Uber: Uber y Careem contratarán a más de 10.000 mujeres conductoras en Arabia Saudí. Noticias de Mundo
Para llevar a mujeres y familias

Uber y Careem contratarán a más de 10.000 mujeres conductoras en Arabia Saudí

El septiembre, el rey Salman bin Abdelaziz ordenó emitir permisos de conducir para las mujeres, que tenían prohibido ponerse al volante de un vehículo en el ultraconservador país musulmán

Foto: Una mujer conduce un coche en Arabia Saudí. (Reuters)
Una mujer conduce un coche en Arabia Saudí. (Reuters)

El pasado mes de septiembre, el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, dio luz verde para que las mujeres pudieran ponerse al volante de un vehículo, algo que estaba prohibido en el país. La medida no estará en vigor hasta junio, mes en el que Uber y Careem, su gran competidor en el país, tienen previsto 'reclutar' más de 10.000 mujeres conductoras.

Para realizar actividades cotidianas, como ir a trabajar o hacer la compra, las mujeres de Arabia Saudí no pueden aún coger el coche, por lo que se ven obligadas a recurrir a taxis o a contratar un conductor. Este último caso es uno de los servicios más demandados ya que, según informa la CNN, el 80% de los clientes que utilizan Uber son mujeres. En el caso de Careem, la cifra es del 70%. Todos los conductores de estos servicios de transporte de pasajeros con hombres, una tendencia que quieren cambiar de manera radical en solo unos meses.

Y es que Careem tiene previsto contratar 10.000 mujeres como conductoras. Para ello, desde hace ya varias semanas se han puesto en marcha cursos no solo para aprender a conducir sino dirigidos a la atención al cliente y al manejo de la aplicación móvil con el que se solicita este tipo de servicios. El objetivo es cubrir la demanda de aquellas mujeres que quieren ir de un sitio a otro y no quieren que les lleve un hombre, algo que a muchas no les permite sus maridos. Por tanto, un nuevo segmento de la población de Arabia Saudí se ha convertido en clientes potenciales.

Para llevar a mujeres y familias

Uber también hará contrataciones, aunque la dirección no ha especificado el número de mujeres que se unirá a esta plataforma. Eso sí, la decisión de Arabia Saudí de permitir que una mujer conduzca no da luz verde a que se mezclen con frecuencia hombres y mujeres en el mismo espacio. De hecho, Careem tiene previsto que sus mujeres conductoras ofrezcan servicios exclusivamente a otras mujeres y a familias. Nunca a hombres que soliciten el servicio.

Otra de las cuestiones que ambas empresas deben de tener en cuenta son las leyes en materia laboral que no permiten a las mujeres trabajar entre el atardecer y el amanecer en ciertos empleos, como en el campo de la medicina, en negocios familiares o en organizaciones benéficas, excepciones que podrían ampliarse a las mujeres que trabajarán como conductoras a partir de junio.

(Foto: Efe)
(Foto: Efe)

Otras prohibiciones (que no se han levantado)

Aunque las mujeres de Arabia Saudí puedan conducir desde junio, son varias las prohibiciones que siguen vigentes para ellas. Ninguna puede salir de casa si no van acompañadas de un 'hombre guardián' -'mahram'. Se trata de una especie de tutor de por vida que, generalmente, suele ser un familia: su marido, su padre o sus hermanos. Si necesitan ir a comprar o ser operadas de urgencia, tienen que tener el consentimiento de su 'guardián', que las deberá acompañar.

Tampoco pueden bañarse en piscinas o playas. Si lo hacen, debe de ser en lugares exclusivos para ellas y en las que no haya presencia de ningún hombre en los alrededores. Para estudiar y trabajar deben de pedir permiso y hay profesiones que son exclusivas de los hombres. De hecho, en los edificios públicos hay una entrada para ellos y otra para ellas y existen casos de mujeres universitarias que tienen que siguen algunas de las clases a través de videoconferencia para no tener contacto con el género masculino si el docente es un varón.

Abrir una cuenta bancaria es una odisea, ya que necesitan un permiso. Si quieren llorar a un ser querido fallecido, deberán hacerlo en casa o en una mezquita ya que la entrada a los cementerios saudíes está reservada solo para hombres.

En cuanto a la vestimenta, está prohibido que enseñen piernas, brazos, el pelo... solo la cara y las manos. Por eso, deben seguir un código de vestir estricto: un hiyab o una abaya, pero siempre de color negro.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios