colonizan los arrozales abandonados

La despoblación en Japón provoca una explosión demográfica... de jabalíes

El envejecimiento de la población en Japón, sumado al calentamiento global, está teniendo un efecto secundario imprevisto: el crecimiento exponencial del número de jabalíes

Foto: Cazadores municipales de la localidad de Tomioka identifican tres jabalíes abatidos cerca de la zona de evacuación de Fukushima, en marzo de 2017. (Reuters)
Cazadores municipales de la localidad de Tomioka identifican tres jabalíes abatidos cerca de la zona de evacuación de Fukushima, en marzo de 2017. (Reuters)

El envejecimiento de la población en Japón, sumado al calentamiento global, está teniendo un efecto secundario imprevisto: la explosión demográfica de los jabalíes. A medida que muchas localidades rurales se van despoblando, estos animales invaden los arrozales abandonados, donde encuentran alimento, y se reproducen sin apenas limitaciones.

“Hace treinta años, los cuervos eran el mayor problema por aquí. Pero ahora tenemos estos animales y no hay gente suficiente para asustarlos”, afirma el granjero Hideo Numata en la localidad de Hiraizumi, en declaraciones al diario The Washington Post, uno de los primeros en señalar ese problema.

La presencia de jabalíes en áreas urbanas es una constante en el sur de Japón desde hace años, pero recientemente han comenzado a aparecer en grandes cantidades también en las regiones del norte, tradicionalmente consideradas demasiado frías para estos animales. En 2011, en la prefectura de Iwate, las autoridades tuvieron que intervenir en dos ocasiones por la irrupción de jabalíes en núcleos urbanos. Este año, la cifra ha pasado a 94.

Un jabalí en una zona residencial cerca de Fukushima, el 1 de marzo de 2017. (Reuters)
Un jabalí en una zona residencial cerca de Fukushima, el 1 de marzo de 2017. (Reuters)

En Japón, el 40% de la población tendrá más de 65 años en 2050. Además, se está produciendo un desplazamiento de sus habitantes hacia el sur, por lo que numerosas superficies agrícolas del norte quedan sin cultivar, que estos animales aprovechan como hábitat. “Debido a la despoblación, hay más y más campos y arrozales abandonados. Son lugares perfectos para que los jabalíes se escondan y se alimenten”, afirma Koichi Kaji, profesor de gestión de la vida natural en la Universidad de Agricultura y Tecnología de Tokyo.

Existe además un factor reproductivo: mientras la fecundidad en Japón es de 1,44 niños por mujer durante toda su vida, una sola hembra de jabalí tiene una media de 4,5 cachorros al año, que, a su vez, alcanzan su edad reproductiva en tan solo dos años.

En Hiraizumi, situada en el interior del distrito afectado por el tsunami de 2011, los daños causados por estos animales se sextuplicaron entre 2015 y 2016. Pero además, un nuevo temor se ha sumado a los de los habitantes de esta región: en las zonas de evacuación alrededor de la planta nuclear de Fukushima, los jabalíes campan ahora a sus anchas, y a muchos les preocupa que puedan expandir la radiactividad en sus desplazamientos.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios