se enfrenta a 12 años de cárcel

Una masa de simpatizantes impide a Lula entregarse a la justicia

El expresidente brasileño iba a salir del edificio sindical donde se encontraba pero militantes del Partido de los Trabajadores se lo impidieron. Lula ha asegurado que se entregará

Foto: Lula, subido a hombros y rodeado de simpatizantes del Partido de los Trabajadores. (EFE)
Lula, subido a hombros y rodeado de simpatizantes del Partido de los Trabajadores. (EFE)

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva no se entregó a la Policía en el plazo dado por el juez federal Sergio Moro y permanece atrincherado en la sede de un sindicato en Sao Paulo. El expresidente brasileño ha anunciado que "cumplirá" el mandato de prisión que pesa sobre él, si bien está encontrando serias dificultades para ello, ya que militantes del Partido de los Trabajadores se lo han impedido.

El exmandatario, junto a su abogado, iba en un automóvil que se disponía a abandonar la sede sindical, pero masa humana no le permitió moverse, por lo que salió del vehículo y se dirigió nuevamente al interior del edificio. La situación se ha complicado tanto que la presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, se ha tenido que dirigir a los militantes de la formación para pedirles que permitan a Lula entregarse a las autoridades y así evitar males mayores.

De acuerdo con 'Folha de Sao Paulo', en las últimas horas, Lula se había reunido con sus abogados y aliados para avanzar en las negociaciones con la Policía Federal y decidió finalmente entregarse este sábado, tras la misa que se celebrará por la mañana en homenaje a la ex primera dama Marisa Leticia.

El expresidente brasileño habría tratado de presionar para que la orden de prisión se cumpliera solo el lunes pero no fue posible

De acuerdo con estas informaciones, Lula habría tratado de presionar para que la orden de prisión se cumpliera solo el lunes pero no fue posible. El expresidente quiere presentarse voluntariamente ante la Policía, pero no ha trascendido cómo abandonará la sede del sindicato que fue su cuna política. Su intención es evitar posibles enfrentamientos entre los militantes del Partido de los Trabajadores y los agentes que serían enviados para arrestarlo.

Lula, acuartelado desde la tarde del jueves en la sede del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, permaneció en la edificación mientras que, de madrugada, sus partidarios han hecho vigilia a las puertas de la sede con samba y gritos, pero sin incidentes.

Una masa de simpatizantes impide a Lula entregarse a la justicia

El desacato genera una gran tensión debido a que habilita a las autoridades a llevar a cabo una operación para intentar capturarlo, aunque portavoces de la Policía Federal dijeron que proseguirán las negociaciones con la defensa del expresidente antes de intentar alguna operación de captura.

Según la legislación brasileña, una orden de captura solo puede ser cumplida entre las 06.00 y las 18.00 hora local (21.00 GMT), con lo cual si Lula no se entrega, serán las autoridades las que pasarán a tener un plazo de una hora para arrestarle. En caso de que no lo hagan en ese periodo, tendrán que esperar hasta la próxima semana para cumplir la orden.

De acuerdo con fuentes judiciales, tras la negativa a entregarse, el histórico dirigente perdió el derecho a los beneficios que le había concedido el juez, como una celda especial en la que estará aislado de los demás presos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios