiendo con el puente de mayo. Tanto es así, que el Ayuntamiento ha ideado un plan para reordenar el turismo segregando por un lado a los visitantes y a los habitantes por otro. Para hacerlo, implementará a partir de este sábado una serie de nuevas medidas que restringirán el movimiento de turistas y alejará a los coches de la ciudad. De no cumplir con estas normas, se procederá a imponer multas de hasta 500 euros.

Así, Venecia se prepara ya para cerrar calles, establecer desvíos y calles de sentido único así como trasladar las embarcaciones de motor desde la plaza de San Marcos y otros puntos neurálgicos de la ciudad a áreas menos céntricas. La ciudad toma nota así del colapso que sufrió en Semana Santa con calles embotelladas y largas colas en los 'vaporettos' que hizo que en algunos momentos Venecia fuera intransitable. Hasta 210.000 personas visitaron la ciudad en esos días, una cifra que se superará este puente.

Piazzale Roma, Strada Nova, San Marcos...

"Queremos defender y salvaguardar Venecia", asegura el alcalde Luigi Brugnaro, que considera que tomar estas medidas se ha hecho en común acuerdo con la UNESCO y con los residentes. Y es que uno de los principales objetivos es ese, proteger a los cada vez menos habitantes que tiene la ciudad y aquellos que cada día acuden a ella para trabajar. Para ellos, el Ayuntamiento les facilitará la libre circulación con el uso de la tarjeta 'Venezia unica', pero solo a ellos, no a los visitantes, que es una de las finalidades de esta tarjeta de transporte y de oferta cultural y turística de la ciudad.

Las principales restricciones se establecerán en puntos clave como la Piazzale Roma, donde finalizan su recorrido las líneas de autobús que unen Venecia con el resto de Italia. En este punto se encuentra el Puente de la Libertad, que une la ciudad con tierra firme. Solo podrán circular por él aquellos vehículos que hayan reservado aparcamiento en los parkings de Pizzale Roma y Tronchetto. Esta prohibición se extiende a taxis, vehículos privados y autobuses no regulares. Muy cerca de allí está la estación de Santa Lucía, principal punto de conexión ferroviaria entre Venecia y otros ciudades del país.

También habrá restricciones en la Strada Nova, una de las principales arterias peatonales de la ciudad. De hecho, por esta calle solo podrán transitar los residentes y visitantes regulares de la ciudad y aquellos turistas que se dirijan a los barrios de Cannaregio y Castello. Los que quieran ir a Rialto o la plaza de San Marcos deberán tomar otra alternativa, ya que esta calle tendrá una única dirección.

Los turistas colapsan uno de los puentes de Venecia. (Reuters)
Los turistas colapsan uno de los puentes de Venecia. (Reuters)


"Venecia es frágil"

Se verán también afectado el tránsito peatonal y acuático en el Puente de la Constitución, conocido también como Puente de Calatrava. Es uno de los tres únicos puentes que atraviesan el Gran Canal y comunica la Piazzale Roma con la estación de trenes de Santa Lucía. A las restricciones se sumará la Lista di Spagna, una de las calles más transitadas.

Respecto al transporte acuático, la plaza de San Marcos dejará de ser parada desde este sábado hasta el martes 1 de mayo. Todos los trayectos con este destino cambiarán la parada a Fondamenta Nuove, al otro lado de Venecia y alejada del casco antiguo.

Estos son los principales desvíos y restricciones que sufrirá la ciudad en los próximos días, aunque el Ayuntamiento no descarta ampliarlos. Por ello, insta a todos los visitantes a estar atentos a los perfiles de Twitter y Facebook del consistorio para informarse de las novedades.

Estas medidas establecidas para el puente de mayo son solo un ensayo. Venecia quiere dar un paso más en el control del turismo para gestionar los casi 30 millones de turistas que llegan cada año y ya está pensando en cortar el acceso al centro histórico en los días de mayor actividad turística. Sin embargo, para hacerlo necesita un permiso del Gobierno, que previsiblemente se incluirá en la nueva legislación que se está elaborando. "Venecia es frágil y llevaremos a cabo pruebas, pero independientemente de las críticas, no queremos alejar a los turistas. Si respetan la ciudad son bienvenidos", afirma Luigi Brugnaro.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios