cinco campamentos en la provincia de jilin

China se prepara: crea campos de refugiados en la frontera de Corea del Norte

Pekín no deja nada al azar: está haciendo preparativos para, en caso de guerra en el país vecino, poder lidiar con un éxodo masivo de norcoreanos. Un documento oficial se ha filtrado en internet

Foto: Dos hombres descansan junto a un muro en Sinuiju, en el lado norcoreano del río Yalu, en la frontera con China, en marzo de 2017. (Reuters)
Dos hombres descansan junto a un muro en Sinuiju, en el lado norcoreano del río Yalu, en la frontera con China, en marzo de 2017. (Reuters)

Corea del Norte no tiene demasiadas fronteras terrestres: el paralelo 38 la separa del sur; una franja de apenas 17 kilómetros le da acceso a Rusia, y casi todo el extremo norte —1.420 kilómetros— linda con China. Por eso, las autoridades chinas tienen claro que, en caso de producirse un conflicto armado en el país, cientos de miles, tal vez millones de norcoreanos, huirían a su territorio. Y aunque siguen trabajando para impedir dicha eventualidad, se están preparando por si se produce ese temido escenario.

Según un documento filtrado en internet y detectado por el diario 'Financial Times', el Gobierno chino ha puesto en marcha la construcción de cinco campos de refugiados en Jilin, una provincia fronteriza que cuenta con una población de alrededor de un millón de coreanos étnicos. Los campos se erigirán en el condado de Changbai, tres de ellos en aldeas cerca de la capital regional y otros dos en las localidades de Tumen y Hunchun.

El documento es un memorando interno de la compañía de telecomunicaciones China Mobile, a la que aparentemente se le había solicitado la instalación de internet en esos campos para su administración. "Debido a las tensiones transfronterizas, el Comité del Partido y el gobierno del condado de Changbai ha propuesto establecer cinco campos de refugiados en el condado", se lee allí.

Las autoridades chinas han tratado de mantener en secreto el asunto, censurando los posts sobre el documento y retirándolo de internet. No obstante, los representantes a los que se les ha preguntado al respecto, como el portavoz del ministerio de exteriores Lu Kang, no lo han desmentido.

Una idea no tan nueva

Es más: el 'New York Times' cita a un anónimo hombre de negocios de Changbai que ha confirmado que los tres campos principales se encuentran ya en avanzado estado de construcción. Por su parte, Jiro Ishimaru, un documentalista japonés que mantiene una red de periodistas ciudadanos en Corea del Norte y el lado chino de la frontera, ha declarado al diario 'The Guardian' que uno de sus contactos en el condado le ha indicado que, si bien no han visto signos de esas edificaciones, había "escuchado que hay planes para construir una instalación".

"Hay muchas tensiones en la península coreana, está al borde de la guerra. Como gran potencia y país vecino, China debe hacer planes para todas las contingencias", afirma Cheng Xiaohe, especialista en Corea del Norte de la Universidad Renmin de Pekín, a 'The Guardian', indicando que sería "irresponsable" si su país no lo hiciese.

La cuestión de una posible avalancha de refugiados lleva años preocupando a los líderes chinos. La desastrosa situación de la economía norcoreana les ha conducido a temer en varios momentos el colapso del régimen y la huida masiva de sus ciudadanos. En 2014, una serie de documentos internos del Ejército Popular de Liberación de China filtrada a la prensa japonesa analizaban detenidamente esta cuestión, y en ellos ya se mencionaba la posibilidad de establecer campos de refugiados en la frontera. Otras medidas propuestas incluían la retención de líderes norcoreanos clave, tanto para impedir que cayesen en manos de las fuerzas enemigas como para prevenir su participación en operaciones militares que complicasen aún más la situación en contra de los intereses chinos, y el control exhaustivo de la frontera para impedir la entrada de "elementos indeseables" entre las masas de refugiados.

No obstante, la mayoría de los expertos cree que el colapso de Corea del Norte por cualquier motivo, bien por un conflicto bélico o bien por el desplome económico, provocaría casi inmediatamente una intervención militar china más allá de la frontera: uno de los mayores temores de Pekín es una reunifiación de la península coreana en términos favorables al sur, que se saldaría con el despliegue de soldados surcoreanos y probablemente también estadounidenses en los mismos confines de China. Para evitarlo, el liderazgo chino probablemente está más que dispuesto a enviar tropas al otro lado del río Yalu, como ya hizo durante la guerra de Corea en los años 50.

Soldados chinos esperan la llegada del presidente Xi Jinping en Hong Kong, en junio de 2017. (Reuters)
Soldados chinos esperan la llegada del presidente Xi Jinping en Hong Kong, en junio de 2017. (Reuters)

"Corea del Norte es una bomba de tiempo"

"China sería el destino más probable para los refugiados debido a su frontera relativamente abierta y porosa. Se ha reportado que el Ejército Popular de Liberación ha desarrollado planes de contingencia para intervenir en Corea del Norte en posibles misiones humanitarias, de mantenimiento de la paz y 'control medioambiental'", informaba ya en 2009 un informe especial del Consejo de Relaciones Exteriores de EEUU. Y en el mismo sentido se expresa Bruce W. Bennet, un experto de la Corporación RAND, en un estudio de 2013 titulado 'Preparándose para la posibilidad de un colapso norcoreano'.

"Los refugiados de Corea del Norte podrían provocar una intervención china, aunque esta cuestión está vinculada también al deseo chino de una 'zona tapón' y al miedo chino a la interferencia estadounidense", señala Bennet. "Una inestabilidad seria en Corea del Norte podría producir a su vez inestabilidad en las regiones étnicas coreanas del nordeste de China, y esta inestabilidad en China solo podría verse incrementada por la intervención de la República de Corea [del Sur] y de EEUU en Corea del Norte", subraya.

Ayer tuvo lugar en Pekín una conferencia de seguridad sobre la crisis norcoreana, en la que varios expertos vinculados al Gobierno alertaron de la posibilidad real de una guerra entre EEUU y Corea del Norte, según informa el diario South China Morning Post. "Las condiciones en la península crean ahora el mayor riesgo de guerra en décadas", afirmó el profesor de relaciones internacionales Shi Yinhong, de la Universidad Renmin, que también asesora al Consejo de Estado de China. "Corea del Norte es una bomba de tiempo. Solo podemos retrasar la explosión, esperando que, al retrasarla, llegará el momento de quitar el detonador", dijo Yinhong.

"No importa si hay guerra o paz, lamentablemente China no tiene control, dominio e incluso voz en este asunto", comentó por su parte Yang Xiyu, investigador del Instituto de Estudios Internacionales de China, vinculado al Ministerio de Exteriores. Por su parte, Wang Hongguang, el antiguo segundo comandante de la Región Militar de Nanjing, aseguró que un conflicto armado puede estallar en cualquier momento desde ahora hasta marzo, cuando Corea del Sur y EEUU celebran sus maniobras militares conjuntas anuales. "Es un periodo muy peligroso. El nordeste de China debería movilizar sus defensas para la guerra". En los últimos meses, el ejército chino ha realizado varios ejercicios militares en este sentido en las regiones adyacentes a Corea del Norte.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios