Así fue el ataque contra el hotel de Kabul
  1. Mundo

Así fue el ataque contra el hotel de Kabul

El asalto llevado a cabo por un comando talibán al Hotel Intercontinental de Kabul durante el fin de semana se saldó con una veintena de muertos, 14 de

El asalto llevado a cabo por un comando talibán al Hotel Intercontinental de Kabul durante el fin de semana se saldó con una veintena de muertos, 14 de ellos extranjeros. El portavoz de Interior indicó que además 6 civiles afganos y 10 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos.

El ataque comenzó cuando un suicida se inmoló a la entrada del hotel, muy frecuentado por extranjeros, para dejar el paso libre a sus cinco compañeros, que penetraron cargados de armas, explosivos y chalecos listos para ser detonados. El asalto resultó en unas doce horas de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los talibanes, hasta que las autoridades afganas lo dieron por terminado en la mañana del domingo. El hotel fue liberado por las fuerzas de seguridad afganas tras más de doce horas de combates. Las autoridades rescataron a 151 empleados y huéspedes, 40 de ellos extranjeros.

"Los insurgentes entraron en la cocina desde la parte norte y empezaron a disparar a la gente en el primer piso. Los últimos dos atacantes fueron abatidos por las Fuerzas Especiales Afganas en la sexta planta", relató un portavoz del ministerio afgano del Interior, Najib Danish. Hace unas tres semanas, la seguridad del hotel, situado en lo alto de una colina al oeste de Kabul, pasó a estar en manos de una empresa privada, mientras que antes estaba a cargo de las fuerzas de seguridad afganas, dijo Danish.

Los talibanes reclamaron la autoría del ataque a través de un comunicado de su portavoz Zabihullah Mujahid, quien precisó que sus combatientes identificaron "cuidadosamente" a sus víctimas y mataron a ciudadanos de los países "invasores" y miembros del Gobierno afgano.

El hotel, frecuentado por extranjeros y afganos adinerados y que a menudo acoge fiestas privadas y eventos oficiales como ruedas de prensa, seminarios y conferencias, ya fue objeto de un atentado similar de los talibanes en junio de 2011. En aquella ocasión, 21 personas fallecieron, entre ellas dos extranjeros, una de ellas un piloto español.

Este es el primer ataque de envergadura en Afganistán desde que el Gobierno retomó recientemente la posibilidad de unas negociaciones de paz con los talibanes. La semana pasada, miembros del Gobierno afgano, del Alto Consejo para la Paz de Afganistán y de facciones de los talibanes mantuvieron conversaciones informales en Turquía con el propósito de abrir un proceso formal de paz en el país asiático.

A principios de mes, once personas murieron, entre ellas cinco policías, y 25 resultaron heridas después de que un atacante suicida detonara los explosivos que llevaba cerca de las fuerzas de seguridad que vigilaban una manifestación en la capital afgana. Además, a finales de mayo pasado se produjo en la ciudad el peor atentado en el país desde la caída del régimen talibán con la invasión estadounidense en 2001, cuando un camión cargado de explosivos causó 150 muertos y más de 300 heridos. Desde el final de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, Kabul ha ido perdiendo terreno ante los insurgentes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.