RUSIA Y SIRIA ACUSAN A ISRAEL

¿Quién ha atacado una base siria? Trump se da 24 horas para decidir si ataca el país

Ataque aéreo contra una base del ejército sirio tras las amenazas de Trump de responder al supuesto uso de armas químicas contra los rebeldes en Duma. Damasco acusa a Israel

Foto: Víctimas civiles del supuesto ataque químico del régimen contra Duma, último reducto insurgente cercano a Damasco. (EFE)
Víctimas civiles del supuesto ataque químico del régimen contra Duma, último reducto insurgente cercano a Damasco. (EFE)

Ataque aéreo contra una base del ejército sirio tras las amenazas del presidente Donald Trump de responder al supuesto uso de armas químicas por parte del régimen contra Duma, el último bastión rebelde cercano a Damasco. Al menos 14 soldados y milicianos extranjeros leales a Bashar al Assad han muerto en un bombardeo contra la base T4, uno de los aeropuertos militares más importantes de Siria.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha prometido decidir en las próximas horas si responde militarmente al "bárbaro" presunto ataque químico registrado en Siria, y advirtió de que Rusia "pagará un precio" si tiene alguna responsabilidad en el suceso. Trump, que hace justo un año atacó una base aérea en Siria en respuesta a un bombardeo químico en un pueblo rebelde, no descartó recurrir de nuevo a la vía militar en respuesta al supuesto ataque químico registrado el sábado en la localidad siria de Duma.

Siria y Rusia, su principal aliado militar, acusan a Israel. Dos cazabombarderos israelíes F-15 habrían lanzado varios misiles contra el aeropuerto militar de Al Tifur (provincia de Homs) desde el espacio aéreo libanés, según una fuente militar citada por la televisión siria que no ofreció más detalles. En dicha base se concentran fuerzas del régimen, combatientes iraníes y milicianos de Hizbulah, el grupo chií libanés aliado de Damasco. En los últimos años, Israel -que habitualmente no confirma ni desmiente estos ataques- ha lanzado más de un centenar de operaciones en territorio sirio contra fábricas de armamento o convoyes destinados a Hizbulah.

El bombardeo contra la base siria se produce después de que al menos 42 personas muriesen en un supuesto ataque químico del régimen contra Duma, en Guta Oriental, afueras de Damasco. La Asociación Médica Sirio Americana (SAMS) y la Defensa Civil Siria (los “Cascos Blancos”), organizaciones apoyadas por EEUU, aseguraron que las víctimas presentaban síntomas de asfixía, pulsaciones lentas o quemaduras en la córnea como consecuencia del ataque, que ninguna fuente independiente ha confirmado. Mientras, Damasco y Moscú acusaron a Yeish al Islam (Ejército del Islam), un grupo salafista-yihadista surgido de la alianza de varias milicias opositoras que controla el enclave.

Reunión de urgencia del Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá hoy de urgencia para determinar la responsabilidad del ataque, el número 197 de todas las agresiones con armas químicas que han tenido lugar desde 2011, según el recuento de la SAMS. En 2018, el régimen sirio ha acelerado el uso de este material contra los enclaves opositores más resistentes, como Idlib o Guta, para forzar a los rebeldes a abandonar refugios y túneles exponerse al armamento convencional.

El Pentágono ha negado hoy haber bombardeado el aeropuerto militar de Al Tifur, horas después de que Trump responsabilizase a Rusia e Irán del supuesto ataque químico y amenazase con responder. El primer ataque estadounidense contra el ejército sirio se produjo en abril de 2017, tres días después de el régimen gaseara la localidad siria de Jan Sheijún, donde murieron al menos 86 personas. Entonces, la marina estadounidense golpeó con misiles de crucero la base aérea siria de al Shairat.

Trump lanzó sus advertencias contra Al Assad y sus aliados días después de anunciar la retirada de las tropas estadounidenses desplegadas en Siria en cuanto se proclame la victoria sobre Daesh, es decir, “muy pronto”, en contra de los consejos de sus asesores militares y dando a entender que Washington se desentiende de una guerra convertida desde hace años en un conflicto entre grandes potencias y poderes regionales. A principios de febrero, cientos de combatientes aliados del régimen sirio atacaron una posición del ejército de EEUU cercana a la planta de gas de Conoco, en Deir ez Zor. El contraataque estadounidense dejó al menos 100 combatientes muertos, entre los que había varios mercenarios de Rusia, en el enfrentamiento más grave que ha tenido lugar entre Washington y Moscú desde la Guerra Fría.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios