bruselas rechaza "el chantaje" de washington

La UE, contra el chantaje de Trump: "No negociamos con una pistola en la cabeza"

Bruselas saluda la decisión de la Casa Blanca de eximir a Europa de la nueva imposición de aranceles, pero cree que la está poniendo a prueba y que si ceden ahora puede ser la primera de muchas veces

Foto: Jean-Claude Juncker durante una rueda de prensa en el transcurso de la Cumbre de Líderes de la UE en Bruselas, el 23 de marzo de 2018. (Reuters)
Jean-Claude Juncker durante una rueda de prensa en el transcurso de la Cumbre de Líderes de la UE en Bruselas, el 23 de marzo de 2018. (Reuters)

“Son buenas-malas noticias”. Con su tradicional ironía ha resumido Jean-Claude Juncker el ánimo con el que la Unión Europea ha acogido la decisión de la EEUU de no imponer aranceles a su acero (25%) y aluminio (10%), al menos hasta mayo. Los europeos siguen considerando injustificada la medida, impulsada por Donald Trump en supuesta defensa de la seguridad nacional, y no piensan ceder. ”La UE pide una exención permanente”, ha subrayado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

La decisión de EEUU es una patada para adelante, que agudiza aún más la sensación en el Viejo Continente de que se trata simple y llanamente de una medida de chantaje. "Da la impresión de que EEUU quiere negociar con la UE poniéndonos un revólver en la sien”, ha asegurado el primer ministro belga, Charles Michel. Su homólogo francés, Emmanuel Macron, ha usado la misma imagen pero ha ido un paso más allá, al advertir a Washington que la UE siempre está dispuesta a negociar con “amigos”, pero no con imposiciones. “No hablamos, por principio, cuando tenemos una pistola en la cabeza”, ha dicho.

Más allá del tono de la Administración Trump, que ya ha quedado claro en innumerables ocasiones que escama a sus tradicionales socios europeos, Bruselas ve improbable llegar a ningún tipo de acuerdo en tan breve periodo de plazo. "Estados Unidos espera de nosotros que iniciemos unas negociaciones en los próximos días y que concluyan antes del 1 de mayo. No nos parece un periodo realista”, ha dicho Juncker.

Donald Trump escucha mientras el representante de Comercio de EEUU Robert Lighthizer explica la decisión presidencial de imponer aranceles multimillonarios a China, en la Casa Blanca, el 22 de marzo de 2018. (Reuters)
Donald Trump escucha mientras el representante de Comercio de EEUU Robert Lighthizer explica la decisión presidencial de imponer aranceles multimillonarios a China, en la Casa Blanca, el 22 de marzo de 2018. (Reuters)

Evitar la espiral proteccionista

Para variar, los europeos tampoco tienen muy claro qué es lo que persigue Trump. Ayer mareó a los líderes europeos, quienes esperaban desde Bruselas su veredicto para pactar su posición durante la cumbre que ha terminado hoy en la capital europea. Hasta la medianoche no llegó la noticia de la exención temporal, por lo que hubo que cambiar la agenda y posponer a hoy la discusión sobre comercio. Y poco más.

Tras su paso por Washigton esta semana, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ya regresó con pocas certezas. Habrá que esperar al arranque de los contactos para conocer los términos que EEUU pretende imponer a sus socios. “Qué se nos va a demandar, no lo sabemos, pero lo que sí hemos transmitido es que esto no nos gusta”, ha explicado el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Su homóloga alemana, Angela Merkel, ha vuelto a romper una lanza a favor del libre comercio, de reconducción la situación a través del multilateralismo de la OMC y de evitar "entrar en una espiral” de medidas proteccionistas: la UE tiene preparada sobre la mesa una lista de productos típicamente norteamericanos a los que está dispuesto a imponer aranceles en represalia.

Pero en la UE son también conscientes de que Trump les está poniendo a prueba. Y que si dan un paso atrás, puede ser el primero de muchos. “Los costes a largo plazo de debilitar la OMC superan las ventajas de prevenir temporalmente una guerra comercial entre la UE y EEUU. La UE no debe dejarse arrastrar a este juego”, ha advertido Gabriel Felbermayr, director de Ifo, el conocido centro de economistas alemanes ordoliberales.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios