en su edición del 3 de noviembre

'Un mártir en Bruselas' o cómo el Financial Times bromea sobre el 'caso Puigdemont'

Robert Shrimsley, jefe editorial del diario, opta por el humor para abordar la crisis catalana e imagina una conversación entre Puigdemont y uno de sus ayudantes en un restaurante de Bruselas

Foto: Financial Times
Financial Times

"El mundo tiene un nuevo y heroico luchador por la libertad. De Gaulle, Gandhi, Mandela y ahora Carles Puigdemont, cesado líder de Cataluña que, como España tomó el control de su región, huyó a Bruselas y se niega a regresar hasta que tenga garantías respecto a su situación". Así comienza el artículo de opinión publicado este viernes en el 'Financial Times' y firmado por Robert Shrimsley, el director editorial de dicho diario.

Tanto en su página web como en la edición en papel el titular elegido es el de 'Catalonia calling for the leader of the government in exile' ('Cataluña reclama al líder del gobierno en el exilio'), pero resulta más sugerente el que han escogido para la portada del periódico: 'A martyr in Brussels' ('Un mártir en Bruselas'), que lleva de subtítulo la frase 'Ah Puigdemont, Las Ramblas is calling ('Ah Puigdemont, te reclaman Las Ramblas').

Teniendo en cuenta el primer párrafo y el titular, podría parecer que el 'Financial Times' sale en defensa del 'expresident', pero al poco de comenzar la lectura queda claro que no es así. De todos modos, el diario tampoco se posiciona en ningún momento a favor de La Moncloa, sino que opta por el humor para abordar la crisis catalana, imaginándose una conversación entre Puigdemont y uno de sus ayudantes en un restaurante de Bruselas. A continuación, se reproducen algunas partes de dicho diálogo inventado:

- Carles Puigdemont: "Creo que comenzaré con el escabeche".

- Ayudante: "Madrid ha imputado a nuestros camaradas. Están hoy en el juzgado".

- CP: "Diles que sean valientes. Coraje para mis amigos [frase que reproducen en catalán]. Estoy con ellos en espíritu".

- A: "Creo que ellos preferirían que estuvieras en persona".

- CP: "No. Necesito seguir libre para inspirar a nuestra gente, para movilizar la opinión, para planificar nuestros próximos pasos".

En la conversación, ambos barajan entonces crear un gobierno en el exilio, una opción que sugiere el ayudante y a la que Puigdemont responde con un "quizás". Después, el 'expresident' y su consejero pasan a hablar sobre la posible vuelta del político a Barcelona, ante lo que el ayudante no duda en mencionar a Gandhi.

- Carles Puigdemont: "Necesitaría garantías [para volver a Barcelona]".

- Ayudante: "¿Qué? ¿Un buen billete de vuelta [el término que utiliza es 'buffet car', que hace referencia a los vagones restaurante de los trenes]? No obtendremos ninguna garantía. ¿Ghandi tenía garantías? No crea que no sabemos a quién ha contratado como abogado".

CP: "¿Qué pasa con él?".

A: "Es un abogado especializado en peticiones de asilo. Estás planeando dejarnos tirados".

Tras bromear sobre Paul Bekaert, el abogado belga contratado por Puigdemont, Shrimsley vuelve entonces a abordar la posible vuelta de Puigdemont a España.

Ayudante: "Tienes que regresar. Debes volver a salir ante la multitud y desafiar a los españoles para que te arresten".

Carles Puigdemont: "Pero, ¿y si lo hacen?".

A: "Entonces el mundo sabrá la verdad sobre la democracia española".

CP: "Pero estaré en prisión".

A: "Pero tu nombre estará en todas partes. Serás nuestro héroe, nuestro líder, nuestro mártir".

CP: "Lo de héroe y líder me gusta. Definitivamente estoy preparado para eso. Pero lo de mártir... Están hablando de penas de 30 años. Os dije que pasaría: 'No presionéis para conseguir la independencia. A Madrid no le va a gustar'. Pero todos vosotros sabíais más. Me llamasteis traidor. Ahora nos encerrarán y arrojarán la llave. Podría haber conseguido más competencias en cuanto a impuestos. ¿Por qué insististeis todos en la declaración de independencia?".

A: "Porque somos separatistas, no nacionalistas fiscales. ¿Qué esperabas? Nada que valga la pena es indoloro".

Shrimsley continúa entonces con la broma, para lo que se imagina a Puigdemont diciendo que él solo pensó en que tendría calles con su nombre y en que podría "pasar el rato con Lionel Messi". Además, el director editorial se burla de la situación sugiriendo que el 'expresident' quiere dar un discurso desde Bruselas como el que proclamó De Gaulle el 18 de junio de 1940. De todos modos, la parte más interesante es la que expone el final del artículo, donde aborda las elecciones del próximo 21 de diciembre:

Carles Puigdemont: "Junqueras puede liderar la campaña desde dentro. Yo puedo movilizar el apoyo desde aquí".

Ayudante: "Debes unirte a él. Lucha por la causa, muere por la causa".

CP: "Veo un fallo en ese plan...".

A: "Nos has traído hasta aquí. Llévanos el resto del camino. Regresa. Enfréntate a la pena de prisión. Sé nuestro mártir".

CP: "Perdona, pero me voy a reunir con un agente inmobiliario que va a enseñarme algunas casas y después tengo que escribir un discurso: sin rendición, 'sense rendicio'. Pásame la mantequilla".

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios