fue ARRESTADA el domingo por trabajar sin visa

La modelo detenida en Tailandia que dice saber secretos del Kremlin y la Casa Blanca

La bielorrusa Anastasia Vashukevich afirma tener información que puede vincular al presidente Trump con el Kremlin, pero teme por su vida si es deportada a Rusia

Foto: Anastasia Vashukevich (Fuente: Instagram)
Anastasia Vashukevich (Fuente: Instagram)

La noticia, al principio, no parecía gran cosa: una modelo bielorrusa muy popular en Instagram, detenida en Tailandia por dar clases sobre sexualidad a turistas sin un permiso de residencia válido. Pero ahora la historia acaba de dar un giro espectacular: en un intento de evitar la deportación, Anastasia Vashukevich asegura ahora tener información que puede relacionar al Kremlin con el presidente estadounidense Donald Trump, según ha declarado en una entrevista a la agencia Associated Press.

Vashukevich cobró cierta notoriedad hace un año debido a sus comentarios en las redes sociales, en los que mencionaba los vínculos entre el multimillonario ruso Oleg Deripaska y un alto funcionario del Kremlin, el viceprimer ministro Serguéi Prikhodko. La modelo afirmaba conocer la información de primera mano por haber sido, según ella, la amante de Deripaska en 2016. Los datos aportados por Vashukevich fueron recogidos por el líder opositor ruso Alexéi Navalny en un vídeo denunciando la corrupción en el seno del Gobierno ruso, que recibió millones de visitas.

El pasado domingo, la bielorrusa y otras 9 personas -entre ellas otro ruso, Alexander Kirillov, conocido como el "gurú sexual" de Vashukevich- fueron detenidas en la ciudad tailandesa de Pattaya mientras daba lecciones sobre sexo a un grupo de terroristas rusos. Los diez han sido acusados de realizar una actividad económica sin un permiso de trabajo válido, y uno de ellos ni siquiera tenía un visado en vigor, según el mayor Satawat Prirattanapong, de la Policía de Inmigración de Tailandia.

Estando en el calabozo, Vashukevich colgó un video en Instagram dirigido a los medios estadounidenses. "No quería contaros muchas cosas. Ahora están intentando encerrarnos. Pero ahora estoy lista para colocar todas las piezas del puzzle que no habéis encontrado aún, y apoyarlo con audio y vídeo, sobre los lazos de nuestros queridos parlamentarios [rusos] con Manafort, Trump y todo este jaleo sobre las elecciones estadounidenses. Sé muchas cosas", afirmó.

¿Medidas desesperadas?

La mención es llamativa: Paul Manafort, ex jefe de campaña de Donald Trump, ha sido imputado bajo cargos de blanqueo de dinero, obtenido en gran medida de sus actividades en Ucrania, donde ejerció como asesor del derrocado presidente Víktor Yanúkovich, cercano al Kremlin. Manafort se ha declarado culpable de algunos cargos y ha aceptado colaborar con el fiscal especial Robert Mueller, que investiga la presunta injerencia rusa en el proceso electoral estadounidense y sus vínculos con el equipo de Trump. Ayer, la cadena CNN reveló que Mueller ha interrogado a varios testigos sobre los negocios del magnate en Rusia antes de presentar su candidatura por el Partido Republicano, en un intento de determinar en qué circunstancias Trump habría tomado la decisión de optar a la presidencia y si el Kremlin podría haber tenido algo que ver.

Ahora, Vashukevich asegura que no dirá nada a menos que se le garantice que no será deportada a Rusia. "Solo puedo contar algo cuando esté en un lugar seguro, lo siento, porque estoy preocupada por mi vida", declaró la modelo a un reportero de la agencia AP desde un furgón policial en Pattaya. Por su parte, Kirillov asegura que es el propio Gobierno ruso quien ha orquestado sus detenciones. "Razones políticas. Sabemos demasiado. Por eso quieren que vayamos a Rusia", afirma. "Creemos que en unos pocos días, incluso hoy, nos van a enviar a Rusia, muy rápido, y creo que nos perderán y no volveremos a ser vistos", sentencia.

¿Maneja realmente Vashukevich información comprometedora, o se trata de un intento desesperado de evitar la deportación a Rusia, donde la modelo teme represalias por sus anteriores denuncias? De momento, la modelo no ha presentado prueba alguna que respalde sus afirmaciones. Incluso el propio Navalny asegura tener "ciertas dudas" sobre su testimonio. "Creo que hace esos comentarios porque teme por su vida al haber sido detenida en Tailandia", ha declarado.

Algunos observadores han señalado la visita a Tailandia realizada estos días por el Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Patrushev, e indican que la cancelación de un visado -algo legítimo y justificable por actos como trabajar sin el permiso correspondiente- permitiría expulsar al infractor sin necesidad de llevar a cabo un proceso legal de extradición. El Kremlin, sin embargo, niega toda relación. "Es absurdo vincular esto con la detención de unos ciudadanos rusos en Tailandia", ha afirmado el portavoz del presidente Putin, Dimitry Peskov. De momento, la incógnita persiste.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios