"NO ESTAMOS A SALVO NI EN LUGARES SAGRADOS"

Acoso sexual en La Meca: el #MeToo que han sacado a la luz las mujeres musulmanas

A raíz del post en Facebook de una mujer que ha denunciado abusos sexuales durante su peregrinación a La Meca, otras muchas han compartido en sus redes sociales casos similares

Foto: Mujeres musulmanas han denunciado sufrir acoso sexual en sus peregrinaciones a La Meca (EFE)
Mujeres musulmanas han denunciado sufrir acoso sexual en sus peregrinaciones a La Meca (EFE)

"Me callé porque sabía que nadie me creería o que nadie me tomaría en serio, excepto mi madre”. Así se sintió Sabica Khan, una mujer palestina, cuando fue víctima de acoso sexual durante su peregrinaje a La Meca. Hace unos días, decidió terminar con su silencio y escribir en su perfil de Facebook lo que había pasado, levantando casi sin querer un movimiento de denuncia contra estos comportamientos. Khan prendía así la mecha al contar cómo fue abusada al lado de la Kaaba mientras practicaba el tawaf, uno de los ritos en el que debe dar siete círculos a la Kaaba.

“Era mi tercer tawaf y noté una mano en mi cintura. Pensé que era un error inocente y seguí moviéndome. Durante mi sexto tawaf de repente noté que me tocaban el trasero de forma agresiva y me congelé, sin estar segura de si era intencionado. Lo ignoré y me seguí moviendo despacio porque había mucha gente. Cuando llegué a la esquina, alguien intentó cogerme el trasero y decidí parar. Cogí su mano y la aparté de mí”, relató Sabica en su publicación. “Me giré y no pude ver quién era. Me sentí violada y no era capaz de hablar."

Su publicación ha obtenido más de 800 comentarios y ha sido compartida en más de 2000 ocasiones antes de que Khan decidiese hacer privada su cuenta de Facebook ante la avalancha de comentarios. Sin embargo, la semilla ya estaba plantada y muchas mujeres han seguido su ejemplo y compartido en sus redes sociales sus duras experiencias.

#MosqueMeToo

“Experimenté lo mismo durante el tawaf en 2010”, comentaba Shireen Ajmal en el post de Khan. A ella se sumaron más mujeres que querían dejar constancia de sus episodios de acoso sexual. “Un hombre puso su mano sobre la mía mientras me apoyaba en una de las paredes de la Kaaba y otro me acosó verbalmente”, escribía Zi Moneer. “A mí también me ha pasado, me tocaron el trasero dos veces mientras intentaba tocar la Piedra Negra”, compartía otra usuaria de Facebook. “No estás sola”.

No solo en el post de Khan. Numerosas mujeres han decidido compartir sus experiencias también en Twitter. “Entré en un taxi en La Meca y el conductor puso su mano en mi muslo y lo apretó. Me bajé inmediatamente del taxi en mitad del tráfico. Entré a otro y ese conductor me enseñó su pene”, contaba otra mujer afectada. “La dos cosas pasaron el mismo día”. La misma usuaria relataba la experiencia de una conocida: “Un hombre se restregó contra ella alrededor de la Kaaba y cuando se volvió, él le estaba sonriendo”.

“Fui manoseada y abusada sexualmente dos veces durante la peregrinación a La Meca cuando tenía 15 años”, contaba también la escritora y periodista Mona Eltahawy bajo los hashtags #MeToo y #MosqueMeToo (Mezquita, yo también). “Incluso ahora, cuando hablo de ello, me acusan de estar inventándomelo”.

Utilizando la misma etiqueta, otra mujer compartía en su perfil de Twitter su experiencia en la Kaaba a los diez años. "Pensaba que mi hermana me estaba cogiendo de las caderas para no perderme entre toda la multitud. Pero mi hermana estaba a mi lado y esas manos resultaron no ser las suyas".

“No estamos a salvo ni en lugares sagrados”

En los comentarios, muchas de ellas se lamentaban no solo de estos acosos sexuales, sino del sitio en el que eran practicados. Normalmente, las mujeres son la mitad de los peregrinos que llegan a La Meca cada año. “Es triste que no puedas estar a salvo ni en lugares sagrados”, escribía Sabica. Miqdad Hussain también opinaba sobre ello: “Que alguien vaya a un lugar sagrado no significa que tenga un corazón sagrado”.

Las aglomeraciones son algo habitual al intentar tocar la sagrada Kaaba en la Gran Mezquita de La Meca (EFE)
Las aglomeraciones son algo habitual al intentar tocar la sagrada Kaaba en la Gran Mezquita de La Meca (EFE)

"Fui abusada sexualmente con 21 años mientras hacía el tawaf, ahí, ¡en ese lugar tan sagrado!", denunciaba una usuaria de Twitter. "Que haya pasado ahí, en ese sitio que se supone que es el santuario más sagrado y más seguro, me rompió tanto que nunca me recompuse".

Las aglomeraciones que se suceden en este lugar de peregrinación no son una excusa, así como tampoco lo es "cómo vista una mujer, donde está o qué hace". Así se pronunciaba otra usuaria de la red social. "El comportamiento depredador no necesita excusas".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios