entrevista a simon manley, embajador británico

"Cataluña y Escocia son muy distintas. Cada caso debe respetar el marco constitucional"

Rajoy se reúne hoy con la 'premier' en Londres, con la crisis de Cataluña y el Brexit en la agenda. Entrevistamos al embajador británico ahora que España y Reino Unido encaran un momento decisivo

Foto: El embajador británico en España, Simon Manley, durante la entrevista en la redacción de El Confidencial. (Carmen Castellón)
El embajador británico en España, Simon Manley, durante la entrevista en la redacción de El Confidencial. (Carmen Castellón)

Finalmente, no hubo acuerdo. Theresa May abandonó Bruselas este lunes sin un pacto sobre el Brexit, aunque hay progresos en las negociaciones, especialmente en la factura del divorcio y los derechos de los comunitarios. Los contactos se reanudarán a finales de semana. Hoy, Mariano Rajoy se reúne con la primera ministra en Londres, con la crisis de Cataluña en la agenda. En este contexto de enormes desafíos para España y el Reino Unido, entrevistamos al embajador británico, Simon Manley.

PREGUNTA. Hay señales positivas en la negociación del Brexit entre Londres y Bruselas. ¿Cómo se defiende la afirmación de que "el pacto está más cerca que nunca"?

RESPUESTA. Porque es verdad. Desde que las negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea comenzaron hace unos meses, hemos hecho muchos progresos en las distintas áreas de la primera fase: el futuro de los ciudadanos, la situación en Irlanda del Norte y el acuerdo financiero. Tras el discurso de la primera ministra británica, Theresa May, en Florencia hace dos meses, en las últimas rondas negociadoras en Bruselas hemos conseguido una nueva dinámica, como ha dicho el propio negociador europeo, Michel Barnier.

Creo que estamos en un momento decisivo, en el que podemos decidir avanzar juntos, conseguir que el Consejo Europeo de diciembre sea un éxito y empezar a hablar por fin de cómo va a ser la relación que queremos tener en el futuro.

P. Para Philip Hammond, ministro de Economía, el Brexit ofrece "oportunidades". ¿Cuáles son? ¿Cuál es la situación actual de la economía del Reino Unido?

R. Nuestra prioridad es tener una relación profunda y especial con nuestros aliados europeos. Además, el Brexit nos da la ocasión de poder incrementar nuestras relaciones comerciales en todo el mundo, y es que hay que tener en cuenta que una gran parte del crecimiento de la economía mundial viene de los países emergentes. Seguiremos siendo una nación abierta que defiende y promueve el libre comercio.

Salimos de la UE, pero no nos vamos a ir de Europa. Y vamos a seguir siendo el mismo país que colabora con sus aliados europeos

El Reino Unido es la sexta mayor economía del mundo, su crecimiento este año será del 1,5%, el déficit público caerá el próximo año por debajo del 2% del PIB, y el paro está en mínimos récord en 42 años de un 4,3%. Aun así, el Gobierno británico va a trabajar para crear más empleos, construir centenares de miles de viviendas y mejorar nuestras infraestructuras. Somos conscientes de que tenemos un problema de una productividad muy baja, como muchos de nuestros socios europeos; la nueva estrategia industrial que el Gobierno acaba de publicar identifica las reformas y medidas que vamos a tomar para afrontar este gran reto.

Además, como dijo el ministro de Economía, el mundo está al borde de una revolución tecnológica, una revolución que ofrece muchas oportunidades, y el Gobierno británico quiere aprovecharlas. Por ejemplo, en el presupuesto que presentó recientemente, el gasto público en I+D pasa del 1,7% del PIB al 2,4%, hay más inversiones en inteligencia artificial, redes de banda ancha de fibra y 5G. Queremos que el Reino Unido esté al frente de la innovación y de las industrias digitales.

P. ¿Qué futuro le depara al Reino Unido fuera de la UE?

R. Cuando salgamos de la Unión Europea no vamos a cambiar. Vamos a seguir siendo el mismo país que hasta ahora, porque como hemos repetido muchas veces, salimos de la Unión Europea, pero no nos vamos a ir de Europa. Y vamos a seguir siendo el mismo país que colabora con sus aliados europeos en la lucha contra el terrorismo del Daesh, que participa en las misiones internacionales, como hace ahora en Afganistán o Sudán del Sur, que seguirá implicado en operaciones de la OTAN con sus compañeros españoles, como hemos hecho en Estonia o en la operación Sofía, y que destina el 0,7% de su PIB a la ayuda al desarrollo, con contribuciones en Haití o en Sierra Leona. Miramos al futuro con optimismo.

P. ¿Qué pasará con la otra cuestión fundamental, la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda? ¿Qué solución ve usted para que no haya de nuevo una frontera dura? Sobre todo teniendo en cuenta la inestabilidad actual en Irlanda del Norte, donde llevan desde enero sin Gobierno ante la imposibilidad del Sinn Fein y el DUP de cerrar un acuerdo; en este sentido, ¿cree usted que Londres se verá obligado a suspender la autonomía?

R. Respecto a Irlanda del Norte, tanto el Reino Unido como la Unión Europea —incluida la República de Irlanda— hemos sido muy claros: nuestro compromiso con los acuerdos del Viernes Santo es esencial. La paz en Irlanda del Norte se consiguió gracias a mucho trabajo, y muy duro, en Belfast, Dublín y Londres, con el apoyo determinante de la UE. Nadie quiere que en Irlanda del Norte vuelva a haber una frontera física, y quien menos lo desea son los habitantes de Irlanda del Norte. El Reino Unido también ha sido muy claro en que queremos que se mantenga el Área de Libre Circulación que ha existido con Irlanda desde hace mucho tiempo, para que la gente pueda seguir moviéndose libremente entre nuestros dos países.

Hasta ahora, hemos mantenido conversaciones constructivas y hemos hecho avances, hemos acordado principios conjuntos, y estamos de acuerdo en que se mantengan los derechos de ciudadanía del Viernes Santo. Todas las partes están decididas a encontrar soluciones flexibles e imaginativas a una cuestión que es muy compleja. Al mismo tiempo, es un asunto que solo se podrá resolver completamente en el contexto de la relación futura entre el Reino Unido y la Unión Europea.

P. ¿Cómo va a influir en todo esto el pacto que May se vio obligada a cerrar con el DUP para garantizar el Gobierno?

R. Los términos del pacto entre el Partido Conservador y el DUP son públicos, se pueden incluso consultar en internet. Abarcan el presupuesto, legislación sobre la lucha antiterrorista y la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y mociones de confianza. Y en las negociaciones, el Gobierno ha insistido en que nuestro compromiso con los acuerdos de paz del Viernes Santo es el pilar de cualquier acuerdo sobre Irlanda del Norte.

P. Tras la controversia por los tuits de Trump, ¿cómo será la relación entre Reino Unido y EEUU con Trump como presidente? ¿Debería suspenderse la visita de Estado?

R. Quiero destacar una cuestión primero: Britain First, cuyos vídeos retuiteó el president Trump, es un grupo detestable que siembra la discordia y cuyas opiniones no tienen cabida en nuestra sociedad. Estoy enormemente orgulloso de la sociedad multicultural que hay en mi país, de nuestra historia de tolerancia y respeto mutuo. No hay cabida para el racismo y la intolerancia en el Reino Unido.

Ningún español, ni ningún ciudadano de otro país de la UE residente legalmente en mi país, va a tener que irse. Queremos que se queden

En cuanto a la relación entre Estados Unidos y el Reino Unido, es una relación muy especial a largo plazo, y la primera ministra ha sido muy clara en que esa relación, que ha sido y es muy exitosa, debe continuar. Es una relación duradera en el interés no solo de ambos sino a nivel mundial. En cuanto a la visita de Estado, se hizo una invitación, y está pendiente de concretar.

P. Sobre Cataluña, Rajoy arranca la campaña en Londres con una visita a May en la que el desafío independentista es uno de los temas clave. ¿Qué lecciones podemos aprender de Escocia? David Cameron aceptó un referéndum pero la 'premier' se niega a que haya una nueva consulta...

R. Es que la situación de Cataluña y la de Escocia son muy distintas, no puedo dejar de repetirlo. Cada caso debe ser tratado según sus circunstancias específicas, siempre respetando los marcos constitucionales internos y los acuerdos internacionales.

En cuanto a Escocia, la primera ministra ha dicho que ahora no es el momento para que haya un segundo referéndum de independencia. Nuestra atención debe estar ahora mismo y de manera principal sobre nuestra salida de la Unión Europea, para que sea exitosa, como un solo Reino Unido, atrevido, innovador y próspero.

P. La situación de los comunitarios residentes en Reino Unido será otro tema clave en la visita. ¿Qué avances se han producido para reducir sus temores?

R. Los vínculos entre nuestros pueblos están en el corazón de la extraordinaria relación entre nuestros dos países, que nunca ha sido tan fuerte como ahora, con al menos 300.000 británicos viviendo en España y 130.000 españoles en el Reino Unido. Los avances en las negociaciones han sido muchos, y estoy convencido de que el acuerdo en este asunto está al alcance de la mano. Ningún español, ni ningún ciudadano de otro país de la Unión Europea residente legalmente en mi país, va a tener que irse. Queremos que se queden.

Tendrán un periodo de dos años para pedir lo que llamamos el 'settled status' (estatuto de reasentado), en un proceso que será simple, digital y con el coste más reducido posible. Además, hemos acordado, por ejemplo, proteger los derechos a una atención médica recíproca, incluyendo la tarjeta sanitaria europea. Y por supuesto, este acuerdo para los ciudadanos europeos en el Reino Unido abarcaría también al millón de británicos que vive en los otros países de la UE.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios