"LA FRAGMENTACIÓN NO BENEFICIA A EUROPA"

Londres reclama acceso al mercado europeo para sus bancos tras el Brexit

Hammond asegura que la "fragmentación" del poder financiero no beneficiaría a otras plazas europeas, sino a centros internacionales como Nueva York, Singapur y Hong Kong

Foto: El distrito financiero de Londres, en una fotografía de la capital británica. (Reuters)
El distrito financiero de Londres, en una fotografía de la capital británica. (Reuters)

El Reino Unido aspira a alcanzar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) que permita a sus bancos continuar ofreciendo servicios financieros en los países comunitarios tras el Brexit, sostuvo hoy el ministro de Economía británico, Philip Hammond. En un discurso en la sede del HSBC en la City de Londres, el corazón económico de la capital británica, Hammond aseguró que la "fragmentación" del poder financiero del Reino Unido no beneficiaría a otras plazas europeas, sino a centros internacionales como Nueva York, Singapur y Hong Kong.

Hammond criticó a los "escépticos" que consideran imposible incluir el acceso a servicios financieros en un acuerdo de libre comercio basándose en que "no se ha hecho nunca antes". Por contra, considera que Londres y Bruselas deben avanzar hacia un acuerdo a medida que tenga en cuenta los intereses particulares del Reino Unido y considera que cualquier pacto que no contemple el acceso al mercado europeo de bancos, aseguradoras y otras entidades financieras no sería "justo y equilibrado". "Quiero dejar claro que no solo es posible incluir servicios financieros en un acuerdo comercial, sino que es del interés mutuo hacerlo", defendió.

El ministro recalcó que la propia Unión Europea trató de forjar una "ambiciosa cooperación" en materia de servicios financieros con Estados Unidos durante la negociación del ahora paralizado Acuerdo Transatlántico de Libre Comercio e Inversiones (TTIP, en inglés).

En el Reino Unido, el sector financiero da trabajo a 2,2 millones de personas, genera unos 70.000 millones de libras al año en impuestos para las arcas públicas (78.400 millones de euros) y representa el 24 % de la actividad financiera de la Unión Europea, según datos divulgados por la London School of Economics (LSE).

El titular de Economía admitió que cuando el Reino Unido abandone el mercado único comunitario, previsiblemente el 29 de marzo de 2019, perderá el "pasaporte" financiero que otorga a sus bancos el derecho a operar en el resto del continente, tal como ya reconoció la primera ministra británica, Theresa May, la pasada semana.

Con todo, Hammond considera que el "interés mutuo" de Londres y Bruselas es continuar colaborando de forma estrecha para "asegurar que las empresas y los ciudadanos europeos pueden continuar accediendo a los servicios financieros del Reino Unido". La City de Londres es "imposibles de replicar" en otro lugar y su influencia en Europa no se debe a su capacidad para operar en el mercado único, sino a otros factores "intangibles" como el idioma, el "sistema legal" y el "apetito por el riesgo" del Reino Unido, dijo el ministro.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió este miércoles por su parte de que las líneas rojas que ha marcado el Gobierno de May, partidario de abandonar el mercado único para limitar la inmigración y la unión aduanera para gestionar desde Londres los acuerdos con terceros países, limitan el tipo de acuerdo posible entre el Reino Unido y la UE.

Tusk insistió asimismo en que el Reino Unido no puede escoger ciertos sectores y descartar otros para que se beneficien de las estructuras del mercado único comunitario. Algunas voces, como el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, han expresado de forma explícita su rechazo a incluir el acceso de la banca al mercado europeo en un acuerdo comercial.

"Los servicios financieros no pueden estar en un acuerdo de libre comercio, por muchas razones. Por razones de estabilidad y por cuestiones de supervisión, porque los servicios financieros requieren unas normas muy específicas", argumentó esta semana Le Maire en una entrevista con la cadena BBC Radio 4.

El ministro francés defendió sin embargo un "régimen de equivalencia" que otorgaría acceso a las firmas financieras del Reino Unido si la normativa británica se mantiene en paralelo a la europea, aunque Londres dejaría de tener poder de decisión directo sobre esas regulaciones. Hammond, sin embargo, rechazó hoy esa solución al considerarla "inadecuada, dada la escala y la complejidad del intercambio de servicios financieros entre el Reino Unido y la Unión Europea". En el "día uno" tras el Brexit, existirá una "equivalencia de facto" entre las leyes británicas y europeas, pero el ministro británico sostiene que ambos sistemas deben poder "evolucionar de forma separada".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios