EL TUNECINO ANIS AMRI ESTABA EN EL RADAR

¿Pudo evitarse el atentado navideño de Berlín? El terrorista llevaba un año vigilado

El diario Die Welt ha examinado miles de documentos de la Oficina Federal de Investigación Criminal y concluye que las autoridades sabían de su peligrosidad un año antes de lo que se pensaba

Foto: Trabajadores se despliegan alrededor del camión estrellado contra un mercadillo navideño en Breitscheidplatz, Berlín, el 19 de diciembre de 2016. (Reuters)
Trabajadores se despliegan alrededor del camión estrellado contra un mercadillo navideño en Breitscheidplatz, Berlín, el 19 de diciembre de 2016. (Reuters)

El 19 de diciembre de 2016, un camión de transporte embistió deliberadamente contra el mercadillo navideño de Breitscheidplatz,matando a 12 personas e hiriendo a otras 56. De no haber sido por los frenos automáticos del vehículo, el número de víctimas podría haber sido mayor. El perpetrador, un tunecino llamado Anis Amri, se dio a la fuga y fue abatido por la policía italiana en Milán cuatro días después.

Ahora, un año después de aquellos incidentes, la prensa alemana ha revelado que aquel atentado podría haberse evitado casi con seguridad. Según publicó ayer el diario Die Welt, las autoridades tenían bajo vigilancia a Amri desde más de un año antes y eran conscientes de su peligrosidad. Sin embargo, le permitieron seguir en libertad, probablemente con la esperanza de capturar a cómplices suyos de mayor envergadura.

Dos imágenes del terrorista Anis Amri, facilitadas por las autoridades el 21 de diciembre de 2016. (EFE)
Dos imágenes del terrorista Anis Amri, facilitadas por las autoridades el 21 de diciembre de 2016. (EFE)

Es la conclusión a la que ha llegado Die Welt tras analizar miles de documentos de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), incluyendo docenas de transcripciones de conversaciones con informantes e informes de vigilancia electrónica y telefónica. De acuerdo con su análisis, los investigadores cobraron consciencia de la amenaza terrorista que suponía Amri al menos en noviembre de 2015, mucho antes de lo que hasta ahora se había dicho oficialmente.

Tal y como señala Deutsche Welle, tanto el público como el Gobierno alemán han aceptado la versión de que, para cuando los servicios de seguridad se dieron cuenta del peligro que representaba Amri, este había pasado ya a la clandestinidad. Sin embargo, según Die Welt, el 24 de noviembre de 2015 un informante policial alertó a las autoridades de que el tunecino estaba planificando una operación terrorista concreta. En aquel momento, la única reacción específica fue establecer vigilancia electrónica sobre el móvil y la conexión de internet de Amri, lo que les permitió descubrir, unos días después, que éste había descargado un detallado manual para fabricar explosivos caseros.

Más aún: en febrero de 2016, Amri se puso en contacto con líderes del Estado Islámico en Libia por móvil y chat, ofreciéndose a llevar a cabo un atentado suicida. Ese mes, la BKA pasó la investigación al servicio de inteligencia interior, la Oficina para la Protección de la Constitución (BfV), que asignó un agente a la supervisión de Amri.

Anis Amri tras ser abatido por la policía de Milán
Anis Amri tras ser abatido por la policía de Milán

Los documentos no revelan por qué no se actuó contra Amri, pero los autores del artículo de Die Welt creen que los investigadores pretendían recabar información sobre los miembros de la célula dirigente del ISIS en Libia que estaba planificando este tipo de atentados en Europa. Además, cree “plausible” que se trató además de una operación con implicación de otros servicios de inteligencia extranjeros: poco después del atentado, la aviación estadounidense bombardeó el campamento en el desierto libio donde se cree que se encontraban los líderes yihadistas con los que Amri había estado en contacto.

El parlamentario Hans-Christian Ströbele, miembro del Partido Verde del comité de supervisión de los servicios de inteligencia en el Bundestag, opina en una entrevista en el mismo diario que probablemente “una orden” de la CIA o la inteligencia militar estadounidense era la razón de la “de otro modo inexplicable” negligencia a la hora de de dejar a Amri en libertad. La responsabilidad, en cualquier caso, recae en las agencias de seguridad alemanas, que permitieron al terrorista seguir actuando hasta que fue demasiado tarde para detenerle.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios