SU ACTIVIDAD POlÍTICA NO CESA

Puigdemont reactiva su agenda en Berlín para internacionalizar el conflicto catalán

El 'expresident' participa en pequeños actos privados para difundir su mensaje, pero no convoca a los medios para no irritar al Gobierno alemán o perjudicar su proceso judicial

Foto: Manifestación a favor de la puesta en libertad de Carles Puigdemont. (EFE)
Manifestación a favor de la puesta en libertad de Carles Puigdemont. (EFE)

El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont mantiene cada vez una agenda más intensa en Berlín, su residencia temporal mientras la Justicia alemana decide sobre la orden de extradición cursada por el Tribunal Supremo español. Tras la rueda de prensa que ofreció en la capital alemana al día siguiente de su puesta en libertad bajo fianza, el líder soberanista ha mantenido un perfil bajo a nivel mediático, pero su actividad política no cesa y parece incrementarse con el paso de los días. El objetivo, internacionalizar el conflicto catalán.

Desde que Puigdemont ofreció el sábado 7 de abril su rueda de prensa en Berlín, apenas se ha dejado ver. Tan solo ha concedido una entrevista a la televisión pública catalana, TV3. Ningún otro medio, ni español ni alemán, le ha sacado en la calle en la capital alemana. Su residencia es un secreto que, como él dijo en su único acto público, tan solo se lo ha facilitado a la policía de Berlín, ante la que tiene que presentarse una vez por semana. Tan solo se ha sabido de sus movimientos por los comentarios e imágenes que alguno de sus interlocutores ha colgado en las redes sociales.

Este martes, Puigdemont tiene previsto acudir a las seis de la tarde a un acto privado en la Escuela de Gobierno Hertie, situada junto al Bundestag alemán

Pero este perfil mediático bajo no significa inactividad. Puigdemont ha llevado a cabo varios actos de carácter privado en su primera semana en libertad en Alemania y está acelerando su actividad pública para los próximos días, según ha podido saber El Confidencial. La última cita tuvo lugar este domingo en la Casa de la Democracia y los Derechos Humanos de Berlín, la sede de más de 50 ONG entre las que destacan el capítulo local de Amnistía Internacional así como un centro de encuentro y debate de la izquierda internacionalista. El encuentro, calificado de privado y celebrado a puerta cerrada —sin acceso para periodistas—, se celebró a las tres de la tarde y no fue anunciado en la página web del local.

Además, este martes, Puigdemont tiene previsto acudir a las seis de la tarde a un acto en la Escuela de Gobierno Hertie, situada junto al Bundestag alemán. Es un centro de estudios superiores que imparte tan solo tres títulos de posgrado: un máster ejecutivo en Administración Pública y dos másteres, en Políticas Públicas y Política Internacional. Además, acoge con frecuencia debates sobre política alemana y europea. Este encuentro será breve y también de carácter privado, sin cámaras. Tan solo podrán acceder personas con invitación. Tampoco ha sido anunciado en la página web de la institución, que sí que publicita otros tres actos que tendrán lugar ese mismo día en sus instalaciones.

La batalla por la narrativa

El objetivo de Puigdemont es claro. Concentrar sus esfuerzos en ganar la batalla por la narrativa del conflicto catalán en la arena de la opinión pública europea. Para eso, está convocando a los grupos más diversos de los círculos políticos de la capital alemana. La novedad con respecto a su andadura previa en Bruselas, donde residió los cinco primeros meses que siguieron a su salida de España, es que aquí no está convocando a los medios de comunicación españoles y locales.

El líder soberanista parece estar tratando de ganar adeptos para la causa soberanista entre la sociedad alemana, pero intentando a la vez no irritar al Gobierno alemán. El Ejecutivo de Angela Merkel está susceptible después de verse arrastrado a un inesperado desencuentro diplomático con Madrid a causa del proceso de extradición de Puigdemont. Algunos ministros pueden en privado mostrar su escepticismo por la euroorden española —como fue el caso de la ministra de Justicia, la socialdemócrata Katarina Barley, que trascendió a la prensa—, pero la línea oficial en Berlín es clara en su alineamiento con Moncloa. El Gobierno alemán repite siempre que se le pregunta que el conflicto catalán es una "cuestión interna" española que debe resolverse en el marco de la ley y la Constitución.

Tampoco resultaría conveniente para Puigdemont una elevada presencia mediática mientras no se resuelva su proceso judicial en Alemania

Tampoco resultaría conveniente para Puigdemont una elevada presencia mediática mientras no se resuelva su proceso judicial en Alemania. Sus abogados le han recomendado por ello precaución. La pelota está de nuevo en la Fiscalía General de Schleswig tras el revés para España que supuso la última decisión del Tribunal Superior de Schleswig-Holstein. Esta instancia desestimó el pasado 5 de abril el cargo por rebelión, dejó al político en libertad bajo fianza y pidió más información sobre el presunto delito de malversación de fondos. Ahora, la Fiscalía alemana debe estudiar si vuelve a respaldar su extradición y, en ese caso, con qué cargos (podría seguir adelante solo con malversación o tratar de retomar el de rebelión). Por este motivo, se celebró la semana pasada una reunión en La Haya en la que fiscales españoles presentaron a sus homólogos alemanes más información sobre el caso.

Mas, la CUP y la comunidad catalana en Berlín

En su primera semana en libertad bajo fianza en Berlín, Puigdemont ya se reunió con varios representantes de colectivos soberanistas. El pasado martes, se entrevistó con los diputados autonómicos de la CUP Carles Riera y Maria Sirvent, que le expresaron su apoyo si se volviera a presentar para presidir la Generalitat. Además, le demostraron su solidaridad "ante la persecución de que es objeto por parte del Estado español", según explicó en rueda de prensa Natàlia Sànchez, también de la CUP.

Al día siguiente, se reunió también en privado con miembros de la comunidad catalana en Berlín. Entre ellos se encontraba la ex-representante de Cataluña para Alemania Marie Kapretz. Una foto en Twitter en lo que parece un restaurante atestigua el encuentro. Por último, Puigdemont se citó el jueves en Berlín con su predecesor, Artur Mas. Fue este último quien dejó constancia en Instagram de su reunión, con una imagen en la que aparecían ambos en una habitación de una casa no identificada. El líder soberanista se encuentra "fuerte, sereno y esperanzado", escribió Mas bajo la instantánea.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios