Brexit: May redobla su ofensiva para ganarse a sus socios con una cena en Bruselas
  1. Mundo
DEBE DESENCALLAR LAS NEGOCIACIONES

Brexit: May redobla su ofensiva para ganarse a sus socios con una cena en Bruselas

May trata de desencallar las negociaciones del Brexit en una semana clave en la que la UE decide si acepta la petición de Londres de comenzar ya a discutir el futuro tras la ruptura

placeholder Foto: La primera ministra británica, Theresa May, abandona el 10 de Downing Street, en Londres. (Reuters)
La primera ministra británica, Theresa May, abandona el 10 de Downing Street, en Londres. (Reuters)

De la mesa de negociaciones a poner la mesa para cenar. La premier británica, Theresa May, trata de desencallar las negociaciones del Brexit en una semana clave en la que espera ganarse a sus socios, que el viernes deciden si atienden o no a las peticiones británicas de comenzar ya a discutir el futuro tras la ruptura y un periodo de transición que evite un salto al vacío de Reino Unido el año que viene.

May ha intensificado su “charm offensive" con llamadas telefónicas y una “cena informal de trabajo” que mantendrá esta noche con Jean-Claude Juncker, quien preside la Comisión Europea, la institución que negocia en nombre de la UE. Juncker no ha querido adelantar qué espera de la cena. “Voy a ver a May esta noche, discutiremos y veréis el informe post-mortem”, ha ironizado.

Esta noche se sentarán a la mesa también los dos negociadores, Michel Barnier por parte europea y David Davis por la británica. La última ronda de negociaciones que ambos lideraron la semana pasada evidenció una vez más la falta de sintonía entre una y otra orilla del Canal de la Mancha. Aunque se dan pequeños pasos en el pilar de los derechos de los ciudadanos y en la gestión de la frontera con Irlanda, la “factura” del Brexit sigue siendo un quebradero de cabeza.

Foto: Theresa May llega a la Conferencia del Partido Conservador en Mánchester, el pasado 3 de octubre de 2017. (Reuters)

Sin avances en la "factura"

La semana pasada los británicos se presentaron a la quinta ronda de negociaciones alegando que no están preparados para entrar a discutir el tema de la "factura", pese a lo que May ya había reconocido que Londres tendrá que cumplir con sus compromisos financieros de cara a sus socios europeos. Sin embargo, los británicos se muestran reticentes a entrar en detalles.

No se trata de que las dos partes no se entiendan sobre qué sí o qué no hace falta pagar, sino que ni siquiera han llegado a discutir este punto. Londres no se quiere pillar los dedos poniendo cifras sobre la mesa -las primeras estimaciones hablaban de que tendrían que pagar entre 60.000 y 100.000 millones de euros a sus socios- hasta que la UE de su visto bueno a empezar a preparar el futuro acuerdo entre Reino Unido y la Unión.

Sin embargo, la Unión Europea lo tenía claro cuando arrancaron las negociaciones: no piensa empezar a discutir las futuras relaciones antes de que se resuelven los tres pilares del divorcio -derechos ciudadanos, frontera con Irlanda y factura-. Y, aunque se había mostrado dispuesta a arrancar las discusiones previas antes, si se daban “suficientes progresos” sobre estos tres puntos, Barnier ya ha avisado que no se han dado los avances necesarios para ello.

placeholder El ministro británico para el Brexit, David Davis (i), y el negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier. (EFE)
El ministro británico para el Brexit, David Davis (i), y el negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier. (EFE)

Berlín y París se mantienen firmes

Francia y Alemania se han mostrado contrarios a aflojar. May, consciente de ello, mantuvo una conversación telefónica este domingo con la canciller alemana, Angela Merkel. Y esta tarde se espera que hable con su homólogo francés, Emmanuel Macron. A ambos trata de convencer de la necesidad de que a partir del 29 de marzo de 2019 -fecha de la aplicación del Brexit- no se dé un salto al vacío, sino que arranque un periodo de transición que dé más margen a las negociaciones.

Careo clave este jueves de May con sus socios

Tras la cena de hoy -en la que según un portavoz de la Comisión se tratarán asuntos más amplios, no solo las negociaciones del Brexit- la premier tendrá la oportunidad de tratar de persuadir a todos sus socios en persona, en la cumbre europea que se celebra este jueves en Bruselas. El encuentro es clave para Reino Unido, porque el viernes los 27 países que se quedarán en la UE decidirán si abren o no la mano en la cuestión del Brexit, tal y como piden los británicos.

En esta cita Barnier expondrá a los líderes la situación en que se encuentran las negociaciones y recomendará no abrir las negociaciones del futuro acuerdo. La decisión ahora está en manos de los jefes de Estado y de Gobierno. Queda por ver si May consigue llevárselos a su terreno.

Reino Unido Brexit Comisión Europea Angela Merkel Theresa May
El redactor recomienda