Qué esperar de la histórica victoria de Putin y de una Rusia que resurge
  1. Mundo
el kremlin y las relaciones con occidente

Qué esperar de la histórica victoria de Putin y de una Rusia que resurge

Un repentino deshielo con Occidente es poco probable, dadas las primeras reacciones. Los países occidentales sufrirán nuevos 'hackeos' y más propaganda enfocada a alterar elecciones

placeholder Foto: El presidente ruso Vladimir Putin celebra los resultados de las elecciones ante sus seguidores en Moscú. (Reuters)
El presidente ruso Vladimir Putin celebra los resultados de las elecciones ante sus seguidores en Moscú. (Reuters)

Ni siquiera las irregularidades generalizadas en las elecciones empañan la histórica victoria de Vladimir Putin. Y las acusaciones contra el Kremlin por el supuesto envenenamiento del exespía Serguéi Skripal en territorio británico o por la supuesta injerencia en las presidenciales de EEUU no han hecho más que impulsar su popularidad entre los rusos.

A nivel nacional, sus opositores -como Alexéi Nalvani, cuya llamada a la abstención cayó en saco roto- deben resignarse a pasar otros seis años en la sombra. Mientras, sus rivales extranjeros están atenazados por crisis de calado, desde la salida del Reino Unido de la UE hasta el auge de partidos de corte populista en Europa o el caos de la Administración Trump.

Las relaciones entre Rusia y Occidente están en su punto más crítico desde el colapso de la URSS hace 26 años y el caso Skripal no ha hecho más que tensar la cuerda. La Unión Europea ha condenado este lunes el ataque, “completamente inaceptable”, contra el antiguo espía ruso y “se toma extremadamente en serio” las acusaciones de Londres contra Moscú por “el uso ofensivo de un agente nervioso de grado militar de un tipo desarrollado por Rusia en suelo europeo por primera vez en 70 años”.

Londres tiene "evidencias" que apuntan a que Rusia "desarrolló y almacenó" Novichok, utilizado para envenenar a Serguéi Skripal y su hija Yulia, según dijo este domingo el ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson. El responsable del Foreign Office afirmó que en los últimos diez días su país ha recabado pruebas que atestiguan que "Rusia no solo ha estado investigando la entrega de agentes nerviosos para los propósitos de asesinato, sino también de que ha estado creando y almacenando Novichok".

Foto: Un grupo de jóvenes rusos en una azotea en Moscú, el 2 de junio de 2017. (Reuters)

Un repentino deshielo con Occidente es poco probable, dadas las primeras reacciones a la aplastante victoria de Putin. De hecho, los países occidentales presenciarán nuevos 'hackeos' vinculados a Rusia y más propaganda enfocada a alterar las elecciones y desacreditar sus sistemas democráticos, advierten la mayoría de analistas. La popularidad de Putin entre los rusos ha aumentado con cada enfrentamiento con Occidente; por ello, cabe esperar que el presidente siga elevando la tensión cuando se vea amenazado por cuestiones internas, además de seguir impulsando vetos en el Consejo de Seguridad de la ONU contra cualquier asunto que, a su entender, dañe los intereses de Moscú.

Por el contrario, analistas citados por la cadena BBC sostienen que el enfrentamiento con Occidente es un 'recurso político' limitado, y que antes o después el presidente tendrá que abordar cuestiones internas como la educación, el precio de la vivienda o la sanidad. Hoy, Putin ha asegurado que en los próximos seis años se centrará en la política interior con la sanidad, la educación, la productividad industrial y las infraestructuras entre sus prioridades, sin dejar de lado la defensa.

Mientras, los 'aliados' de Moscú en Europa han ganado terreno en las recientes elecciones de Italia y en los últimos comicios en Alemania, donde la ultraderechista AfD aboga por eliminar las sanciones y retomar el diálogo con Moscú.

En cuanto a EEUU, a pesar de su buena conexión con Donald Trump, Putin tiene pocos incentivos para buscar un entendimiento con Washington, especialmente ahora que la investigación sobre la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016 avanza a buen ritmo. El fiscal especial Robert Mueller lleva dos meses negociando con los abogados del presidente para interrogarle y Trump -que esta mañana arremetió contra las pesquisas sobre la trama rusa- ha asegurado que esta dispuesto a testificar.

Por último, la presentación a principios de marzo del nuevo misil balístico Sarmat, con un “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de EEUU, evidencia la determinación de Putin de impulsar el poder intimidatorio de Rusia.

Vladimir Putin Reino Unido
El redactor recomienda