'rusiagate'

Cae Michael Flynn: la trama rusa envuelve a Donald Trump

El exconsejero de Seguridad Nacional admite contactos secretos con el entonces embajador de Rusia en Washington, Serguéi Kislyak

Foto: El exconsejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, el general Michael Flynn. (Reuters)
El exconsejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, el general Michael Flynn. (Reuters)

“Que la justicia ruede como las aguas y la honradez como un arroyo que fluye eternamente”, tuiteó James Comey, exdirector del FBI, citando la Biblia. No lo especificó, pero quizás se refería a la investigación que le costó el puesto el pasado mayo y que poco antes de su tuit había irrumpido en el despacho oval.

El eslabón más débil de la supuesta trama rusa, el exconsejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, Michael Flynn, ha dado el paso. Reconoce que mintió al FBI sobre sus contactos secretos con Rusia y ha dicho que colaborará con la justicia. La pregunta es si esta colaboración llevará a cobrarse una pieza mayor, Donald Trump.

“Ha sido extraordinariamente doloroso soportar estos muchos meses las falsas acusaciones de ‘traición’ y otros actos intolerables”, dijo Flynn en su declaración de este viernes. “Pero reconozco que las acciones que he admitido hoy en el juzgado fueron equivocadas, y que, a través de mi fe en Dios, estoy trabajando para enmendar las cosas”.

El presidente de EEUU, Donald Trump (d), habla junto a la primera dama, Melania Trump (i). (EFE)
El presidente de EEUU, Donald Trump (d), habla junto a la primera dama, Melania Trump (i). (EFE)

Estas “acciones equivocadas” son sus contactos secretos con el entonces embajador de Rusia en Washington, Serguéi Kislyak. Unos contactos sobre los que mintió al vicepresidente, Mike Pence, y al FBI, cuando los agentes le preguntaron por estas reuniones a principios de año. Reuniones para influir en política exterior, con Trump sin haber jurado aún el cargo, y de espaldas al Gobierno en funciones de Obama.

Flynn tuvo al menos dos conversaciones con el embajador. En una de ellas, le pidió que intentara retrasar una condena de Rusia a Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU; un favor que Israel habría solicitado a Trump entre bastidores. En la otra conversación, Flynn pidió al Kremlin, a través de Kislyak, que no respondiera a la expulsión de 35 diplomáticos rusos por la Administración Obama. Una manera de acercarse a Moscú con vistas a colaborar juntos contra el ISIS, en el futuro, en Siria. Rusia pareció aceptar; al día siguiente, el presidente Vladímir Putin anunció que no respondería a las sanciones. Y Trump elogió a Putin en Twitter.

El FBI averiguó el engaño gracias a los correos electrónicos y grabaciones internas, revisados en la investigación sobre la presunta connivencia entre la campaña de Trump y Rusia para ganar las elecciones, y a la denuncia de la exfiscal general interina, Sally Yates. La comunicación secreta y sin sanción oficial con Rusia habrían hecho a Flynn susceptible de chantaje del Kremlin. Material dañado, Flynn fue despedido cuando no llevaba ni un mes de consejero de Seguridad Nacional.

El documento en el que Flynn se declaró culpable de mentir al FBI no especifica el papel de Trump, pero sí que recibió las órdenes de contactar con Rusia

Desde entonces el 'Rusiagate' no ha hecho más que crecer. Trump despidió de manera fulminante al director del FBI, James Comey, por haberse negado a cortar la investigación; pero la salida de Comey rescató de su jubilación a Robert Mueller, nombrado investigador especial. Este exjefe del FBI con fama de insobornable lleva desde la primavera completando el puzle en torno a Donald Trump.

El documento en el que Flynn se declaró culpable de mentir al FBI no especifica el papel de Trump, pero sí que recibió las órdenes de contactar con Rusia de un miembro “muy senior” del gabinete. Varios medios de Estados Unidos aseguran que se trata de Jared Kushner, yerno y asesor de máxima confianza del presidente.

¿Quién es Michael Flynn?

El teniente general Michael Flynn, de 59 años, culminó tres décadas de carrera militar al ser nombrado jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa en 2012. Llegó allí cargado de experiencia sobre el terreno, después de dirigir con éxito varias ramas de las fuerzas especiales y de afilar el proceso de captura o asesinato de enemigos.

Ese fue su punto álgido. Los dos años siguientes, hasta su abandono forzado en 2014, Flynn se reveló como un líder caótico que insultaba a sus compañeros de trabajo e ignoraba frecuentemente las directrices de sus superiores. Su tendencia a difundir teorías conspirativas, especialmente referentes al islam, empañó su imagen, y acabó dejando el puesto un año antes de lo que le correspondía.

Un televisor muestra las noticias sobre el exconsejero de Seguridad Nacional. (Reuters)
Un televisor muestra las noticias sobre el exconsejero de Seguridad Nacional. (Reuters)

Una vez retirado, montó Flynn Intel Group, una agencia de inteligencia privada que recibió pagos de compañías conectadas con Rusia, como Volga-Dnper Airlines o Karspersky Lab, y comenzaron a aflorar sus opiniones favorables al Gobierno de Vladimir Putin. Flynn fue entrevistado en RT, el canal propagandístico del Kremlin al que se le acaba de vedar la cobertura del Congreso estadounidense, y cenó sentado junto a Vladímir Putin en la gala anual de este canal en 2015.

Poco después gravitó hacia la campaña de Trump y se convirtió en uno de los defensores más activos del entonces candidato republicano. Flynn pidió cárcel para la rival, Hillary Clinton, por el caso de los emails, y en la Convención Republicana en Cleveland fue de los que vociferó con entusiasmo “¡Que la encierren!”.

Ahora es el primer miembro del Gobierno Trump en ser imputado. Y el cuarto colaborador contando el periodo electoral, después del exjefe de campaña, Paul Manafort, un socio de este y un asesor. El hecho de que Flynn sólo sea acusado de falso testimonio, por lo que le pueden caer máximo cinco años de cárcel, justificaría la sospecha de que haya acordado testificar contra Trump.

Dos días después de las elecciones, Obama aconsejó a Donald Trump que no contratara a Flynn. Un aviso que el republicano ignoró

El ABC News había citado a una fuente cerca a Flynn, según la cual este acusaría a Donald Trump de haber ordenado los contactos secretos con Rusia. Horas después, esta fuente se corrigió: Flynn testificaría que Donald Trump le pidió, cuando era presidente electo, que empezase a hablar con Rusia sobre asuntos de interés común.

El exagente especial del FBI James A. Gagliano opina que los contactos de Flynn con Rusia no son tan graves como se está diciendo. “Se espera que todas las administraciones entrantes empiecen a forjar relaciones en la arena internacional como sea factible”, escribe en Fortune. “Puede que acabemos de presenciar el mayor pescado [Flynn] que se va a capturar en esta fascinante expedición de pesca política”.

El abogado de Trump, Ty Cobb, ha quitado importancia al testimonio y recordado que Flynn había trabajado para la Administración Obama, pasando por alto un detalle: dos días después de las elecciones, Obama aconsejó a Donald Trump que no contratara a Flynn. Un aviso que el republicano ignoró. Poco después, Michael Flynn se convertía en el consejero de Seguridad Nacional más breve de la historia.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios