Noticias de Oriente Medio: Este es el mayor temor de Israel
CON SU FRONTERA “MÁS AMENAZADA QUE NUNCA”

Este es el mayor temor de Israel

Pese al reciente ataque, Trump ha garantizado que EEUU “no tendrá una presencia indefinida en Siria”. Israel teme que Washington le deje solo ante la creciente presencia militar de Irán

Foto: Un soldado israelí carga con un proyectil cerca de Alonei Habashan, en los Altos del Golán. (Reuters)
Un soldado israelí carga con un proyectil cerca de Alonei Habashan, en los Altos del Golán. (Reuters)

Desde hace siete años, Israel mantiene un precario equilibrio ante el conflicto en Siria, país con el que está oficialmente en guerra desde 1967. El conflicto que devasta a su vecino quita el sueño al Gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu, pero su pesadilla no se llama Bashar al Assad sino Irán.

Israel comparte unos 80 km de frontera con Siria. Son los llamados Altos del Golán, dos tercios de los cuales están ocupados por Israel desde hace 50 años. Pese a no haber querido involucrarse directamente en este conflicto, Israel ha lanzado ataques esporádicos desde su frontera norte, bien para responder a la entrada en su territorio de aviones, drones u artefactos explosivos, bien para alcanzar objetivos que de alguna manera están vinculados a la creciente presencia de Irán en Siria.

El último ejemplo se produjo el pasado 9 de abril, cuando un bombardeo atribuido por Teherán al ejército israelí, destruyó la base aérea siria T-4, en la región central de Homs, ataque en el que murieron siete iraníes.

Israel mantenía desde febrero que esta base era operada por una unidad de la Guardia Revolucionaria iraní y que servía para transferir armas a la milicia chií libanesa Hizbulah. Según dijeron la semana pasada responsables militares israelíes, de esa base precisamente salió un dron el pasado 10 de febrero cargado de explosivos en dirección a Israel. El dispositivo fue derribado por el sistema de defensa israelí nada más entrar en su territorio. Aquel día Israel también perdió un avión de combate F16, alcanzado por un misil sirio, en los bombardeos que siguieron a la neutralización del dron. El 10 de febrero marcó un punto y aparte en la posición de Israel en el conflicto en Siria ya que fue la primera vez que Israel confirmó abiertamente un bombardeo en suelo sirio y que sufrió una pérdida material en esta guerra.

“Si los iraníes actúan contra Israel desde el territorio sirio, será el presidente sirio y su régimen quienes paguen el precio”, se han limitado a decir esta semana a la prensa responsables militares israelíes, sin confirmar oficialmente el bombardeo de la base T-4.

Desde hace meses, los expertos israelíes temen que Irán esté estableciendo bases y fábricas de armamento en Siria y en Líbano. Israel ve su frontera norte más amenazada que nunca.

“Israel siempre ha sido claro y ha dicho que no iba a intervenir en Siria salvo que nuestros intereses se vean amenazados por Irán y por sus movimientos de sofisticadas armas a Hizbulah. Que Irán no se sorprenda si Israel actúa de nuevo porque no podemos tolerar esa instalación de Irán, del Estado que pone en peligro nuestra supervivencia, tan cerca de nuestra frontera”, explicó el general de reserva y exconsejero de seguridad nacional Yaakov Nagel.

Solo frente a Irán

El pasado fin de semana Netanyahu ofreció un apoyo sin fisuras al ataque lanzado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra varios puntos en Siria donde se estaría desarrollando armamento químico. Según la prensa israelí, Netanyahu fue avisado previamente del bombardeo y conversó ampliamente con responsables estadounidenses sobre la preocupación de que la presencia iraní en el país vecino siga aumentando.

Pero Trump ha sido claro y ha garantizado que “Estados Unidos no está pretendiendo una presencia indefinida en Siria” y que en Oriente Medio, una región “turbulenta”, Estados Unidos será “un amigo” pero el destino de la zona recae “en manos de sus habitantes”.

“Los miedos israelíes son ahora que la Administración Trump crea que el asunto está zanjado con este bombardeo y deje a Israel solo frente a los peligros que supone la creciente presencia militar (iraní) en Siria”, alertaban el pasado fin de semana expertos en seguridad del Gobierno al diario 'Times of Israel'.

Una de las esperanzas de Israel es que el próximo 12 de mayo, Trump no valide o ponga condiciones muy claras para seguir suscribiendo el acuerdo suscrito por seis países, entre ellos Estados Unidos, e Irán para controlar el programa nuclear de Teherán. Trump ha manifestado que el pacto firmado por su predecesor, Barack Obama, es un mal acuerdo, pero hasta ahora lo ha ido suscribiendo y renegociando con los otros países firmantes.

Para Chuck Freilich, exconsejero para la seguridad nacional israelí, “un ataque a Irán no está ahora en la agenda de Estados Unidos”. “Sólo quedaría la opción de que Israel se defienda solo y lance un ataque contra Irán, lo cual no serviría de gran cosa ya que solo retrasaría algunos años el programa iraní y provocaría una guerra con Irán y probablemente con Hizbulah”, escribió en una columna publicada en el diario 'Haaretz'.

El papel de Rusia

Un informe publicado en febrero por la organización internacional Crisis Group, dedicada a impedir conflictos y favorecer soluciones pacíficas, consideraba que “sólo Rusia está en posición de mediar e impedir una escalada entre Israel e Irán y Hizbulah

“Rusia tiene los medios para convencer a Irán y a sus partidarios de olvidarse de construir infraestructuras militares mayores en Siria, como temen los israelíes, permitiendo a cambio a Teherán que mantenga una influencia significativa en el país usando otros medios, a la espera de un acuerdo final sobre el futuro de Siria”, decía este informe.

Vladimir Putin y Benjamin Netanyahu durante una ceremonia por las víctimas del Holocausto, en Moscú. (Reuters)
Vladimir Putin y Benjamin Netanyahu durante una ceremonia por las víctimas del Holocausto, en Moscú. (Reuters)

Hace meses que Rusia intenta no verse atrapada en la tensión Irán-Israel y mantener relaciones correctas con los dos países. Todo ello con un éxito considerable. Pero Israel teme que el presidente Vladimir Putin, tras el bombardeo de la base T-4 en Siria y el ataque liderado por Estados Unidos, entregue a Assad más sistemas de defensa antiaérea, lo cual eclipsaría la actual supremacía israelí en el cielo de Siria y Líbano, afirmaba 'Times of Israel'.

Putin pidió a Netanyahu en estos días que se abstuviera de tomar decisiones que “desestabilizarían aún más la situación en Siria”. El lunes, responsables israelíes garantizaron que su relación con Rusia no les limitará en sus actuaciones en Siria o en otro país.

“La defensa de nuestra seguridad no se verá limitada de ninguna manera. No queremos provocar a los rusos, nuestra línea de diálogo con ellos sigue abierta (…) pero no toleraremos una fuerza militar iraní en Siria bajo la forma de puertos o aeropuertos militares o un despliegue de armas sofisticadas procedentes de Irán”, zanjó el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios