Brexit: Irexit: ¿puede Nigel Farage conseguir otro triunfo en Irlanda?
“EL MOVIMIENTO ANTI-UE NO ES MARGINAL”

"Irexit": ¿puede Nigel Farage conseguir otro triunfo en Irlanda?

¿Está Irlanda en crisis con la UE? El “Irexit” comienza a tomar protagonismo en Oireachtas, donde los políticos presionan para que la frontera del Ulster siga siendo la prioridad en el Brexit

Foto: Nigel Farage durante la 'American Convervative Union' el pasado 23 de febrero. (EFE)
Nigel Farage durante la 'American Convervative Union' el pasado 23 de febrero. (EFE)

¿Está Irlanda en crisis con la UE? La república, que se unió al bloque en 1973, siempre ha sacado un enorme provecho a los cheques comunitarios y al ventajoso sistema fiscal que se le consiente. El impuesto de sociedades está en el 12,5%, el más bajo de la zona euro y uno de los más bajos del mundo. Bruselas no obligó a Dublín a subirlo como contraparte del rescate acometido en 2010, cuando la explosión de la burbuja inmobiliaria amenazó con la quiebra total de su sistema bancario.

Y, sin embargo, el bautizado como “Irexit” ha comenzado a tomar cierto protagonismo estos días en la prensa y en los pasillos de Oireachtas, desde donde los políticos presionan para que la cuestión de la frontera con Irlanda del Norte siga siendo la prioridad en las complejas negociaciones del Brexit.

¿Qué está ocurriendo? En escena aparece Nigel Farage y eso siempre levanta cierto interés. El eurodiputado ya no es el político excéntrico de hace unos años caricaturizado por pedir entonces lo imposible, la salida del Reino Unido del bloque. No, la figura de Farage ha tomado otra dimensión. Convertido ahora en protagonista indiscutible del triunfo del Brexit y amigo íntimo de Donald Trump (fue el primer político en reunirse con el millonario tras ganar las elecciones de EE UU) su agenda no pasa desapercibida a los expertos.

Farage ya no es el líder del UKIP. Estratégicamente dimitió de su cargo en pleno apogeo y ahora la formación euroescéptica atraviesa una crisis (de identidad y económica) que podría terminar con su disolución.

No obstante, el carismático eurodiputado sigue moviéndose como pez en el agua entre los movimientos populistas de EEUU y Europa. Y en este contexto, se presentó el pasado mes de febrero en Dublín para hablar primero ante los jóvenes universitarios en el Trinity College y luego ser la estrella indiscutible en la conferencia “Irexit: libertad para prosperar”.

El acto se celebró en la Royal Dublin Society y estuvo organizado por su grupo parlamentario en Bruselas, el Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa. Entre otras cosas, el video promocional del evento afirmaba que el impuesto de sociedades está siendo amenazado por la permanencia en la UE.

Farage dijo ante una audiencia compuesta en su mayoría por varones (y muchos de ellos jóvenes) que Irlanda no había tenido un debate “honesto” sobre su futuro en el bloque. Afirmó que “más del 40% de los irlandeses querrían abandonar la UE si el Reino Unido sale con éxito” y vaticinó que la república se enfrentaría a un referéndum en un futuro sobre si debía ser “un estado-nación democrático independiente, autogobernado, o parte de una unión política más grande”.

James Charity, abogado y concejal del condado de Galway que también participó en la conferencia, asegura que, desde entonces, sus correos electrónicos se han “inundado” con peticiones para que se forme un partido político pro-Irexit.

El letrado ve el surgimiento de un movimiento euroescéptico como “un imperativo para actuar como contrapeso”, aunque solo sea como un vehículo para lograr reformas en la política de la UE. “Sin una reforma, el sentimiento contrario a la UE solo seguirá aumentando”, aseguraba recientemente al 'Irish Time'.

Nigel Farage durante su intervención en el Trinity College, en Dublín, Irlanda. (Reuters)
Nigel Farage durante su intervención en el Trinity College, en Dublín, Irlanda. (Reuters)

“No es un movimiento marginal”

Tan sólo dos días después de la comparecencia de Farage, el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, tuiteó una encuesta que, a su juicio, refleja que el apoyo “a la UE es más fuerte que nunca en Irlanda”. El gráfico mostraba que el 87% cree que la república se ha beneficiado de ser un miembro de la UE frente al 16% que considera que deberían seguirse los pasos de los vecinos británicos.

Con todo, Charity recalca que el sondeo (de abril de 2017) no refleja un malestar subyacente sobre hacia dónde se dirige la UE. “Tampoco han pasado un millón de años desde el Tratado de Lisboa. Solo tienes que mirar los dos referéndums que fueron rechazados para ver que no es un movimiento marginal”, recalca.

En el año 2001, los irlandeses, que representan el 1% de los 500 millones de comunitarios, rechazaron el Tratado de Niza paralizando la ampliación de la UE y en el referéndum de 2008 rechazaron el Tratado de Lisboa que proponía una Constitución. Sin embargo, en 2009, cuando la crisis económica ya comenzaba a hacer mella, mostraron su aprobación en otro plebiscito convocado 'in extremis'.

Charity cree que la fuerza motriz para crear un partido pro-Irexit que se estrene en las elecciones europeas de 2019 proviene de fuera de Dublín. En definitiva, sería un voto rural similar al que impulsó en su día el apoyo a Trump y Brexit.

Por su parte, Stephen Donnelly, portavoz del Brexit en la oposición Fianna Fáil, reconoce que los problemas que afrontan los jóvenes -con gran presencia en la conferencia de Farage- a la hora de comprar vivienda son un síntoma de un malestar socioeconómico más amplio. “No creo que tengamos que tomar en serio la posibilidad de un Irexit, pero sí debemos de preocuparnos por el hecho de que demasiadas personas están siendo privadas de sus derechos por la situación actual que existe en el país”, recalca. El último sondeo de opinión de 'Irish Times' / Ipsos MRBI muestra que el 34% de los irlandeses cree que el país va en la dirección equivocada.

“No quieren salir de la UE. Todo lo contrario”

Si bien gran parte de la ira anti-UE bajo las políticas de austeridad impuestas por la troika como parte del rescate de 2010 hizo crecer el apoyo a los partidos de izquierda, incluso entre estas formaciones existe ahora preocupación por el riesgo de un creciente apoyo a movimiento populistas y el debate creador entorno a un Irexit.

Richard Boyd Barrett, diputado en el Parlamento irlandés por “People Before Profit” (La gente por delante del beneficio), asegura que, de momento, “en Irlanda hemos tenido suerte … la política de extrema derecha o racista no ha tomado una forma organizada”. Pero, al mismo tiempo, reconoce que se ha registrado recientemente un aumento “preocupante” de la ira derechista en las redes sociales irlandesas.

“Farage representa todo lo que los irlandeses han rechazado durante 800 años. No tiene ninguna posibilidad”

En cualquier caso, Ben Torna, profesor de Políticas y Relaciones Internacionales en la University College Dublin, asegura que no existe un “debate real” sobre un movimiento euroescéptico en la república. “Farage representa todo a lo que los irlandeses se han opuesto durante los últimos 800 años. Es un hombre de la clase alta británica que defiende un discurso imperialista a favor de una corona. Irlanda es una república en su día colonizada que siempre luchó contra el imperio británico. No tiene ninguna posibilidad de que la gente se sienta relacionada con él”, explica a El Confidencial.

El experto sí reconoce que actualmente existe en el país un movimiento minoritario de extrema izquierda y de extrema derecha que, por distintas razones, piden sacar al país de la UE, pero recalca que “no cuentan ni con un programa ni una estrategia”. “El Sinn Fein ha sido el partido político que más se ha beneficiado en los últimos comicios del voto 'anti-establishment', pero esta formación no quiere la salida de la UE. Es más, se ha vuelto si cabe más europea desde el triunfo del Brexit”, matiza.

El profesor insiste que a la conferencia donde participó Farage no estuvo ningún político de peso del escenario irlandés y “por mucho que se empeñen determinados grupos euroescépticos de que existe un debate, en Irlanda no existe ningún ansia de salir de la UE. Todo lo contrario”, concluye.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios