DEJAR BULGARIA PARA UNIRSE A RUMANÍA

La 'Cataluña búlgara': una broma pone a la región más pobre de la UE en el mapa

Tres provincias de Bulgaria quieren unirse a Rumanía. No se trata de otra crisis secesionista sino de una broma para atraer la atención sobre el abandono que sufre la región más pobre de la UE

Foto: Un búlgaro trata de avanzar por una carretera inundada en Archar, al norte del país. (Reuters)
Un búlgaro trata de avanzar por una carretera inundada en Archar, al norte del país. (Reuters)

Tres provincias de Bulgaria quieren un referendo de independencia para unirse a Rumanía. No se trata de una nueva crisis secesionista en Europa sino de una broma lanzada por un activista local para atraer la atención sobre el abandono que sufre la región más pobre de la Unión Europea (UE). "Uno de los motivos de exigir esta separación es la rampante corrupción en Bulgaria que, además, afecta mucho más a nuestra región", aseguró hace unas semanas el iniciador de la supuesta consulta, Boris Kamenov, en declaraciones a la televisión Nova.

En las montañosas provincias de Vidin, Vratsa y Montana, situadas en el noroeste de Bulgaria, viven unas 420.000 personas, que están a la cola de casi todas las estadísticas de la UE. Son las zonas más pobres del país más pobre de Europa, con una renta per cápita regional de apenas el 30% de la media comunitaria, mientras que la tasa de jóvenes que ni estudian ni trabajan es la más alta de la UE, con el 46%. Además, la envejecida región ha perdido unos 30.000 habitantes en solo tres años por la emigración a países de Europa occidental.

En medio de esta situación surgió la idea de lanzar una especie de 'proceso independiente' ficticio para llamar la atención, no solo de las autoridades en Sofía sino del resto de Europa también. Numerosos medios de comunicación nacionales e internacionales se hicieron eco de la campaña lanzada por Kamenov, un exempleado de la compañía estatal de ferrocarriles, de 63 años de edad.

Coincidiendo con el inicio de la presidencia semestral búlgara de la UE en enero, marcada por una oleada de protestas contra la corrupción y el bajo nivel de vida, el activista anunció una campaña para forzar un referendo secesionista. "Necesitamos una persona, un líder como el jefe del Gobierno de Cataluña, Carles Puigdemont", declaró Kamenov, sin ocultar su inspiración en el secesionismo catalán para su idea.

En todo caso, el trasfondo real de esta 'broma secesionista' es sin duda la rampante corrupción en Bulgaria. "No deberíamos formar parte de esta corrupción", dijo Kamenov y destacó que la población del noroeste de Bulgaria es conocida como "gente luchadora por una verdadera democracia". Por eso, la región pretende unirse a la vecina Rumanía, otro país empobrecido aunque más eficaz en la lucha contra la corrupción.

Mientras que Rumanía ha procesado y condenado a cientos de políticos por corrupción, incluido un ex primer ministro, en Bulgaria no hay ningún condenado importante por este delito. Los autoridades regionales de la zona afectada tacharon la iniciativa de Kamenov de absurda. "No comento tonterías", dijo a la prensa el alcalde de Vratsa, Kalin Kamenov (quien no es pariente de Boris Kamenov), mientras que el regidor de Montana, Zlatko Yivkov, calificó la supuesta campaña de "una cosa poco seria".

El trasfondo real de esta 'broma secesionista' es sin duda la rampante corrupción. En Bulgaria no hay ningún condenado importante por este delito

"La constitución dice que Bulgaria es un país unitario con gobiernos municipales y en ella no se admiten formaciones territoriales autónomas. La integridad territorial es inviolable", subrayó, ya en tono más serio, el alcalde de Vidin, Ognyan Tsenkov. Tras provocar estas intervenciones, la idea de la 'Cataluña búlgara', como la describió el diario 'Trud', quedó expuesta como una broma para atraer la atención sobre la situación de la región.

El propio Kamenov ha reconocido hace unos días que la idea secesionista nació el año pasado en las redes sociales como "noticia falsa", pero al ver el gran interés y los comentarios de apoyo entre sus vecinos, decidió anunciar "oficialmente" un referéndum. "Unos amigos y yo decidimos provocar un debate público para saber qué opinan los vecinos y qué proponen", contó. "Sobre todo, para que nos escuchen los ministros y los diputados, y vean que nuestra región está condenada a la miseria, la despoblación y la desaparición", declaró el 'Puigdemont búlgaro', como lo han bautizado varios medios.

Según Kamenov, quien se define como "un patriota", el descontento entre la gente de la región es tan grande porque los gobiernos prometen desarrollo económico, empleo, inversiones y reformas, pero no llega nunca nada. "Yo, de verdad, soy partidario de la independencia, pero de una 'independencia de la corrupción'. Y la única dependencia que debe existir es la de la ley, la de que todos somos iguales ante la ley. Tal y como sucede en Rumanía", concluyó.

Y tras haber conseguido su objetivo, el de atraer la atención sobre su empobrecida región, Kamenov aseguró que vuelve ahora a su vida privada y que no hablará más de secesión.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios