deben cumplir 12 requisitos

Arabia Saudí abre las puertas del Ejército a las mujeres (con permiso de su 'guardián')

Reclutar mujeres soldados forma parte de las reformas que se han introducido en el país para mejorar los derechos de las mujeres. Sin embargo, aún queda mucho por hacer

Foto: Una mujer prueba un arma en una feria en Abha, Arabia Saudí. (Reuters)
Una mujer prueba un arma en una feria en Abha, Arabia Saudí. (Reuters)

Muy poco a poco, Arabia Saudí avanza en la defensa y ampliación de los derechos de las mujeres. Después de permitirlas conducir a partir del próximo mes de junio ahora podrán formar parte del ejército del país. Para ello tendrán de plazo hasta el jueves para presentar su solicitud para acceder a puestos que poco tienen que ver con el combate y sí con la seguridad en cuatro provincias del país. Riad, La Meca, al-Quassin y Medina.

Para ello, las mujeres que quieran ser soldado deben de cumplir 12 requisitos, como ser ciudadanos saudíes, edades comprendidas entre 25 y 35 años y tener un diploma de la escuela secundaria. Para acceder a esta convocatoria, la mujer debe obtener permiso de su 'guardián', es decir, su tutor masculino que suele ser su marido, su padre o su hermano. Además, este debe residir en la zona donde la soldado sea destinada. Otros de los requisitos es que la mujer esté casada con un saudí, medir mínimo 155 centímetros y "tener una buena relación altura/peso".

Esta decisión de comenzar a reclutar mujeres soldados forma parte de una de las varias reformas que se han introducido para mejorar los derechos de las mujeres. Además de dar luz verde para que pongan al volante de un coche, hace un mes se les permitió asistir a los partidos de fútbol después de que su presencia estuviera prohibida durante años.

A todo ello hay que sumar que estos cambios generan riqueza en el país. Tal y como contó El Confidencial el pasado mes de enero, Uber y Careem -su gran competidor en el país- tienen previsto 'reclutar' más de 10.000 mujeres conductoras. Por el momento y hasta junio, para realizar actividades cotidianas como ir a trabajar o hacer la compra, las mujeres de Arabia Saudí no pueden coger el coche, por lo que recurren a taxis o a contratar un conductor. Este último caso es uno de los servicios más demandados ya que el 80% de los clientes que utilizan Uber son mujeres. En el caso de Careem, la cifra es del 70%. Todos los conductores de estos servicios de transporte de pasajeros son hombres, una tendencia que quieren cambiar de manera radical en solo unos meses. Por ello, se quiere cubrir la demanda de esas mujeres que quieren ir de un sitio a otro y no quieren que les lleve un hombre, algo que a muchas no les permite sus maridos, y ofrecer un servicio exclusivo para ellas.

Otras prohibiciones (que no se han levantado)

Aunque las mujeres de Arabia Saudí puedan alistarse en el ejército, son varias las prohibiciones que siguen vigentes para ellas. Ninguna puede salir de casa si no van acompañadas de un 'hombre guardián' -'mahram'. Se trata de una especie de tutor de por vida que, generalmente, suele ser un familia: su marido, su padre o sus hermanos. Si necesitan ir a comprar o ser operadas de urgencia, tienen que tener el consentimiento de su 'guardián', que las deberá acompañar.

Tampoco pueden bañarse en piscinas o playas. Si lo hacen, debe de ser en lugares exclusivos para ellas y en las que no haya presencia de ningún hombre en los alrededores. Para estudiar y trabajar deben de pedir permiso y hay profesiones que son exclusivas de los hombres. De hecho, en los edificios públicos hay una entrada para ellos y otra para ellas y existen casos de mujeres universitarias que tienen que siguen algunas de las clases a través de videoconferencia para no tener contacto con el género masculino si el docente es un varón.

Abrir una cuenta bancaria es una odisea, ya que necesitan un permiso. Si quieren llorar a un ser querido fallecido, deberán hacerlo en casa o en una mezquita ya que la entrada a los cementerios saudíes está reservada solo para hombres.

En cuanto a la vestimenta, está prohibido que enseñen piernas, brazos, el pelo... solo la cara y las manos. Por eso, deben seguir un código de vestir estricto: un hiyab o una abaya, pero siempre de color negro.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios