Noticias de Oriente Medio: ¿Es invencible la presencia militar estadounidense en Siria?
"una retirada de eeuu entregaría EL PAÍS a Irán"

¿Es invencible la presencia militar estadounidense en Siria?

El objetivo del despliegue de EEUU en Siria -derrotar a Daesh- alcanza su fase final. El Senado cuestiona la permanencia de tropas en un conflicto convertido en "una competición entre potencias"

Foto: Fuerzas estadounidenses en los cuarteles de las milicias kurdas YPG tras un ataque aéreo turco, en Malikiya, Siria. (Reuters)
Fuerzas estadounidenses en los cuarteles de las milicias kurdas YPG tras un ataque aéreo turco, en Malikiya, Siria. (Reuters)

Fue una tentativa para tomar la planta de gas Conoco en la fructífera región siria de Deir ez Zor. La noche del 7 de febrero, cientos de tropas aliadas al régimen sirio atacaron una posición del ejército estadounidense en el norte del país. En respuesta, “la Coalición condujo bombardeos aéreos contra las fuerzas atacantes con el fin de repeler la agresión”, confirmó el mando central (CETCOM) en un comunicado. El contraataque dejó al menos 100 combatientes muertos, entre los que había varios mercenarios de Rusia, en el enfrentamiento más grave que ha tenido lugar entre Washington y Moscú desde la Guerra Fría.

Los aliados de Damasco -el ejército sirio, las milicias iraníes y los activos rusos- han lanzado varias operaciones para recuperar el territorio que, desde finales de 2015, cuenta con presencia y mando de los soldados estadounidenses -2.000 tropas en la actualidad-. La localización principal de EEUU en el noreste del país es en alTabqa, próxima a la ciudad de Raqqa, donde ofrecen instrucción a su socio táctico: las milicias kurdas de las FDS -Fuerzas Democráticas Sirias, integradas por elementos del YPG-; pero las bases militares del Pentágono tienen presencia en toda la franja nororiental de la frontera con Turquía.

"Las posiciones de Irán en Siria son muy vulnerables y EEUU podría atacarlas con la intervención de Israel"

El objetivo de este despliegue -la lucha internacional contra Daesh- alcanza la fase final. Por ello el Senado de EEUU ha cuestionado la permanencia de los soldados en Siria, y el Gobierno ha respondido con unos nueva agenda para la región: “La retirada de tropas ofrecería la oportunidad a Irán de reforzar su situación en Siria”, dijo el exsecretario de Estado Rex Tillerson, “como un país inestable, y que comparte frontera con Israel, Siria es una oportunidad que Irán piensa explotar”. La misión en Siria ya no es cuestión de seguridad militar -derrotar a Daesh- sino de interés nacional en "una competición de potencias", como afirmó el jefe del mando central militar el General Joseph Votel.

Una estrategia más ofensiva en Siria

La nueva fase del despliegue americano en Siria persigue detener a sus adversarios pero corre el riego de provocar una escalada militar internacional. “Las posiciones de Irán en Siria son muy vulnerables y Estados Unidos podría atacarlas con la intervención de Israel”, afirma a El Confidencial Tony Badran, investigador de la Fundación por la Defensa de las Democracias -FDD-. “Esta postura también disminuiría las capacidades de Rusia, que depende de los iraníes, y consecuentemente, contrarrestaría las de Al Assad”. El experto cree que combatir a uno de los valedores del Gobierno sirio tendrá un efecto dominó en el resto de sus aliados.

Badran apuesta por una acción más ofensiva en Siria para defender los intereses de Estados Unidos y sus aliados en la región tras una década de políticas favorables para su principal rival. “Obama se centró en una estrategia antiterrorista que en realidad sólo ha favorecido la posición de Teherán”, critica Badran. Uno de los hitos históricos del antiguo presidente estadounidense fue tras el ataque químico sobre Douma en 2013. Obama había amenazado con acciones militares a Damasco si cruzaba la línea roja de gasear a la población. Antes de que EEUU lanzara la incursión militar contra Al Assad, oficiales iraníes amenazaron con detener las conversaciones sobre el acuerdo nuclear.

Un oficial de EEUU camina con combatientes kurdos de las YPG cerca de Malikiya, Siria. (Reuters)
Un oficial de EEUU camina con combatientes kurdos de las YPG cerca de Malikiya, Siria. (Reuters)

“Hasta ahora se han producido varios intentos de atacar a Estados Unidos de manera directa en Siria”, afirma Badran, “la cuestión es si (los adversarios de EEUU) emprenderán misiones indirectas, como campañas de asesinatos”. El experto se refiere a un caso concreto, el reciente atentado contra Omar Alloush, el colíder del Consejo Civil de Raqqa, una figura crucial para el plan político que EEUU está construyendo en el área. Los expertos apuntan a los 'proxies' de Damasco como los autores del asesinato. Un plan para generar “tensión y sabotaje” en las zonas donde EEUU está desarrollando su área de control.

Pero, ¿cómo respondería el ejército estadounidense ante un potencial ataque de Damasco, Irán y Rusia en la región de Deir ez Zoor? “Estados Unidos puede destrozar a estos rivales”, mantiene Badran, “su capacidad no se limita a las 2.000 tropas que están sobre el terreno, sino que incluye el acceso a la fuerza aérea, artillería, y toda una cantidad de activos militares -situados en otras localizaciones de la región- y que tendrían un efecto devastador”, asegura.

El plan económico de Estados Unidos en Siria

Además de detener las ambiciones de Irán, y frenar las rutas de abastecimiento de las milicias iraníes entre Irak y Siria, la presencia de efectivos norteamericanos pretende controlar los abundantes recursos del noreste del país. Como por ejemplo, el campo petrolífero de mayor extensión, al Omar, que el bando kurdo-estadounidense arrebató a Daesh en octubre del año pasado. Un área que producía unos 35.000 barriles diarios cuando estaba bajo el control del grupo terrorista. Sin duda, los planes del Pentágono se han emplazado en las tierras más ricas del territorio nacional.

El objetivo es evitar que el régimen sirio tenga acceso a estos recursos para financiar la reconstrucción”, mantiene Badran. “Pero también es la clave para estabilizar el área de control". Puesto que la entrada de tropas no incluye planes de "nation building" en Siria, tras el fracaso posterior a la invasión de Irak, es imprescindible que el territorio sea económicamente viable para que la zona de influencia prospere. Y por ello, las tropas norteamericanas están enseñando a los socios locales a trabajar en la producción de petróleo y gas. “Así como a proceder en el comercio de ese crudo con Jordania, Turquía o el Kurdistán iraquí”, asegura.

La Administración Trump basa ahora su proyecto post-Assad en crear un enclave económicamente viable en el noreste de Siria -a través de un proyecto político con las FDS-. La alianza con estos actores es incluso un elemento crucial en la nueva estrategia de Defensa Nacional de Estados Unidos para 2018. Un compromiso que persigue reducir las amenazas exteriores, competir con otras potencias en el escenario sirio e, incluso, beneficios económicos: “que contribuyan a estabilizar los precios del mercado global de la energía y asegurar las rutas comerciales”, según cita el propio informe del Departamento de Defensa.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios