en el seno de la iglesia

Un informe revela orgías entre sacerdotes italianos y pagos a gigolós

El documento fue elaborado por el joven abogado italiano Francesco Mangiacapra, que ejerció como gigoló para varios sacerdotes y se dedicó a recopilar sus rutinas sexuales

Foto:

Un nuevo escándalo ha aflorado en el seno de la Iglesia católica acusando a alrededor de 50 sacerdotes de diócesis italianas de estar involucrados en orgías, vídeos pornográficos y prostitución. Un dossier de 1.200 páginas que ha sido enviado a la diócesis de Nápoles, que ha tenido que admitir la existencia de este informe, relata casos de sexo en grupo en parroquias, orgías en conventos y el pago de servicios de prostitución masculina.

El documento fue elaborado por el joven abogado italiano Francesco Mangiacapra, que ejerció como gigoló para varios sacerdotes y se dedicó a recopilar las rutinas sexuales de los hombres de la Iglesia.

El dossier, que fue revelado por el sitio italiano Gay News, cuenta con imágenes, registros de mails de los involucrados e incluso capturas de conversaciones de WhatsApp subidas de tono entre varios miembros de la Iglesia Católica. Pero no solo eso, sino que también incluye capturas de pantallas de conversaciones de aplicaciones como Grindr o Romeo, muy populares entre homosexuales para conseguir pareja o tener sexo esporádico.

"El material será oportunamente examinado para ser enviado a las diócesis interesadas para su eventual evaluación", admitía en un comunicado el arzobispado de Nápoles.

El Papa preside una reunión en el Vaticano. (EFE)
El Papa preside una reunión en el Vaticano. (EFE)

Entre todas las revelaciones destapadas por este informe figura el de un obispo coadjutor que se encargaba de pagar el servicio que realizaban sus "acompañantes" mediantes Postepay, un sistema encriptado que sirve para llevar a cabo pagos seguros por internet.

"El comportamiento de los eclesiásticos que menciono es, en muchos casos, resultado de la impunidad a la cual los han acostumbrado los líderes de la Iglesia. La injusta tolerancia que alimenta la idea de que se puede seguir separando lo que se hace de lo que se predica, como es típico entre quienes tienen una doble moral esquizofrénica", dijo Mangiacapra.

También figura el caso del director de una oficina diocesana de cuidado pastoral escolar que solía buscar encuentros sexuales en las aplicaciones mencionadas o el de un sacerdote que frecuentaba discotecas gays asiduamente. Pero las prácticas homosexuales de estos sacerdotes no se ceñían a los exteriores de la iglesia, sino que el informe también ha revelado el caso de un párroco que organizaba orgías a través de Grindr en la Rectoría y el caso de un capuchino que hacía lo mismo pero en un convento.

Los que no podían cumplir sus fantasías en la vida real, tenía que contentarse con el sexo virtual, como el caso de un seminarista siciliano que en un vídeo particularmente escandaloso, se le puede ver eyaculando ante una cámara web. A su lado, aparece en la grabación una estatua de Nuestra Señora de Fátima.

La doctrina de la Iglesia católica con la homosexualidad dista mucho de ser aperturista pese a que el Papa Francisco se ha mostrado en varias ocasiones abierto a aceptar a las personas LGTB y que puedan practicar la comunión.

Krzysztof Charamsa, un sacerdote polaco y abiertamente homosexual fue expulsado en 2015 de la Congregación para la Doctrina de la Fe tras salir del armario y confesar que tenía pareja. En una entrevista que se publicó en el diario italiano 'Il Corrierre della Sera' aseguró sentirse orgulloso de su condición y de su pareja sentimental.

Monseñor Krzysztof Charamsa y su compañero sentimental. (EPA/EFE)
Monseñor Krzysztof Charamsa y su compañero sentimental. (EPA/EFE)

"Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de mi identidad. Estoy preparado para pagar las consecuencias, pero es el momento de que la Iglesia abra los ojos y comprenda que la solución que propone, la abstinencia total de la vida del amor, es inhumana", defendió en la entrevista.

El que fuera por aquel entonces portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, calificó las declaraciones de Charamsa de "muy graves e irresponsables". Lombardi señaló que estas declaraciones apuntan "a someter la asamblea sinodal a una presión mediática injustificada". Ahora, vuelven a apuntar las cámaras al seno del Vaticano por un verdadero escándalo. Y probablemente, no será la última vez.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios