"hay una gran decepción con el preacuerdo"

La "revuelta de los enanos" contra Merkel: el no a una gran coalición "está muy extendido"

Las Juventudes Socialdemócratas alemanas advirtieron hoy de que el no a una gran coalición está muy extendido. Consideran quela alternativa es un Ejecutivo en minoría

Foto:  El jefe de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer, la canciller alemana y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkel, y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz. (Reuters)
El jefe de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Horst Seehofer, la canciller alemana y líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkel, y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz. (Reuters)

Las Juventudes Socialdemócratas (Jusos) alemanas advirtieron hoy de que el "no" a una gran coalición está "muy extendido" en su partido y consideran que, de imponerse el rechazo a una nueva alianza con Angela Merkel, la alternativa no tiene por qué ser nuevas elecciones, sino un Ejecutivo en minoría. El rechazo al preacuerdo alcanzado entre Merkel y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, no se limita a algunas corrientes aisladas, sino que es un fenómeno "transversal", indicó el jefe de los Jusos, Kevin Kühnert, en un encuentro con medios extranjeros.

Hay una "gran decepción" ante los contenidos del preacuerdo, presentado el viernes por Schulz como "sólido y equilibrado", ya que no se logró incluir la mayoría de las propuestas socialdemócratas en materia fiscal, sanitaria o de política migratoria, indicó Kühnert. Pretender ahora que se pueden "renegociar" algunos de estos contenidos, como se ha exigido desde el ala izquierdista del partido, "no sería serio", admitió el líder de los Jusos, quien mostró ahí su "comprensión" hacia el rechazo expresado del bloque conservador a modificar lo acordado.

Kühnert se propone a lo largo de esta semana recabar apoyos al "no" a una gran coalición con una gira por distintas partes del país, previa al congreso extraordinario que celebrará el SPD en Bonn el próximo domingo, donde se someterá a la ratificación de los delegados el preacuerdo. Los Jusos no consideran una temeridad esta postura, ya que a su parecer no implicaría la convocatoria de nuevas elecciones -con el consiguiente peligro de un resultado aún peor para el SPD, tras haberse hundido en las elecciones generales de septiembre en su mínimo histórico, un 20,5%.

Existe la opción de un gobierno en minoría liderado por Merkel, con apoyos puntuales del propio SPD, recordó Kühnert. Los Jusos expresaron ya su claro rechazo a otra gran coalición en el congreso en que Schulz fue reelegido con un 81%, el pasado diciembre, y tras examinar los contenidos del preacuerdo se sienten "ratificados" en esa posición.

"Una nueva gran coalición no puede basarse en un 'vamos a seguir como hasta ahora', Alemania y Europa necesitan nuevos impulsos, nuevas políticas", consideró, en alusión a las dos legislaturas en las que Merkel ha gobernado ya en alianza con el SPD, en 2005-2009 y 2013-2017. De limitarse a sumar una gran coalición tras otra, su formación corre el peligro de caer en la "irrelevancia política", advirtió.

Si el SPD llega a "desaparecer como gran partido", dijo, no puede esperarse que "surja otro de pronto", como ilustra lo ocurrido con el Partido Socialista en Francia. Los Jusos, con 70.000 miembros, son una minoría dentro de los 450.000 militantes del SPD, pero el pasado fin de semana lograron una inesperada victoria en una votación a escala regional, en el "Land" oriental de Sajonia-Anhalt, donde se impuso el "no".

Desde la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, se ha apremiado a Schulz a dominar la "revuelta de los enanos" y arremetido contra el SPD por las peticiones de renegociar un preacuerdo que el propio líder socialdemócrata calificó de "excelente".

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios