el fbi descarta un vínculo con el terrorismo

El tiroteo más grave en la historia de EEUU deja 59 muertos y 527 heridos en Las Vegas

El sospechoso, un hombre de 64 años que disparó contra la multitud con un fusil de asalto, se suicidó tras cometer la masacre. Es el tiroteo más grave de la historia de EEUU

Foto: Un cadáver cubierto con una sabana tras el tiroteo indiscriminado en Las Vegas. (Reuters)
Un cadáver cubierto con una sabana tras el tiroteo indiscriminado en Las Vegas. (Reuters)

Al menos 59 personas han muerto y 527 han resultado heridas en un tiroteo indiscriminado durante el festival de música 'Route 91 Harvest', en Las Vegas. El supuesto autor del ataque, un hombre blanco de 64 años que disparó contra la multitud con un fusil de asalto desde el piso 32 del hotel Mandalay, se suicidó tras cometer la masacre. El tiroteo desató el pánico entre las 20.000 personas que asistían al festival mientras un equipo de agentes especiales de acción rápida (SWAT) buscaba al tirador. El FBI ha descartado que exista un vínculo con el terrorismo internacional.

El jefe de la Policía Metropolitana de Las Vegas, Joseph Lombardo, ha declarado que el sospechoso actuó en solitario y llevó a cabo su ataque desde su habitación en el hotel Mandalay, donde fue localizado por los agentes. Lombardo ha identificado al atacante como Stephen Paddock, de 64 años, a quien describe como un residente de la ciudad de Mesquite en Nevada, a una hora en coche de Las Vegas. Paddock es el "único sospechoso" en un suceso que ya se considera el tiroteo más mortífero de la historia moderna de EEUU.

Por el momento se desonoce el móvil del ataque y la investigación sigue abierta. "En este momento no sabemos cuáles eran sus creencias", ha dicho el jefe del cuerpo policial. Las fuerzas de seguridad han localizado a una mujer que acompañaba al sospechoso, identificada como Marilou Danley, de 62 años, pero indican que "no está involucrada" en el tiroteo.

Vídeos difundidos en las redes sociales muestran al cantante de country Jason Aldean en plena actuación cuando comienzan a escucharse disparos de un fusil semiautomático. El concierto se detiene y el público corre despavorido o se agacha para intentar protegerse de los disparos.

Testigos citados por la CNN aseguran que el hombre disparó desde una posición elevada durante el cierre del festival, que se celebraba al aire libre junto al hotel Mandalay, en la zona sur de la famosa avenida que concentra los principales hoteles y casinos de Las Vegas. Unas 30.000 personas abarrotaban el lugar, por lo que el atacante "solo tuvo que apuntar al centro... y apretar el gatillo", explica a la CNN James Gagliano, exagente especial de supervisión del FBI. "Nadie sabe de dónde proceden los disparos" cuando un tirador ataca desde una posición elevada, añade.

Entre los muertos hay varios policías fuera de servicio que asistían al concierto, según el jefe de la Policía Metropolitana de Las vegas, y se teme que entre los heridos haya más agentes, porque habían acudido al festival en grupo. Los heridos fueron trasladados en ambulancias principalmente al Centro Médico de la Universidad y al Sunrise Hospital Medical Center. Doce se encuentran en estado crítico, según la portavoz del centro, Danita Cohen.

El tiroteo es el más grave en la historia de EEUU desde la matanza en un club gay de Orlando en junio de 2016, en la que el ciudadano estadounidense de origen afgano Omar Mateen asesinó a 49 personas.

El presidente Donald Trump ha condenado como "un acto de pura maldad" el tiroteo. "Estamos unidos hoy en nuestra tristeza, conmoción y luto", dijo en una declaración a la prensa desde la Casa Blanca. "Visitaré Las Vegas el miércoles para reunirme con las fuerzas de seguridad, los profesionales que respondieron al ataque, y los familiares de las víctimas", anunció el mandatario, quien enlazará ese viaje con el que tiene previsto hacer mañana martes a Puerto Rico para evaluar los daños del huracán María en la isla. Trump, que desde la campaña electoral de 2016 se ha alineado con la postura de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), contraria a un mayor control de armas, no hizo ninguna referencia al asunto.

Mientras, el expresidente Barack Obama, quien intentó reforzar los controles de antecedentes a compradores de armas, ha mostrado hoy su apoyó a las víctimas de la "tragedia sinsentido" de Las Vegas, mientras la excandidata presidencial Hillary Clinton ha abogado por "hacer frente a la Asociación Nacional del Rifle". "Nuestra pena no es suficiente. Podemos y debemos poner la política a un lado, hacer frente a la NRA y trabajar juntos para intentar impedir que esto suceda de nuevo", agregó Clinton.

"Todo el mundo ayudaba"

"Cuando (los disparos) no cesaron nos dimos cuenta de lo que estaba pasando. No puedo imaginar qué lleva a una persona a hacer esto", explica Storme Warren, presentador de la emisora de música SiriusXM, que se encontraba junto al escenario cuando comenzó la masacre. Warren puedo ver como las balas impactaban contra el suelo y el escenario antes de refugiarse debajo de la plataforma, "mientras las balas seguían rebotando en el escenario sobre nosotros".

"Al cesar los disparos, intenté ayudar todo lo que pude.. Cualquiera que tuviese algo de experiencia aportaba algo, todo el mundo ayudaba a los demás", añade Warren.

Unas botas de cowboy en la escena del tiroteo en Las Vegas, EEUU. (Reuters)
Unas botas de cowboy en la escena del tiroteo en Las Vegas, EEUU. (Reuters)

Según las autoridades, el tiroteo comenzó hacia las 22.08 horas locales (05.00 GMT del lunes) cuando al otro lado de la calle del hotel donde estaba el tirador se celebraba la clausura de los tres días del festival country Route 91 Harvest, que tenía lugar al aire libre. En un principio, según testigos, las detonaciones se confundieron con la explosión de tracas de petardos, pero poco a poco el pánico se fue contagiando entre los asistentes cuando algunas personas empezaron a caer abatidas por las balas.

El atacante descargó una lluvia de fuego contra la multitud, provocando que miles de personas huyeran aterrorizadas. Varios equipos SWAT llegaron al hotel minutos después de que comenzase el tiroteo, mientras en la radio de la policía podía escucharse que algunos agentes habían sido arrinconados por los disparos de Paddock.

Poco después de la medianoche el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas informó de que “un sospechoso ha sido abatido”. En pocos minutos las fuerzas de seguridad declararon que solo había un tirador. Antes, medios locales que habían interceptado las comunicaciones policiales por radio señalaban que podía haber dos atacantes.

Agentes de la Policía Metropolitana de Las Vegas cerca del lugar del ataque. (Reuters)
Agentes de la Policía Metropolitana de Las Vegas cerca del lugar del ataque. (Reuters)

En los vídeos del ataque se escuchan nueve segundos de ráfagas continuas, seguidos por 37 segundos de silencio en los que solo se oyen gritos de pánico. La lluvia de fuego estalla de nuevo con al menos dos nuevas ráfagas de disparos, más cortas que la primera.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios