CUATRO SOLDADOS MURIERON EN UNA EMBOSCADA

EEUU busca venganza en el Sahel: caza a los asesinos de sus fuerzas especiales

EEUU busca a los yihadistas que mataron a cuatro soldados de operaciones especiales en Níger. Cree que están en Mali. Se coordina con Francia para descubrir su ubicación exacta y lanzar un ataque

Foto: Una guardia de honor porta el ataúd de David T. Johnson, muerto en la emboscada en Níger, durante su funeral en Florida. (Reuters)
Una guardia de honor porta el ataúd de David T. Johnson, muerto en la emboscada en Níger, durante su funeral en Florida. (Reuters)

El Pentágono busca venganza. El Ejército y agentes de inteligencia de EEUU creen que los yihadistas de Daesh que emboscaron y mataron a cuatro soldados de las fuerzas especiales estadounidenses en Níger en octubre cruzaron la frontera para refugiarse en Mali y siguen allí desde entonces, según una fuente de la Administración directamente vinculada al caso citada por la CNN.

EEUU está trabajando con el contingente francés desplegado en Mali para conocer la ubicación exacta de los yihadistas y lanzar un ataque en la zona, donde también opera el grupo Nusrat al islam ual muslimín (Consejo de defensa del islam y los musulmanes), un frente yihadista que inlcuye a Al Qaeda en el Magreb Islámico. Los equipos militares y de inteligencia utilizarán imágenes aéreas, información proporcionada por civiles sobre el terreno, comunicaciones interceptadas y el análisis de redes sociales "para intentar rastrear a los atacantes afiliados a Daesh", según la fuente citada por la CNN.

Cualquier operación para eliminar a los yihadistas se ejecutará en coordinación con el ejército francés, que mantiene miles de efectivos en Mali desde 2013 en una misión antiterrorista para la que Emmanuel Macron ha pedido más implicación de sus socios europeos, España incluida.

Un factor polémico es el papel de la CIA. La agencia facilitó información al equipo sobre el nivel de amenaza terrorista en la zona

Incluso aunque el Pentágono localice a los atacantes, las dificultades para eliminarlos son significativas, advierten fuentes de la Administración Trump. En esa parte de África Occidental a lo largo de la frontera entre Níger y Mali, Washington necesitará recursos de inteligencia y reconocimiento, probablemente drones que permitan determinar con exactitud la posición de los yihadistas para atacarles con aviones o tropas terrestres.

La difusión en redes de un vídeo que muestra la muerte de los soldados estadounidenses ha aumentado la sensación de urgencia por 'resolver' este caso. Las imágenes, según una fuente del Pentágono que habría visto el vídeo, indican que combatieron hasta el final contra toda posibilidad e intentaron utilizar sus vehículos como protección. Uno de ellos murió por un disparo a corta distancia.

Doce efectivos de operaciones especiales fueron emboscados cuando realizaban una patrulla rutinaria con 30 soldados nigerinos, a unos 190 kilómetros al norte de Niamey, cerca de la frontera de Mali, un bastión de Daesh ubicado en las ruta de abastecimiento para los grupos terroristas que operan en la zona. Les atacaron unos 50 combatientes afiliados al ISIS armados con ametralladoras pesadas, lanzagranadas y morteros.

El papel de la CIA

Durante la batalla, que duró unas cuatro horas, murieron cuatro soldados de EEUU -Bryan C. Black, Jeremiah W. Johnson, Dustin M. Wright y David T. Johnson- y otros dos resultaron heridos. También cayeron cinco soldados nigerinos y unos 20 milicianos locales afiliados al ISIS, según explicó entonces el general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto, quien aseguró que la misión se planteó asumiendo que un enfrentamiento era "improbable".

Un factor polémico en el incidente es el papel de la CIA porque, aunque la agencia no estuvo implicada directamente en la misión, sí facilitó información sobre el nivel de amenaza terrorista en la zona. Ahora, la investigación intenta esclarecer si el equipo emboscado disponía de información actualizada. En el área se había desplegado un segundo equipo de operaciones especiales que trabajó directamente para la inteligencia de EEUU y que tenía la misión de eliminar a "Naylor Road", un coordinador de operaciones terroristas del ISIS y Al Qaeda y "uno de los tres principales objetivos en Níger", según varias fuentes de inteligencia citadas por ABC News.

Estas fueron las primeras bajas estadounidenses en la misión de capacitación y asistencia a las fuerzas armadas nigerinas, su mayor operación en el África subsahariana. Mientras la búsqueda de los insurgentes continúa, la compleja investigación sobre qué ocurrió en aquella emboscada ha concluido, tras ser aprobada por el US Africa Command y enviada al general Dunford y al secretario de Defensa, James Mattis. Cuando ambos aprueben sus resultados, se enviará a las familias de los caídos y al Congreso.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios