puigdemont y rajoy, perdedores

Triunfos y fracasos del 2017: una mujer entre los ganadores y dos 'losers' españoles

En la lista de perdedores se encuentran dos españoles: el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el 'expresident' de la Generalitat ahora en el 'exilio' belga, Carles Puigdemont

Foto: Última reunión del Consejo Europeo de 2017 en Bélgica. (EFE)
Última reunión del Consejo Europeo de 2017 en Bélgica. (EFE)

Cada vez que un año llega a su fin, repasamos de lo que ha ocurrido a nuestro alrededor para hacer balance. El 2017 en la esfera internacional ha sido, sin lugar a dudas, un año convulso, cargado de tensión no solo en España, donde hemos vivido el 'procés' soberanista de Cataluña llegando a su punto más álgido, sino en el resto de Europa y en otros puntos, como Estados Unidos, donde Donald Trump ha sido el protagonista indiscutible desde que llegó a la Casa Blanca, hace algo menos de un año.

El semanario del grupo Axel Springer Politico en su versión europea hace un repaso por los triunfos y los fracasos en el mundo internacional de este último año, concediéndole valoración positiva a, entre otros, el polémico Trump, a quien incluye en una lista de 'ganadores' del año de la que forma parte una sola mujer —a pesar de ser un año muy marcado por el movimiento feminista—. Entretanto, Politico sitúa en el otro lado de la balanza, el de los 'perdedores', a dos españoles: el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al que fue jefe de la Generalitat hasta ser cesado, Carles Puigdemont, ambos por la tensión en Cataluña.

La derecha es la protagonista indiscutible de la lista de los 'winners'. Desde el líder francés —el político de la lista más ubicado en el centro ideológico—, al que se le otorgó la derrota del populismo galo, hasta las propias caras visibles del populismo, como la del checo Andrej Babiš, que de empresario y uno de los hombres más ricos de su país pasó a convertirse en primer ministro.

La 'Macron-manía' de Francia

Del lado de los vencedores se encuentra, encabezando la lista, 'monsieur le président' Emmanuel Macron, el centrista que llegó a segunda vuelta para enfrentarse a una Marine Le Pen que no logró recabar más que un tercio de los apoyos. La 'Macron-manía', ese furor desatado por un joven presidente, proeuropeísta convencido y progresita de centro como es el actual mandatario galo, ha hecho no solo que lidere esta lista, sino también que 'The Economist' haya designado Francia como país del año. Macron ha sido la gran revolución del año.

Macron no solo venció al populismo de la ultraderecha francesa, sino que cumplió su promesa de construir un movimiento de cero que llegara al Palacio del Elíseo, "todo ello antes de cumplir los 40", señala Politico. A su juventud se le suman los defectos de quien fue su precedesor, un François Hollande que tiene a sus espaldas largos 'annus horribilis', y al escándalo que barrió la popularidad de su contrincante, el exministro François Fillon. Además, tomó el control de la Asamblea Nacional francesa y asumió un papel de liderazgo en la reforma de la Unión Europea, además de ser la cara visible de la lucha contra el cambio climático en un intento por llenar el vacío de Barack Obama.

El 'niño prodigio' de Austria

Sebastian Kurz lleva nueve años en política, a pesar de que solo tiene 31 años. El conservador que lideró el giro a la derecha de Austria se convirtió este mismo mes de diciembre en el jefe de Gobierno más joven de Europa, tras conseguir, esos sí, cerrar un pacto con los ultranacionalistas del Partido Liberal (FPÖ), la ultraderecha del país. El presidente se hizo con el control del Partido Popular (ÖPV) austriaco meses antes de llegar a la Cancillería, cuando impuso un cambio de estatutos para asumir plenos poderes a la hora de decidir cargos, candidaturas y estrategias. Arrebató a la ultraderecha el discurso centrado en el control de la inmigración, y le funcionó.

El canciller de Austria, Sebastian Kurz. (EFE)
El canciller de Austria, Sebastian Kurz. (EFE)

Kurz logró, antes incluso que un también joven Macron, controlar su partido, renombrar su lista de electores y derrotar en las urnas. Su objetivo es convertirse en modelo a seguir para el resto de líderes de la derecha europea que están surgiendo en los últimos años, algo que parece que tendrá fácil. Por el momento, ya ha alzado la voz contra las cuotas de refugiados, cambiando así la política de sus predecesores socialdemócratas, que venían bailando las aguas a Alemania en el Consejo Europeo.

Cecilia Malmström, líder del comercio europeo

A pesar de haber sido un año muy marcado por los movimientos feministas, la sueca Cecilia Malmström, exministra de Asuntos europeos en Estocolmo y actual comisaria europea de Comercio, es la única mujer que se ha colado en la lista de ganadores del año. Malmström, integrante del Partido Popular Liberal sueco y firme defensora de la integración de Suecia en el euro, fue la encargada no solo de anunciar sino de tramitar el acuerdo logrado entre la UE y Japón, este mismo mes de diciembre.

Cecilia Malmström, en Bruselas. (Reuters)
Cecilia Malmström, en Bruselas. (Reuters)

"Tenemos buenas noticias, justo para Navidades", dijo. Con estas palabras la eurocomisaria se refería al acuerdo de libre comercio sellado con el Gobierno de Shinzo Abe, una de las prioridades que se había marcado después de la muerte clínica del TTIP tras la llegada de Donald Trump a la casa Blanca. Este acuerdo supondrá, una vez que entre en vigor, la desaparición de la mayor parte de los aranceles vigentes entre la UE y Japón, la cuarta economía mundial. Además de esto, ha cerrado acuerdos con Canadá —el CETA, que no cuenta con el apoyo del PSOE en España—, está a punto de hacer lo propio con el Mercosur y el próximo año será la que arranque nuevas negociaciones con Australia y Nueva Zelanda.

Andrej Babiš, el 'Donald Trump' checo

Millonario y populista: así es el primer ministro de República Checa al que Politico le atribuye uno de los grandes triunfos del año. Y ese triunfo no ha sido el de llevar a su populista ANO (Alianza de Ciudadanos Descontentos) a una ligera victoria en las últimas elecciones que le dieron un 29,64% de los votos —lo que le obliga a sellar acuerdos y conseguir la tolerancia de otros partidos—. Su mayor triunfo ha sido convertirse finalmente en el primer ministro a pesar de que pesa sobre él una sospecha de fraude con fondos comunitarios.

El fundador del partido es el segundo hombre más rico del país, según la revista Forbes, con un patrimonio cercano a los 4.000 millones de dólares; propietario del grupo agroindustrial Agrofert y controla dos diarios de tirada nacional y otros medios de comunicación. Se sospecha que el empresario destinó ilegalmente a una de sus empresas dos millones de euros procedentes de fondos comunitarios previstos para pequeñas y medianas empresas, pero la investigación está suspendida debido a la protección de aforado que le confiere su condición de parlamentario, aunque la Policía ya ha solicitado que se le retire la inmunidad.

Leo Varadkar, el nuevo 'taoiseach' irlandés

Otro de los triunfadores de Politico es el dirigente del Fine Gael y recién elegido nuevo jefe de Gobierno irlandés, Leo Varadkar. Gay e hijo de un inmigrante indio, es médico de profesión —como su padre—, sustituye en el cargo a su compañero de partido Enda Kenny, quien abandonó formalmente el poder después de seis años al frente del Ejecutivo de Dublín. Varadkar se queda al frente del barco irlandés en pleno 'Brexit', momento en el que le tocará definir con el Gobierno británico el estatus de la frontera con Irlanda del Norte.

Leo Varadkar, en Bruselas. (Reuters)
Leo Varadkar, en Bruselas. (Reuters)

Además de su juventud —dato que poco destaca en un año cargado de nuevos dirigentes jóvenes—, Varadkar destaca por tener ante sí una crisis interna en el sector de la vivienda que tratará de solucionar, al tiempo que defiende los intereses de su país en las negociaciones del 'Brexit'. En efecto, con relación a la salida de Reino Unido de la UE el nuevo 'taoiseach' buscará mantener el actual estatus de la frontera, para garantizar un 'Brexit' suave. Además, es el primer dirigente abiertamente gay en Irlanda, donde la homosexualidad estuvo penalizada hasta hace algo más de dos décadas. Su victoria es remarcable, dado que en noviembre su viceprimera ministra, Frances Fitzgerald, dimitió para evitar la caída del Gobierno de Dublín al convertirse en objeto de críticas por su gestión del escándalo provocado por la filtración sobre la presunta corrupción policial en Irlanda.

Trump, baja aprobación, alta lealtad

La decisión de colocar a Donald Trump en la lista de los triunfadores del año tiene su razón de ser. Si bien ha sido el presidente más polémico de la historia de Estados Unidos y su índice de popularidad ha caído en picado desde su llegada a Washington, Politico le otorga el valor de, pese a las adversidades, haber conseguido mantener la lealtad de sus bases, e incluso extenderla.

A las espaldas del mandatario norteamericano tiene su batalla con Robert Mueller, el fiscal especial que investiga la posible injerencia rusa en las elecciones de 2016 que le dieron la victoria ante su contrincante, la demócrata Hillary Clinton. Aun así, ha sido capaz de mantener el apoyo de su base, ha conseguido culminar sus prometidos nombramientos de conservadores en el sector judicial y sigue dominando el ciclo informativo "con una regularidad que ningún otro presidente estadounidense había conseguido hasta ahora". Ese es su triunfo.

Merkel, la ex 'reina de Europa'

Es el turno de los fracasos. La canciller alemana lo fue todo: en 2015 fue portada de la revista 'Time', que la nombró persona del año; una década antes, el diario 'Berliner Zeitung' la definió como la nueva "estrella de la bandera europea". Angela Merkel ha sido la dirigente más poderosa de la Unión Europea, ha dirigido la gran transformación de Europa... pero ya no lo es. Se ganó los elogios de medio mundo, pero ha quedado apartada a un lado, sobre todo después de las últimas elecciones, en las que obtuvo 8,5 puntos menos que en las anteriores, cosechando el segundo peor resultado de la formación, después del 31% que consiguió en 1949.

Angela Merkel, en el aniversario del ataque a un mercado navideño. (Reuters)
Angela Merkel, en el aniversario del ataque a un mercado navideño. (Reuters)

Los pasados comicios dejan a la que fue la 'reina de Europa' con el ejercicio de buscar la creación de una gran coalición 'contra natura' con la socialdemocracia germana, cerrando así el año con un duro trabajo por delante.

Theresa May y sus malas decisiones

Malas decisiones. Es como Politico resume el último año de la 'premier' británica. "Nunca se había desperdiciado tanto capital político en tan pocas malas decisiones", señala el medio. Es cierto que Theresa May se comprometió a liderar un Gobierno fuerte y estable, pero esa promesa quedó casi evaporada después de las elecciones del pasado mes de junio, cuando se cumplieron los peores pronósticos: los 'tories' dijeron adiós a la mayoría absoluta lograda dos años atrás, mantuvieron el Ejecutivo cediendo su supervivencia a la voluntad de los unionistas norirlandeses y dejaron a su principal rival, Jeremy Corbyn, líder laborista, fortalecido en las urnas.

Los líderes de la UE aplaudieron a May por sobrevivir este último año, lo que no convierte sus últimos 365 días en un triunfo

A final de año, sin embargo, sus compañeros de la Unión Europea le agradecieron su labor: en el mayor aplauso que recibió un primer ministro británico, sus colegas europeos le dieron un breve descanso con una palmada en la espalda. "¡Bien hecho!". Recibió halagos, lo que no convierte su último año en un triunfo. El diario 'The Guardian' lo dejó claro en uno de sus últimos editoriales: "Ha sobrevivido. En un año que no ha sido otra cosa que traumático, y quizás por ello se cuente como un logro".

Martin Schulz

El líder socialdemócrata alemán comenzó el año siendo el presidente del Parlamento Europeo (PE), pero ya a finales del año anterior adelantó que abandonaría el organismo europeo. Su objetivo: volver a la política nacional, ponerse en manos de su SPD y encabezar la lista de la formación en la región de Renania del Norte-Westfalia de cara a las elecciones generales, que se celebraron el pasado mes de septiembre.

Martin Schulz, en Berlín. (EFE)
Martin Schulz, en Berlín. (EFE)

Su decisión de convertirse en el rival y principal desafío a Angela Merkel vivió lo que Politico considera una breve 'luna de miel' con los votantes, pero sin lograr lo que iba buscando: los socialdemócratas quedaron segundos, pero obtuvieron el peor resultado en unas generales de su historia, con un 20%. Y a pesar de que en las regionales de Baja Sajonia (centro), celebradas tres semanas después de los comicios germanos, el SPD de Schulz logró romper su racha de derrotas, tiene el próximo año para mostrar algún avance en las negociaciones con Merkel, ya que durante este 2017 no lo ha hecho.

Puigdemont, el 'loser' catalán...

El penúltimo de los perdedores del año es el ex 'molt honorable' Carles Puigdemont, cesado por el propio presidente del Gobierno central después de que Cataluña celebrara un referéndum ilegalizado por el Constitucional con el que pretendían legitimar sus intenciones de abandonar España. Desde Politico dejan claro que las escenas de violencia durante la consulta popular sorprendieron al mundo entero, pero que, aun así, Madrid logró su objetivo: que no se pudieran verificar los resultados de una votación que no estaba permitida por ley.

Sin embargo, y a pesar de haber conseguido repetir su victoria en las urnas durante las últimas elecciones autonómicas, celebradas 'in extremis' el pasado 21 de diciembre, su 'huida' a Bruselas y la dificultad que pesa sobre él de regresar a España sin ser detenido, lo han convertido en uno de los fiascos del año.

... y el 'loser' español, Rajoy

El último perdedor del año es el que está al otro lado de la balanza: Mariano Rajoy. La tensión en Cataluña y la gestión del Gobierno central de la situación han desgastado al jefe de Gobierno: si bien se ha aplaudido su determinación a frenar la independencia catalana, el envío de fuerzas de seguridad estatales a la consulta popular del 1 de octubre le valió duras críticas por diferentes bandos, principalmente desde el exterior. Y después de la gestión de la aplicación del 155, su último fracaso se ha fraguado en el último mes del año: en las elecciones autonómicas.

Rajoy, en La Moncloa. (Reuters)
Rajoy, en La Moncloa. (Reuters)

En primer lugar, ha perdido su apuesta al ser incapaz de frenar y poner solución al conflicto catalán con el mero hecho de convocar unas elecciones, sino que además los comicios hicieron repetir la victoria del bloque independentista, que obtuvo una nueva mayoría, el voto de la derecha catalana constitucionalista lo concentró su principal rival: Ciudadanos, liderado por una Inés Arrimadas que barrió en votos y escaños pero que no podrá formar Gobierno. El estrepitoso fracaso de Xavier García Albiol, líder del PP catalán, no es excusa: desde la formación admiten que cualquier otro candidato hubiera tenido el mismo resultado. Eso sí, el resultado es digno de liderar la lista de 'losers': el PP del presidente pasó de once a cuatro escaños.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios