y elevan la pena de nueve a 12 años

La Justicia brasileña condena por unanimidad a Lula da Silva por corrupción

La decisión abre la puerta a la inhabilitación política de Lula y deja en manos de la Justicia electoral su posible candidatura presidencial

Foto: Una mujer se manifiesta contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Paulo. (EFE)
Una mujer se manifiesta contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Paulo. (EFE)

La Justicia brasileña ratificó este miércoles la condena por corrupción pasiva y lavado de dinero contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) en una causa relacionada con el escándalo por los desvíos en la petrolera estatal Petrobras. Los tres magistrados de un tribunal de segunda instancia de Porto Alegre votaron por unanimidad a favor de elevar a 12 años y un mes la pena de Lula frente a los nueve años y medio que le había impuesto el juez de primera instancia.

La decisión, adoptada por unanimidad por un tribunal de segunda instancia de Porto Alegre, abre la puerta a la inhabilitación política de Lula y deja en manos de la Justicia electoral su posible candidatura presidencial por el Partido de los Trabajadores (PT).

Los tres miembros de la sala octava del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región fueron unánimes al concluir que quedó probado que Lula recibió el derecho a disfrutar de un lujoso apartamento en la playa de Guarujá como soborno de la constructora OAS por el favorecimiento en contratos con Petrobras.

Además de elevar la pena, los tres coincidieron en que Lula tendrá que cumplir la pena en régimen cerrado y que podrán ordenar su detención cuando la defensa no cuente con más recursos para intentar modificar la condena en segunda instancia. Lula es el favorito en todas las encuestas de intención de voto para las presidenciales de octubre próximo y el Partido de los Trabajadores asegura que no tiene planes para presentar a otro candidato y que insistirá en la candidatura del expresidente hasta la última instancia.

Brasil, dividido

Las proclamas 'Lula presidente' y 'A la cárcel' se multiplicaron hoy en las marchas a favor y en contra del expresidente en un reflejo de la fractura política y social que vive el país. La decisión aleja a Lula de la ansiada candidatura para las presidenciales de octubre, aunque el líder del Partido de los Trabajadores —que enfrenta siete causas ante la Justicia, en su mayoría por corrupción— puede apelar al Tribunal Electoral, que tendría la última palabra.

Una seguidora del expresidente brasileño llora durante una concentración. (EFE)
Una seguidora del expresidente brasileño llora durante una concentración. (EFE)

Porto Alegre amaneció blindada por tierra, mar y aire, para evitar incidentes entre los miles de seguidores del Partido de los Trabajadores que acamparon la noche del martes en la ciudad y los detractores del expresidente. A las consignas 'Lula presidente' y 'Elección sin Lula es fraude' se oponían gigantescas pancartas pidiendo cárcel para el exmandatario y muñecos gigantes que representaban al líder del PT entre rejas.

Hasta allí llegaron muchos simpatizantes de izquierdas procedentes del nordeste, la cuna de Lula, como Juliano Simonard, de 18 años, que viajó durante más de 60 horas en autobús. "Atravesamos Brasil entero porque es primordial la defensa de Lula en la cuestión de la lucha contra el golpe que la burguesía imperialista financió, y ahora quieren detener a nuestro principal dirigente", presumía.

La alternativa del diablo

La sentencia contra el exmandatario ha dejado a la izquierda brasileña frente a una auténtica 'alternativa del diablo': o escoge un nuevo candidato a la presidencia o insiste en postular a un condenado a prisión.

Una mujer celebra la condena del expresidente brasileño. (Reuters)
Una mujer celebra la condena del expresidente brasileño. (Reuters)

El fallo puede haber sido un torpedo a la línea de flotación de la posible candidatura del exmandatario, que lidera todos los sondeos para las elecciones presidenciales del 7 de octubre próximo. Aunque el Partido de los Trabajadores ha repetido una y otra vez que su "único" candidato es Lula, la ley electoral brasileña dice que una persona con una condena ratificada en segunda instancia por un tribunal colegiado, como es el caso, no puede postularse a un cargo de elección popular por un plazo mínimo de ocho años.

Más allá de eso, pesa el riesgo de que la Justicia decida que la condena se ejecute una vez agotadas las apelaciones en segunda instancia y el exmandatario acabe en prisión, una posibilidad remota, pues todavía tendría derecho a algún recurso en tribunales superiores.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios