Noticias de Oriente Medio: Arabia Saudí promete armas nucleares lo más pronto posible si Irán las desarrolla. Noticias de Mundo
enfrentamiento por el control de oriente medio

Arabia Saudí promete armas nucleares "lo más pronto posible" si Irán las desarrolla

En pleno enfrentamiento entre Irán y Arabia Saudí por el control de Oriente Medio, Riad promete que desarrollará armas nucleares "los más pronto posible" si Teherán hace lo mismo

Foto: El príncipe heredero saudí Mohamed ben Salman junto al presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, durante una visita a Egipto. (Reuters)
El príncipe heredero saudí Mohamed ben Salman junto al presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, durante una visita a Egipto. (Reuters)

Si Irán desarrolla armas nucleares, Arabia Saudí hará "lo mismo lo más pronto posible". Es la advertencia lanzada este viernes por el príncipe Mohamed Ben Salman, máximo responsable de Defensa y heredero al trono saudí. Sus palabras parecen materializar el viejo temor de la comunidad internacional a que el programa nuclear de Teherán desate una carrera armamentística en la región, un factor que resultó clave en la decisión de cerrar un acuerdo diplomático con la República Islámica en 2015.

"Arabia Saudí no quiere adquirir armas nucleares, pero, sin duda alguna, si Irán desarrolla una bomba nuclear, nosotros haríamos lo mismo lo más pronto posible", afirmó Ben Salman, según los extractos de una entrevista con la cadena estadounidense CBS distribuidos este viernes y que será transmitida en su totalidad el domingo. Asimismo, calificó al líder supremo iraní, Ali Jamenei, de ser "un nuevo Hitler" al denunciar las ansias expansionistas de Teherán en Oriente Medio. "Quiere crear su propio proyecto en Oriente Medio muy parecido a lo que Hitler quiso hacer en su tiempo. Muchos países en todo el mundo y en Europa no se dieron cuenta de lo peligroso que era Hitler hasta lo que ocurrió. No quiero ver los mismos sucesos en Oriente Medio", agregó Salman, de 32 años.

Sobre las ruinas de Siria y Yemen -y sobre los estados 'fallidos' de Irak y Líbano- se desarrolla el enfrentamiento entre Irán y Arabia Saudí por el control de la región. Tanto en el conflicto que ya es la peor catastrofe humanitaria del mundo (Yemen) como en la guerra civil siria, Teherán y Riad han apostado por bandos opuestos; por el momento, la balanza se inclina claramente del lado de la República Islámica. Irán gana en todos los frentes gracias a la efectividad de sus estrategias a largo plazo -basadas en la ayuda económica, la cooperación militar o los lazos históricos y culturales-, mientras el reino saudí -sumido hace unos meses en las purgas del príncipe heredero para eliminar todos los contrapesos a su poder- parece incapaz de contrarrestar la influencia de Teherán en la región.

Los comentarios de Ben Salman -inmerso en la materialización de su proyecto Visión 2030, que incluye importantes proyectos económicos para diversificar la economía y planes de apertura social que no han desatado una reacción negativa de los grupos ultraconservadores, según fuentes diplomáticas saudíes- reavivan los temores por las intenciones de Donald Trump de 'tumbar' el acuerdo con Irán que negoció la Administración Obama, una de las promesas 'estrella' de su campaña. El presidente anunció en octubre su nueva hoja de ruta para la República Islámica, cuyas líneas maestras buscan “negar al régimen iraní todos los caminos hacia el arma nuclear”, y aseguró que el acuerdo no está en el "interés nacional" de EEUU, por lo que pidió al Congreso y a sus aliados internacionales trabajar para corregir los "defectos graves" del pacto alcanzado en 2015. "En caso de que no podamos llegar a una solución, el acuerdo se cancelará", afirmó entonces.

Tanto Trump como su nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo, son abiertamente críticos con el acuerdo, que básicamente alivió las sanciones contra la República Islámica a cambio de supervisión internacional de sus actividades y la interrupción de todos los programas para desarrollar armas nucleares. El presidente de EEUU y otros críticos con el pacto sostienen que éste no evita que Teherán "sea el principal patrocinador del terrorismo del mundo", en palabras de Trump.

Mientras, la comunidad internacional asegura que Irán está cumpliendo con los compromisos alcanzados en el pacto de 2015 y considera que un acuerdo de no proliferación nuclear es un instrumento estratégico. "Ya tenemos una potencial crisis nuclear (Corea del Norte), sin duda no necesitamos meternos en una segunda", señaló en septiembre Federica Mogherini, máxima responsable de la diplomacia de la Unión Europea. Los expertos advierten de que suspender el acuerdo no solo pondría en peligro la capacidad de EEUU para influir en los acontecimientos globales: también convertiría a Estados Unidos en un socio poco fiable en futuras negociaciones, especialmente en el caso del régimen de Kim Jong-un.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios