la armada confirma una explosión en la zona en la que desapareció

"¡Cómo voy a estar esperanzada! Mandaron una mierda a navegar"

Para Itatí Leguizamón, esposa del operador de radar del submarino, las autoridades ya conocían esta información desde antes y continuaron con el operativo

Foto: Fotografía sin fecha cedida por la Armada argentina que muestra el submarino desaparecido. (EFE)
Fotografía sin fecha cedida por la Armada argentina que muestra el submarino desaparecido. (EFE)

Una explosión. Esta es la última hipótesis que baraja la Armada Argentina sobre la desaparición del submarino ARA 'San Juan'. En la rueda de prensa que dio el miércoles a última hora el portavoz de dicha institución, Enrique Balbi, los periodistas le preguntaron una y otra vez sobre esta cuestión, pero el capitán evitó responder a la misma. Se está analizando una "anomalía hidroacústica" registrada el mismo día que desapareció la embarcación, se limitó a explicar.

[Estos son los países que participan en el operativo]

Menos de 24 horas después, el capitán fue un paso más allá al confirmar que en la zona donde se estaba enfocando la búsqueda se registró un evento "consistente con una explosión". En rueda de prensa, Balbi explicó que recibió una información del embajador en Austria "sobre un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión". Esta información coincide además con la que habría recogido uno de los navíos de apoyo de Estados Unidos.

No obstante, Balbi advirtió de que la operación de búsqueda sigue en marcha. "Vamos a continuar con el esfuerzo de búsqueda del submarino 'San Juan". De haber ocurrido la explosión en el submarino, como se ha planteado en más de una ocasión —una de las hipótesis es un cortocircuito en las baterías—, sería improbable que los 44 tripulantes siguieran con vida. Sin embargo, todavía no se ha confirmado siquiera la localización del buque.

Un cortocircuito en las baterías

El ARA 'San Juan', un submarino de fabricación alemana incorporado a la Armada argentina en 1985, partió el 13 de noviembre de Ushuaia, en el extremo sur de Argentina, para regresar a su base en Mar del Plata. Sin embargo, dos días después de su partida, en la mañana del miércoles 15, la embarcación informó de su posición en una comunicación por teléfono por satélite y desde entonces se desconoce su paradero.

El diario 'Clarín' cita en este sentido fuentes extraoficiales vinculadas a la Armada, quienes apuntan a que varios de los hidrófonos que se encuentran en el Atlántico Sur detectaron el día 15 un estallido en la zona en la que desapareció la embarcación. Una línea similar a la expuesta por 'La Nación', periódico que asegura que una de las hipótesis que investiga la Armada es la de que el submarino sufriese una explosión en las baterías.

Según sostiene este segundo diario, "una de las versiones más verosímiles" sobre lo ocurrido es la que apunta a un cortocircuito en el bloque de 960 baterías que dan energía a la embarcación, lo que provocaría un efecto similar al de un relámpago. Aunque dicha explosión habría tenido serias consecuencias para el submarino, no es seguro que esta diese lugar al colapso de la nave, quedando en el aire la posibilidad de que en estos momentos se encuentre en el lecho marino sin poder volver a la superficie.

A falta de que se conozcan nuevos datos sobre la investigación, la esposa de uno de los 44 tripulantes del submarino argentino desaparecido dijo sentirse "engañada" porque la Armada no informó hasta este jueves de la supuesta explosión ocurrida en la zona donde fue localizado por última vez. "¿Cómo voy a estar esperanza si mandaron una mierda a navegar?", señaló Itatí Leguizamón, esposa del operador de radar Germán Óscar Suárez, en declaraciones a la prensa en la base naval de Mar del Plata, a donde debería haber llegado el buque el pasado lunes.

"Información muy sensible"

"Hay información muy sensible que obedece al secreto de Estado: estamos hablando de una embarcación de guerra". Apoyándose en este argumento, la jueza argentina que investiga la desaparición del submarino, Marta Yáñez, evitó este miércoles responder a las preguntas más peliagudas sobre el caso. En una entrevista concedida a FM Latina, la magistrada pidió a los periodistas que le permitiesen no aclarar "algunos detalles en este momento", ya que, dada "la sensibilidad que hay en torno al tema", sería irresponsable por su parte profundizar en todos los aspectos de la investigación.

"En la sede del juzgado federal de Caleta Olivia se recibió una llamada del secretario de turno de la Armada el día 17/11, aproximadamente a las 16 horas", explicó Yáñez durante la entrevista. "Por ahora solo recabamos la información atinente o referente al cumplimiento del protocolo de actuación de la Armada. Nos estamos documentando del derrotero que llevaba la nave, de las condiciones en que partió desde Ushuaia a Mar del Plata, todo eso va a obrar en la causa", añadió.

De todos modos, la jueza aseguró que por el momento "no hay delito para investigar" y que todas las medidas que ha ordenado buscan "averiguar en qué estado zarpó el submarino y en qué circunstancias se produjo la inmersión". En este sentido, la magistrada afirmó que están "esperando el resultado de lo que sería la búsqueda y el salvataje", pero que todavía no tienen "requerimiento fiscal de instrucción".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios