SEGÚN UNA CADENA REGIONAL ALEMANA

Empresas alemanas, bajo sospecha en el caso del submarino argentino desaparecido

"Existe la sospecha de que las baterías que fueron sustituidas no eran de la calidad que debían haber sido", señala la presidenta de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento argentino

Foto: El submarino ARA San Juan en una foto de archivo.
El submarino ARA San Juan en una foto de archivo.

Dos empresas alemanas que suministraron baterías del submarino ARA San Juan se encuentran bajo sospecha de haber pagado sobornos para lograr el contrato y de haber ofrecido piezas de calidad inferior, según informaciones de la cadena regional pública alemana 'Bayerische Rundfunk' (BR).

El Ministerio alemán del Interior ha confirmado a la cadena que ha recibido un escrito de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento argentino solicitando información sobre el caso, y que ha remitido la petición al departamento de Economía. "Existe la sospecha de que las baterías que fueron sustituidas no eran, en parte o en nada, de la calidad que debían haber sido. No sabemos tampoco de dónde llegaron, si de Alemania o de otro país. Por eso queremos saber qué técnicos estaban en el lugar y quién firmó diciendo: bueno, esto ya está reparado", señala la presidenta de la citada comisión argentina, Cornelia Schmidt-Liermann.

La parlamentaria subraya que existe la sospecha de que hubo sobornos y de que "empresas alemanas estuvieron envueltas" en ellos y se ha dirigido al Gobierno alemán por escrito para pedir datos sobre el caso; "No tenemos esa información y la necesitamos", manifiesta. "Las sospechas sugieren que aquí hubo corrupción", denuncia el ministro argentino de Defensa, Oscar Aguad, citado por la cadena.

El ministro hizo públicas esas sospechas hace unos días en Argentina, país que sigue sin noticias del paradero del submarino que desapareció el 15 de noviembre en el Atlántico Sur con 44 tripulantes a bordo.

Aguad recuerda que hubo una denuncia sobre presunta corrupción ante los tribunales que fue "barrida bajo al alfombra" y no investigada y señala que hay también testimonios que indican que se usaron materiales sin la calidad requerida.

Ferrostaal y EnerSys-Hawker firmaron un contrato de 5,1 millones para el suministro de 964 baterías en el que presuntamente se pagaron sobornos

Las empresas alemanas bajo sospecha son Ferrostaal y EnerSys-Hawker y, según BR, no se documentó suficientemente los trabajos que realizaron cuando el submarino, de fabricación alemana e incorporado a la Armada argentina en 1985, fue sometido a un proceso de reparación en el que, entre otras reformas, se cambiaron las baterías.

El ARA San Juan reportó por última vez su posición en la mañana del 15 de noviembre, en la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa argentina. Pocas horas antes, el comandante de la nave había comunicado una vía de agua que cayó sobre las baterías, lo que provocó un cortocircuito y un principio de incendio, un problema que dio por subsanado y continuó rumbo a su base, en Mar del Plata.

Según BR, Ferrostaal y EnerSys-Hawker firmaron un contrato por valor de 5,1 millones de euros para el suministro de 964 baterías en el que presuntamente se pagaron sobornos. La primera de las empresas, añade la cadena, ha rechazado cualquier responsabilidad explicando que se limitó a mediar en el contrato y cobrar por ello una comisión, mientras que EnerSys-Hawker, el suministrador de las baterías, no ha respondido a las preguntas de BR.

La búsqueda, en la "cordillera invertida"

La Armada argentina explicó que la búsqueda del submarino está centrada en un punto a 700 metros situado en el "talud superior", un área de "complejidad" en una "cordillera invertida". El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, informó durante un parte oficial de que "no hay novedades" en "dos puntos" detectados dentro del área de inspección y destacó la dificultad de la sección de búsqueda de este tercer punto. "Ese objeto, del que todavía no sabemos si es metálico o no, había sido corroborado como objeto a través del (buque) Cabo de Hornos a través de su sonda", explicó Balbi.

Según señaló, inspeccionarán de cerca dicho contacto, situado "al suroeste del centro de área circular de radio 40 kilómetros", establecida como área central de búsqueda. Pese a que inicialmente han hablado de 700 metros de profundidad, podrían aumentar 200 más hacia el fondo, precisó. "La zona de búsqueda está eminentemente ubicada en lo que llamamos talud superior, talud medio", similar a una "cordillera invertida", tiene una pendiente de dos grados y "canalones" que pueden tener desde "una decena de metros hasta 200 metros" de profundidad, detalló el oceanógrafo Ariel Troisi durante el parte.

El portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi. (EFE)
El portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi. (EFE)

La irregularidad del terreno empeora "el rendimiento de los sensores", y hace que haya "rebotes, falsos ecos" e incluso varían sus sensores dependiendo de dónde se encuentren, añadió Troisi. "Algunas cosas se pueden ver y de otra dirección quedan enmascaradas" y el sensor "puede encontrar un objeto compatible con lo que uno esta buscando y no se lo que uno busca sino ser simplemente un afloramiento rocoso", continuó.

Actualmente seis buques nacionales y extranjeros forman parte de la búsqueda del San Juan, con el que se tuvo el último contacto el 15 de noviembre cuando se dirigía rumbo a Mar del Plata desde el puerto de Ushuaia, el más austral del país. Balbi precisó que el operativo para encontrar al submarino es solamente de "búsqueda" y que su "reflotamiento" no forma parte de la labor que están llevando a cabo estos días.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios