negociación de los acuerdos comerciales

Premio de consolación para UK: se calientan motores para la nueva fase del Brexit

La 'premier' británica muestra mayor predisposición que nunca a lograr un acuerdo. Por ello, Bruselas ha decidido poner en marcha la maquinaria que negocia los acuerdos comerciales

Foto: La primera ministra británica, Theresa May, ofrece una rueda de prensa durante la segunda jornada de la cumbre del Consejo Europeo. (EFE)
La primera ministra británica, Theresa May, ofrece una rueda de prensa durante la segunda jornada de la cumbre del Consejo Europeo. (EFE)

Cuando no hay, no hay. Así lo han certificado hoy los líderes europeos: no se ha logrado suficiente progreso en la negociación sobre los términos del divorcio del Brexit para pasar a la siguiente fase, como quiere Londres. Pero, como la voluntad mueve montañas y la 'premier' británica, Theresa May, muestra mayor predisposición que nunca a lograr un acuerdo. Y por eso, sus colegas le han dado un premio de consolación con el que volver a casa.

Se trata de algo más que una promesa: los Veintisiete han decidido poner en marcha la maquinaria que negocia los acuerdos comerciales. A nivel técnico, se comenzarán los preparativos para sentarse en la mesa a hablar sobre el futuro acuerdo que marcará las relaciones entre Reino Unido y la UE una vez que el país abandone el proyecto comunitario.

Si todo va bien, las negociaciones para el futuro acuerdo se abrirán en diciembre. Pero para eso será necesario que antes se logre “suficiente progreso” en las tres prioridades que marca la UE: los derechos de los ciudadanos, la frontera con Irlanda y la cuestión más peliaguda, la “factura” del Brexit.

La premier británica ha asegurado que el acuerdo sobre los derechos que se garantizarán a los europeos que se queden en suelo británico, y viceversa, “está al alcance de la mano”. May también ha garantizado que no se levantará una “frontera física” con Irlanda, un punto que ha sido recibido como un “mensaje muy positivo” por el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

Pero sobre la cantidad de dinero que Londres pagará a sus socios para saldar las cuentas, hay poca novedad. "Vamos a ir línea a línea" analizando los compromisos financieros que el país tiene que saldar con sus socios, ha dicho May. Para su homólogo holandés, Mark Rutte, Londres debe aún “aportar más claridad” sobre las cuentas, que siguen siendo el principal “obstáculo” en las negociaciones.

Las palabras de la Angela Merkel han levantado los ánimos. La canciller alemana ha recalcado que se han logrado progresos en las cinco rondas de negociaciones que se han mantenido hasta ahora, aunque no hayan sido suficientes por el momento. Merkel se ha mostrado confiada sobre la marcha de las discusiones. “En lo que a mí respecta, no tengo razones para creer que no tendremos éxito. Estamos trabajando duro para ello”, ha dicho.

May, que dice sentirse "ambiciosa y positiva" sobre el futuro, reconoció no obstante que aún “queda camino por andar” en las negociaciones del Brexit. Y también señaló que sería “irresponsable” no prepararse para un mal escenario: el de Reino Unido abandonado la UE el 29 de marzo de 2019 sin que se haya logrado un acuerdo. Algo así como tratar de tejer una red para amortiguar un salto al vacío.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios